Premios a las buenas prácticas locales

Nueve consistorios han sido galardonados con la cuarta edición de los Premios a las Buenas Prácticas de las entidades locales contra la violencia de género

170315_HaysalidaInteriorEl Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) han concedido la cuarta edición de los Premios a las Buenas Prácticas de las entidades locales contra la violencia de género. Una iniciativa con la que el Gobierno y el ámbito municipal impulsan la lucha contra esta lacra mediante la visibilización de actuaciones y programas de sensibilización, prevención y atención a las víctimas de diversos ayuntamientos.

​Un total de nueve consistorios han sido galardonados con unos premios que reflejan la importancia de la coordinación entre administraciones para hacer más eficiente la lucha contra la violencia machista. Precisamente, la coordinación ha sido uno de los ejes del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en su política contra una lacra que el año pasado causó el los asesinatos de 56 mujeres, según el balance provisional de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género. Así consta en la Estrategia Nacional que el Gobierno aprobó en 2013 con el fin de trazar un marco de actuación contra la violencia contra las mujeres.

Los premios a las buenas prácticas de las entidades locales en este campo se dividen en tres categorías: sensibilización, atención y apoyo a las víctimas, y coordinación y detección. Dentro del primer campo los consistorios galardonados han sido los de Alcobendas, Baiona y Casar de Cáceres.

El municipio madrileño ha contado con el reconocimiento del Ministerio y de la FEMP por la organización de talleres y actividades culturales con un claro  trasfondo de sensibilización contra la violencia de género. El ayuntamiento pontevedrés, por su parte, ha llevado a cabo numerosos talleres y jornadas pedagógicas dirigidas a asociaciones, alumnado, personal docente y profesionales de los ámbitos médico, social y policial. Casar de Cáceres ha desarrollado un proyecto que ha concernido a la comunidad educativa y a los vecinos en general, y todo ello a través de jornadas lúdicas, charlas, talleres y conferencias.

Los reconocimientos a los proyectos de atención y apoyo a las víctimas han recaído en los municipios de Fuenlabrada, Laracha y Bellreguard. El ayuntamiento madrileño ha orquestado un proyecto de atención a mujeres e hijos/as desde la coordinación de los recursos municipales y de diferentes entidades sociales, mientras que el coruñés ofrece el Centro de Información Municipal para dar atención integral de proximidad a las víctimas. El consistorio de Bellreguard, Valencia, se caracteriza en este campo por haber coordinado distintos servicios para dar a las mujeres, y a sus hijos, víctimas de la violencia de género, atención y asistencia integrales.

Y en el plano de la coordinación y detección, los galardones reconocen proyectos de los municipios de Ortigueira, Almonte y Plasencia. El primero, coruñés, ha recibido el premio por su Protocolo Municipal de Coordinación Interinstitucional contra la violencia de género, que se extiende a profesionales de campos diversos, desde personal sanitario a abogados; el segundo (Huelva) por un programa desarrollado por su Policía Local y el tercero, en Cáceres, por la creación de mesas locales encargadas de coordinar a las instituciones y mejorar el trabajo y la comunicación entre los agentes para atajar casos de violencia machista.

Por tanto, los nueve galardones, divididos en tres áreas, suponen dar respaldo e impulso a proyectos locales, esenciales en la mejora de la sensibilización, la prevención y la asistencia a las víctimas de esta lacra. Son propuestas e iniciativas que abarcan el trabajo en la comunidad educativa, la actuación de las policías locales y el papel esencial del personal sanitario, de servicios sociales y de la judicatura, sin obviar el rol relevante de las asociaciones y la necesaria implicación de la ciudadanía.

Proyectos, en definitiva, que son suma de voluntades y de funciones. Por esta razón, entre otras, España cuenta con uno de los sistemas más avanzados del mundo para atajar la violencia de género.

Tags:
Previous Post

La reintegración de mujeres liberadas por Boko Haram

Next Post

Premios Alares 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo