Las mujeres ocupan el 53,2% de los nuevos puestos de empleo creados en 2019, según Adecco

Monitor Adecco de Ocupación: perfil demográfico de los nuevos ocupados españoles

El mercado laboral español está próximo a cumplir su sexto año consecutivo con aumento del empleo. Es por ello que el Adecco Group Institute, el nuevo centro de estudios y divulgación del Grupo Adecco, ha elaborado el VII Monitor Anual Adecco de Ocupación: un detallado análisis de la evolución del empleo según la ocupación en España[1].

La primera conclusión de este análisis es que se está ralentizando ligeramente la creación de empleo en nuestro país pues hace un año se crearon 478.800 puestos de trabajo, que suponían un incremento interanual de un 2,5% y a finales de 2019 se han creado 346.300, con un crecimiento de un 1,8%.

La segunda conclusión es que sigue creciendo el empleo juvenil: los jóvenes menores de 25 años han captado 1 de cada 6 nuevos trabajos (+5,5% interanual) pero esto solo ha beneficiado a los hombres (60.200 empleos, +10,4%) mientras que las jóvenes de esa franja de edad cuentan con 1.100 puestos menos que hace un año (-0,2%). Eso sí, en el cómputo total, las mujeres han captado más nuevos puestos de trabajo que los hombres, el 53,2% del total.

La ocupación por sexo y autonomía

De los poco más de 19,9 millones de ocupados que hay en España, 10,82 millones son hombres y 9,05 millones son mujeres. La creación de empleo del último año (346.300 puestos) ha favorecido un poco más a las mujeres (un año atrás las proporciones estaban equilibradas). Ellas han captado 184.200 empleos (+2,1% interanual y un 53,2% del total) mientras que ellos lo han hecho con 162.100 puestos (+1,5%, un 46,8% del total del empleo creado).

Aunque en proporciones variables, diez autonomías imitan el patrón general, con creación de empleo para ambos sexos. El único caso de creación de empleo equilibrada es el de Navarra (el 50,8% de los nuevos empleos son para los varones y el 49,2% para las mujeres, lo que implica cerca de 3.300 empleos para cada sexo).

Entre las autonomías que crean empleo para ambos sexos, los dos casos extremos son Castilla y León y la Comunidad Valenciana. En el caso castellanoleonés, el 91,9% de los nuevos empleos ha ido para personas de sexo femenino (7.300 plazas; +1,7%), en tanto que el restante 8,1% ha sido para varones (600 empleos; +0,1%). En cambio, en la autonomía valenciana, más de 3 de cada 4 nuevos puestos de trabajo benefician a hombres (34.100 empleos; +3%), quedando solo el 21,8% para mujeres (9.400 puestos; +1%).

La región con menos empleo para mujeres este último año es Canarias, donde se han suprimido 20.100 empleos (-4,8%). Asturias muestra la peor evolución del empleo masculino, con la eliminación de 6.000 puestos de trabajo (-2,9%). El caso asturiano destaca también por ser la única región que ha destruido empleo para ambos sexos, al eliminar también 2.300 plazas que estaban en manos de mujeres (-1,2%).

Los mayores incrementos interanuales del empleo masculino se han registrado en Madrid (+3,1%), la Comunidad Valenciana (+3%) y la Región de Murcia (+2,9%).

Murcia encabeza además la incorporación de mujeres al empleo (+5,2% interanual), seguida por Extremadura (+4,3%) y la Comunidad de Madrid (+3,9%).

Castilla-La Mancha (58,7%) y Extremadura (58,3%) son las dos autonomías en las que el empleo de varones tiene un mayor peso en la ocupación total. Por el contrario, las comunidades donde las mujeres reciben una mayor porción del empleo total son Asturias (48,2%) y Madrid (48,1%). En todas las comunidades autónomas los hombres ocupan más de la mitad de los puestos de trabajo.

Como hemos visto en el anterior apartado, cuando se comparan los datos con 2008 se encuentra una pérdida acumulada de empleo del 3,3% para el conjunto español, que se amplía hasta el 8,6% en el caso de los varones, pero que en el caso de las mujeres es un incremento de un 3,8%.

Baleares, Canarias y Murcia son las únicas autonomías que presentan ahora un nivel de empleo superior al de 2008 (+15,2% en el caso balear, +6% en el canario y +0,7% en el de Murcia). La diferencia es que, mientras ambos archipiélagos presentan mayor empleo que en 2008 para ambos sexos (en Baleares +8,9% los varones y +23,3% las mujeres y en Canarias +1,5% y +12%, respectivamente), en Murcia solo hay más mujeres trabajando (+5,4%, en tanto que los varones pierden un 3,6%).

Doce autonomías exhiben ahora un mayor número de mujeres con empleo que en 2008. Además de Baleares y Canarias, se destacan La Rioja (+10,7%) y Navarra (+7,5%). Por el contrario, Asturias (-9,7%) y Galicia (-3,2%), son las regiones que están más lejos de recuperar el nivel de empleo femenino de antes de la crisis.

Empleo por sexo, edad y autonomía

A diferencia de lo que ocurría hace un año, la creación de empleo ya no es generalizada pues se han perdido puestos de trabajo para las mujeres de menos de 25 años. Específicamente, el número de ocupados de 25 y más edad ha aumentado en 287.200 personas (+1,6%), en tanto que el de jóvenes con empleo ha crecido en 59.100 (+5,5%). En otros términos, uno de cada seis nuevos empleos ha sido para menores de 25 años.

La diferencia se advierte cuando se desglosan los datos anteriores por sexo: el empleo juvenil solo ha beneficiado a los varones. En el caso de las personas de 25 y más años de edad, el incremento interanual del empleo ha sido de un 2,2% en el caso femenino (185.300 plazas) y un 1% en el masculino (101.900 nuevos empleos). Entre los jóvenes, en cambio, mientras la contratación de varones ha tenido un aumento interanual de un 10,4% (60.200 nuevos empleos), el empleo de mujeres ha caído un 0,2% (1.100 empleos menos).

En nueve comunidades autónomas se ha registrado una evolución similar a la media nacional, es decir, con crecimiento en el empleo de ambos grupos de edad. La Región de Murcia (21,2% de crecimiento interanual en el empleo de jóvenes y +2,8% en el de adultos) y Extremadura (+13,7% y +2,6%, respectivamente) muestran los incrementos más marcados.

Canarias es la única región con destrucción de empleo para ambas franjas de edad. La pérdida de empleo alcanza a un 6,3% para las personas de entre 16 y 24 años, mientras que ha sido de un 1,7% para los de 25 y más años de edad.

En las restantes siete autonomías, hay varias situaciones diferentes. Asturias es la única comunidad donde ha crecido el empleo de jóvenes (+16,5%, el segundo mayor incremento), al mismo tiempo que se ha perdido empleo de adultos (-2,7%, el peor resultado a nivel autonómico), arrojando un resultado total negativo.

Baleares también ha sufrido una pérdida neta de puestos de trabajo, pero eso es resultado de un aumento en la contratación de personas de 25 años y más años (+0,3%) simultáneo a una pérdida de empleo juvenil (-7,7%, el peor resultado autonómico). Cantabria también presenta una dinámica particular: su número de ocupados de menos de 25 años no ha variado, al tiempo que ha crecido el de adultos (+0,8%).

La Comunidad de Madrid, Navarra, el País Vasco y La Rioja muestran en todos los casos una reducción en el empleo juvenil que es más que compensado por la contratación de adultos. Es decir que los datos por autonomía presentan una gran heterogeneidad, en especial en lo referido a la evolución del empleo juvenil, ya que oscila entre el +21,2% de Murcia y el -7,7% balear.

SEXO, EDAD Y AUTONOMÍA

Si además del grupo de edad tenemos en cuenta el sexo de las personas implicadas, la diversidad de situaciones es más amplia.

En el caso de los varones de menos de 25 años, trece comunidades han aumentado el empleo. Murcia (+24% interanual), Canarias (+22%) y la Comunidad Valenciana (+21,9%) son las que lo han hecho en mayor medida. Por el motivo contrario destacan las regiones del País Vasco (-10,9%), Baleares (-8,9%) y Navarra (-4,3%).

Son 11 las autonomías que han incrementado la contratación de hombres de 25 y más años de edad. Los mayores crecimientos se registran en Madrid (+2,8% interanual), Navarra (+2,6%) y Aragón (+2%). Las tres con el saldo más negativo son Asturias (-3,6%), La Rioja y Cantabria (-1,1% en ambos casos).

El colectivo de mujeres ocupadas de menos de 25 años muestra una amplia disparidad entre las diferentes regiones españolas. Entre las nueve autonomías donde ha crecido, se observan incrementos muy significativos en Cataluña (+18,4% interanual), Murcia (+17,4%) y Asturias (+13,2%). Al mismo tiempo, se encuentran caídas en el empleo femenino juvenil muy marcadas, como las de Canarias (-33,2%), Cantabria (-13,7%) y la Comunidad de Madrid (-12,9%).

En el caso de las personas de 25 y más años de edad de sexo femenino, son 13 las autonomías en las que su ocupación se ha incrementado. Madrid (+4,9% interanual), Murcia (+4,4%) y Extremadura (la misma variación) alcanzan los resultados más favorables. Entre las regiones que han visto caer el empleo de mujeres adultas, los descensos más pronunciados se registran en Canarias (-2,9%), Asturias (1,6%) y Baleares (-0,8%).

[1] Toma como referencia los datos de la Encuesta de Población Activa (última entrega disponible al tercer trimestre de 2019).

Tags:
Previous Post

En 2019 se crearán menos de 100.000 empresas en España

Next Post

Lucha por la igualdad laboral de género

  1. Pingback: Las mujeres ocupan el 53,2% de los nuevos puestos de empleo creados en 2019, según Adecco – informaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo