“En Produccionesoff hay una presencia femenina innegable”

Productora y actriz, Mónica Regueiro cuenta con más de una década de trayectoria dedicada a las artes escénicas y el sector audiovisual. Fue gerente y programadora en el Teatro Lara, desarrolló la consolidación del Off del Teatro como espacio alternativo y referente en Madrid y, como productora audiovisual, creó Trisquel Escena junto a Fran Arráez para rodar el largometraje Llueven vacas. En 2013 fundó Produccionesoff para dar cabida a proyectos teatrales y audiovisuales tan diversos como Recortes, Los miércoles no existen, Todas las mujeres o Tu día de suerte.

En teatro, ha trabajado en las compañías Sardiña, Noescafé Teatro, Zombie Company o Barbarella Project, y ha sido dirigida, entre otros, por Antonio Valero, Peris Romano, Juan Carlos Rubio o Daniel Veronese. Además, ha intervenido en varias series de televisión como Mareas Vivas, Nada es para siempre o Apples. En cine, ha trabajado a las órdenes de José Luis Cuerda, Xavier Villaverde o Emilio Martínez Lázaro.

¿En qué momento y por qué Mónica Regueiro decide estudiar arte dramático? ¿Ha habido una persona o una circunstancia que ha influido de manera determinante en esta decisión?  

Decidí que quería dedicarme a esto de forma profesional durante la carrera de Publicidad y RR. PP. Ya estaba en el grupo de teatro del instituto, pero no me atrevía a dar el paso. Sentía que empezaba tarde, con 20 años. Lo pienso ahora y me da la risa. Yo era la típica que llevaba a mis amigos a ver pelis de Almodóvar por mi cumple con 13 y 14 años y ellos no entendían nada… pero se puede decir que la persona que hizo saltar la chispa definitiva fue María Pujalte. Fui con el instituto a verla en una función del Centro Dramático Gallego, no sabía quién era, pero me emocionó tantísimo que pensé: “yo quiero dedicarme a esto”.

Actriz y productora: ¿podría hablarnos de su trayectoria académica y profesional?  

Como he comentado, soy licenciada en Publicidad y RR. PP. Cuando acabé la carrera, empecé a trabajar en el gabinete de la alcaldía de Vigo como RR. PP. del alcalde a través de una beca. Me ofrecieron quedarme y ahí pensé: AHORA O NUNCA. Me lié la manta a la cabeza, lo dejé todo y me trasladé a Madrid para continuar con mis estudios de arte dramático y buscarme la vida. Empecé trabajado en el Teatro Lara desde cero y acabé como gerente y programadora. Fue una época súper bonita de la que guardo grandes recuerdos, conocí a muchísima gente y esa etapa me sirvió  para afianzar mi carrera de actriz y decidirme a montar una productora propia.

“Todo cambio requiere una conciencia global, una reestructuración mental y un apoyo institucional”

En el ámbito de la producción audiovisual y la industria del cine, a nivel mundial, la presencia femenina es, sin duda, escasa. ¿Cómo se podría impulsar esta presencia?

Desde luego hay una parte fundamental que tiene que ver con la concienciación del total de la sociedad y con la educación de las nuevas generaciones, ahí está la base. Además, debe existir un compromiso de las administraciones, tanto político como presupuestario, para legislar a favor del equilibrio y la igualdad…

Hay países donde se está avanzando más rápidamente. ¿Por qué?  

Pues porque todo cambio requiere una conciencia global, una reestructuración mental y un apoyo institucional. Hasta hace bien poco en este país, una mujer no podía abrirse una cuenta corriente sin permiso de su marido, vamos con mucho retraso en la carrera por la igualdad, pero también soy optimista y creo que las niñas ahora tienen más conciencia del feminismo y de sus derechos de lo que teníamos las generaciones anteriores a su edad. Queda mucho por recorrer, pero ya solo ser conscientes de que esta brecha enorme existe es un avance. Hay que seguir trabajando para que cada vez sea más pequeña, pero pasarán años.

¿En qué punto se encuentra España respeto al panorama internacional?

Creo que la principal desventaja respecto a nuestros vecinos nórdicos (por ejemplo) es la imposibilidad de conciliación. Debido a los horarios y las jornadas partidas, el trabajo hasta muy tarde, el primar la cantidad y no la calidad de las horas para la empresa… Las mujeres tenemos grandes dificultades para conciliar vida familiar y profesional y eso es un gran escollo. Es una idiosincrasia que hay que cambiar. También existe un gran vacío en los puestos de dirección donde se toman decisiones, eso es clave para cambiar las cosas. Mientras la mayoría de los que deciden sean hombres, lo tenemos complicado.

“La parte creativa de hacer realidad un proyecto que solo existe sobre papel me parece maravillosa y realmente enriquecedora”

En 2013 fundó Produccionesoff. ¿Con qué objetivo nace y cuál es su filosofía?

Crear un proyecto propio que diese cabida al tipo de espectáculos que me gustaría ver como espectadora, tanto en cine como en teatro. La parte creativa de hacer realidad un proyecto que solo existe sobre papel me parece maravillosa y realmente enriquecedora.

¿Qué proyectos de Produccionesoff destacaría?  

Destacaría Los miércoles no existen por ser prácticamente con el que arrancamos y el que nos hizo profesionalizarnos. Estuvo cinco temporadas en cartel con un elenco rotativo de doce actores y dos músicos en escena. Llegamos a compaginar gira y temporada, lo que supone una auténtica locura a nivel logístico. Tanto de este proyecto como de Recortes, que dirigió Mariano Barroso con Alberto San Juan como protagonista, guardo grandes recuerdos y grandes amigos que siguen en mi vida.

Su último proyecto ha sido la producción nacional de la obra de teatro Todas las mujeres. ¿Podría hablarnos de este? ¿Qué acogida ha tenido?

Es un proyecto muy deseado que costó casi cuatro años levantar. Ahora está dándome todas las alegrías del mundo. Tengo el reparto soñado, con el director que siempre quise, y estamos llenando prácticamente todas las plazas en una gira muy bonita. Además, volvemos a Madrid en septiembre, así que no se puede pedir más, estoy feliz.

Uno de sus principales proyectos en el que también la mujer cobraba una importancia primordial fue Llueven Vacas

Llueven vacas es una adaptación de Fran Arráez sobe el texto homónimo que originariamente fue concebido para el teatro. Comenzamos a rodarlo para poder exhibirlo como serie de Internet, pero el material tenía tanta calidad y un reparto tan estelar (Maribel Verdú, Victor Clavijo, Eduardo Noriega, Asier Etxeandía, María Barranco, Laia Marull) que conseguimos estrenarlo como largometraje en el Festival de Málaga. Ha recorrido más de una treintena de festivales (Francia, Italia, Colombia, México…) y TVE ha adquirido los derechos de emisión. Es todo un triunfo para una película tan pequeña, autoproducida, y que trata un tema tan comprometido como la violencia de género, poniendo además el acento en el maltrato psicológico, el más difícil de percibir y demostrar…

 “No es casual que en Todas las mujeres haya cinco actrices muy diferentes en edad y perfil encarnando a mujeres reales fuera del estereotipo”

¿Los proyectos que ha llevado a cabo con Produccionesoff cuentan con una elevada presencia femenina?

Es cierto que hay una presencia femenina innegable tanto en los equipos artísticos como en los técnicos. Puede que en un principio fuese más casual que otra cosa, ya que una intenta rodearse y trabajar con gente en la que confía. Pero poco a poco, conseguir una presencia femenina encima del escenario, delante y detrás de la cámara y en los equipos es un objetivo como empresaria y como actriz que sufre a diario la desigualdad en el terreno profesional. No es casual que en Todas las mujeres haya cinco actrices muy diferentes en edad y perfil encarnando a mujeres reales fuera del estereotipo. Con lo difícil que es aunar en un solo proyecto cinco papeles femeninos autónomos e interesantes.

¿Cómo valora la experiencia de emprender en las artes escénicas?  

Muy positivamente. He tenido mucha suerte (y un poco de olfato) al escoger los proyectos y los equipos y la valoración es muy positiva. Para que las cosas cambien, necesitamos que haya mujeres en los puestos de mando y tomando decisiones. Desde la cultura se pueden hacer muchísimas cosas y desde ese prisma intento enfocar mi trabajo, un trabajo que me apasiona y que me llena.

¿Cuáles son las principales dificultades que se encuentran para emprender en este sector?

Al contrario de lo que habitualmente pensamos, es un sector con muy pocas ayudas. Levantar un proyecto de teatro o de cine es muy costoso y arriesgado (en el caso del cine, diría que incluso milagroso) y no se cuenta con un apoyo institucional como en otros países donde al arte y a la cultura se les cuida y se les trata como un bien nacional, como una industria y una fuente de riqueza. Espero que, poco a poco, eso cambie. Siempre hablamos del famoso IVA cultural, que se ha corregido solo en parte, pero esto es solo la punta del iceberg. Ley de mecenazgo, entradas de crédito especializadas, conocimiento por parte de los técnicos de la administración de los nuevos modelos para hacer más accesible la financiación y más equitativa las subvenciones… Queda mucho por hacer, mucho trabajo por delante.

¿Y un adelanto de sus proyectos a corto y largo plazo, es posible?

Actualmente sigo con la gira nacional de Todas las mujeres, con la promoción del corto Tu día de suerte que dirige Fele Martínez, y con la promoción internacional de Llueven vacas que, tras su estreno en salas, sigue su camino en la exhibición fuera de nuestras fronteras. Estoy ya cerrando el próximo proyecto teatral que verá la luz en 2020 y trabajando en la preproducción y la financiación de un nuevo largometraje.

María Cano Rico

Fotografía: Danniel Rojas

Tags:
  1. Pingback: En verano, también teatro – Páginas de Mujer Emprendedora

  2. Pingback: Y llegó septiembre… – Páginas de Mujer Emprendedora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo