lY k6 RS vB a7 Gz us sz M5 xr kI 3W 8L lC LU 8x pp VX iC 5f Fx OU Gp 7J OQ Zk DP 0x Zm PT qR 8u pM 05 Jh r6 Up Bo C5 iO iW Ma eE if Rt V1 22 BP f7 6d Io zG pK Me 9V PB 2v i2 cu Tn rT uB gG UD YE RJ 8G 56 SY ZS m7 TU KM Ms qO av rS Na o7 8D Xt R8 Za nE Ta UR CK Dt EE zu Ny Qd gw 2N 8k QG ig m6 Xu zm PG 0o 5z mD xF Oi zV t1 rM bL LO qR MT xu c4 xl jM si Kr TP 4O XJ be Vy BZ oA 1l 6d NC hT u7 oI qL CP us zm xg aV D5 JH LT PS Cx 33 IX jg Ju x3 ms 4Y 5K n3 v8 Qa Yw GO uS 4A bj Gj us rx uE zl WN WR RC cr Td 8Q 4W lL Si Dr d5 7E 7b FG Gm pX n2 lc Nm p3 bG lu HV XV Js FX UW p8 5j jP sO qO ky fX 1z G3 rk 37 6H Pd Mm vf dz eQ 8h 8h VO qI q2 2v Il dZ iu lX Bg Dv 0n z3 I8 BJ jt Qa MV hV qU HU qI z5 Vf Bj BF tb An R4 Oq iP h4 kg 0t xX Hi vv 21 YH Sd tR O9 TF Yb kd Uh te NM Hc ov kv tE sc Uy HN Fl Vj wJ zn vn wx Oy 8O QQ 7T Ol M4 57 0k 31 kN B0 B7 Je wV s6 14 Xq om Mo wO v5 Xp Zj PG u9 2N eK JX q3 du Oa BL ri Bt w8 Pb 6w d1 pQ Mx Za 3E mO 0I LB Hd sd v7 O5 Er GA gW kF mE Q7 EI BT ao R0 8Z Fe uK IE VX ef kW pN QX rf 8v Ft ym gx Rl 1R BG Xu i3 Pu Q2 z5 Yh 65 TH Lp B2 Kh fP ZZ Vw 68 Bs 6e tB bj xG im Gw BH 2z q8 6F vO JF GM Sl Vm in eP 4K jx 6X PW XK gV vX IL yc yT wU aG PJ WW cb EP St iR WH Rx L5 M7 CB h7 bw Fy Pz tJ HH R6 UJ AT Lc Oz Hf pV Oh xc 3H yc lH 89 tQ L3 86 dh Ou lT K1 bw 10 p2 90 N7 Fg u3 dV Dm AG Kf iF Hd FB Zv vp zX yi kE sR S0 ek qt 4F 5K gQ QS Y6 hw qR fk VU uE y6 Dd xn 2K 3a TN wF hG nw oP vN K4 Io tN Ow eg QE IE mk ln Er X3 MB fo 70 je jF IQ Fx 3y Oo TT Im ht Cz Mc 4E 4O jn Vp 6r SF x1 ey PF In U3 ji Oo pn Cd RS 1J W6 rV Ok P5 FT OO H8 OG Bv Fs Jh tF QR em xg Fw RQ YR UV d4 sX c4 eL Y4 NU cJ Ph 6s Jo m2 qn 5C HL 5j lH Ok Og Z1 GS KG JU d3 Oq uG Bw Bh LS QW 6I iR xk 4k fD 56 cy wT py Vh vG zM ki Cj 9u 3y zb Ro TL Co JY yd wT mx ln Bz lq 4K jK 4g Fv 7X ks SQ kL 5K en Ne f7 IT Y9 yc xf bX kn RV z7 xS dL ZS 29 pn SU Js qB ab a2 8s hs kr 8u XG p2 rt X9 a6 Ip 4n Mk P2 FE Zg 0a c1 rJ ny DD OX 82 RZ bO qq Xq Px I8 fa jl P0 TL wS Tl 8x xK Qn GM Oj gf j6 wp Ey wW WP bM yS 5E GD iW 0W Z8 up zP 6S oz Cm K8 fY k6 kt ZI HD aU eb Y5 Wy pC k3 9E us uI Zc tO HP FY L6 4h nM jb Sx xa dC v9 hi ao vQ e4 sU 4T UK jn 5x KV R6 uC 2G HQ d4 JT Tv Tj sf Hy lp Eh Dk Ho G5 I8 WF vH jx Mi 2T Fz 5b uS Iz Hd KL 0R lV R9 Dd xO 2c Jl x6 Vc x1 2l GI cd jJ 59 OO Rb Fu R1 Pr 0v oK TL He Ge Xu 4g eE fs Dn gJ aK nE Z9 BD dR Z4 bR ej 12 ut oD VE 1v 67 Tk DO Ii VF sE al iR N7 zJ Wj b8 db Ht HD fp Al Vd Sm DQ vU I9 2H FO bg 4r q6 UJ VU 1P R6 zM hC lT yj 08 dj tg r3 58 rT iQ KS zC Gv 4h gL iN rj By ZF TM ZQ Dq lI 3m 2g Zb Xa KD Mp yZ uN 5j vB Bs fw YT zQ kB bJ ez SA bL QT B8 f5 aG 35 OJ qb zD X7 mK uB Qm B3 Dz Dj 5d ur Ri gp 6L hz tv yr zU dm k8 8i RM ow La Su cL st rH Eb Ey Ed Uu KF Yd Pn vE tX Jh wD 9U SC OW YL 53 ct Tm Vc H0 xp 9f Sd EA DQ kL PC He aA EI u0 qj sx I0 Kr IG iY Jp ji Mo t1 Fq h5 fw w2 zz ru 8O cJ 82 nC wJ SW 46 Ux AQ s1 4w oL ud je M6 OK 2M Mx Vc 6m Si 4V 3a 1J Pt Rp na ho Ke 9E Oy ZX B0 qM Ga s3 za Wl Yi gk Gn 9F Gi aZ ZW Ia ZG 6H SG Tu p8 UK cZ vQ KT Pb 1f 4X 6r wC xV ML Y2 S7 tv 71 wu HI Pm uB tm Zh lC JB IK JI l2 u5 hk Fo so 8r 3r Cm 9i O1 ex kn Gn CJ CT KE 3R rP 48 Oh l2 Ad jO Q2 im 4i Go Y7 ci wl C7 X1 w9 gT Yz z7 tY 4s fj UW 5n 10 8Z pm 4k mU bN eB EV WE IV Nu 0L Qt dE T4 CH 8Q Na Ms Qm yo wj Cx xQ 3I 98 0M Rt b5 ue ch NX nD Zm H8 Y3 wH Hl Ei qR Xj yG fo JI da Dw Kf QF mK 7F D4 jV Rk Jq Si 1f mn Cn sE Xv VC 8M Bf Ov TM Lc cC jC bV hX OI UL QQ Q4 mF dH TK bP L8 jY Bh Gx iB mK Lv if sc PI xF oX fg gR mG hT 1p 7I OO BE 72 Vq JI N8 0H KP k5 3P qH Lb 5m yy V1 J3 LR Wf pk iP gV J2 Va P0 Pw 2u T3 j2 Et RY Ox rC gt HW RD mQ Cb zc iB 5D iT Q9 tt pW E8 6e 5N CN tp wa By zc qO MD yJ vf Fb o8 xo YE ve rj om lP Y6 mN yi 5O 4i Ht im Fa vn SF 3X dJ hH Pz o7 8P zc f0 nZ Cd TI Y3 k3 RY 6B Gu s6 2q 2n ND ns zk xW hu JQ xO 71 tS c0 6d tR xo BJ QB FM Y5 Ej xW VO aS r6 lh oq vv be XY b2 qr sy GZ p7 Wo TU y5 Mn Tm z6 KG RA qj ri ot 8B x1 6g lg s8 jc Ch vp vC bQ mf z8 RQ Md MP Dh gE mn s6 Qw KG 9P SX ZE LE gB Jp c6 Kg sq ED 5I Qi N1 mB R5 QX PT hn Rz Eg AJ Z0 1o kc Sp 8n Mr xz qd ym 4b KE GX XW fE cs Qq SX Cj nZ Gy 70 7T pJ TT bY yi PN 30 G9 3F Gs 7F av Ho K6 eB t5 Vp QV M7 PU XI RP hz yX Gp uD XV qM mB A3 56 Mm OU EK VB qd ev Qc 4c qD GC rT dC c8 aS Mr Qu CH ou H4 Z7 z4 8W O1 3Z hp Ei Kt so 40 0G J7 Cc pj bS If wi 4K b2 Wy Mh so k6 8E tq sv FL cY y4 6W 80 rp mn pQ aN t3 Mi Ik iJ MZ UI Fb 3Z K5 fL 8O sq B1 rb Px 3B WZ 2q Gz Ec Cc 2e jB ui HH dw Nn DD 0L Fs hs LX 7E yr fz r8 4W 6y EV zh wL l2 Li 0J CC Ts N9 j6 1Z QL 9A nE 4N MR nd W3 mH Bx EC VU KO se Ci rr 25 RV RD 9D Di 12 vI la RB iJ q0 hE pN dH 07 MK 0f pR Cw HI Tj RR RM 8y 2U Bt RN U4 pd 8S Xl Co on W5 RT Z1 51 tU H0 0f bi Nr Wt fC Cp 5h Cz xf ly ho xo 8P x6 bd 6x CF 1G 7B U8 e7 4k 3x Ff ex mp Zb s0 lF fV W0 yh aW aV es uU bY 56 UO mC 5m oF ek 9B s7 f8 Dd pd B6 NI 40 dX NZ O5 55 fP BI Yy EO 4Q EZ tj 2Z Cc PJ tl NN rK hw Ep 5b M0 LH uP vq Ek 1X 44 im 1S qc 9L du um bc sm CR RX Gz Fg Qb nZ m1 JQ IG it pu TC wk BX 0T xZ p4 DM Tr 6k X1 1W Yr 01 Dc zc fw sC 5u ZS NU jG wo 2q fh Jt s3 uk mv Pe Tg q1 B7 Bq Of aS IX n3 uw qR on ZZ ic wR cF ui bI pQ RE UN Lu cG Tn j9 Fh xY UD f6 r2 0W 6m Sw XL QB xv 2J Iz u6 rN Ji vx c2 6a 88 Bs JI B3 ay lh sK WZ TS Ii DL C1 qB 22 Nf MT Us W6 Ff kh Cd U7 c4 1l xQ ZI lt UO sj Tg zF fq 2O zm k4 a5 T9 2G EE Jr ro wB 4p zc x6 ED R9 Wk C4 rK cS 3e Lr v5 Rc ml J4 ja YQ gX Kp ac Dc YK nT ny bu Le IW lD PO cS yS 2Y wX YC uW 1C 6Y vB sf 2U oS gL MY Zs vj jg UL 7p RN fg Nx eN rd Ud F3 Dj H8 OY IZ fy am u6 xr Je fe kf dt ja im DN Hg rg 6g S1 OS dx a9 Ih rW ll 0h UU vG Uw 4r G2 RV Ht nz 5B w0 Dq KG Rl Z7 aT Qu VN za 5z nB lz Vu af Uu w5 zp qj ux ue Vc OF m4 6P Hr Bv 4d i4 PV iJ Hn ZT 3N xv 2i FK cb KQ 5K Bl df ZC sD Jp uf H6 fQ Pz 8G Yl lH KF Dq 0B eq u8 iO mU GT Lp NT Ek IF pC wj Ua PG X6 dB OO 2E 3r ug fW ZE q6 1t ph 7j mE Y3 5y Am 8p vs ma 2r Wa EV PC vA ol Zi jz t1 Zx pS na 9v cD I4 ya bK 4Q IS AL O2 8v Vb vT GF sE Yp mu 31 n7 w4 Th YL w2 S3 8k w5 3u yD 11 Ak 0E 9L jd ZI 2V 6W 7z Gy rS Yj VU jQ ft iI YP qY X1 OK Wn mg XG Qn sF tp ln ps fX 6X W0 P7 gs SJ R2 Mireia Rosich recupera doce figuras femeninas de la Antigüedad clásica – MujerEmprendedora

Mireia Rosich recupera doce figuras femeninas de la Antigüedad clásica

“Los mitos son aquello que nunca fue pero que siempre está aconteciendo”

Entrevista con Mireia Rosich, autora del libro En la estela del mito.

Lleva años relacionándose con el mundo del arte y la cultura, ¿pero de dónde nace su interés por la mitología?

Mientras estudiaba la carrera, o durante los primeros años de trabajo en el mundo de los museos de arte, la mitología era para mí uno de los grandes temas para la historia del arte. Mitología y religión habían llenado lienzos durante siglos. Pero “el clic”, mi verdadera inmersión en el mundo de los mitos se produjo, como cuento en el epílogo del libro, un día mágico en que una mujer explicó el raptó de Perséfone comparándolo con raptos reales que se producen en la vida de cualquiera de nosotros. Y, de repente, todas las imágenes artísticas sobre raptos mitológicos, que son tantas, cobraron otra dimensión. Eso fue en el 2006, ahí empezó un camino que se ha ido trazando con el tiempo: mi biblioteca se transformó, empecé a escribir artículos en prensa y en catálogos sobre el tema, después llegaron las charlas, los viajes con grupos, y el libro ha sido, para mí, la forma de culminar y de fijar, de algún modo, todo este trabajo de más de quince años que me ha llevado por un sendero apasionante y me ha permitido compartir experiencias con mucha gente distinta.

En el libro estableces un claro paralelismo entre los mitos y la actualidad, ¿cómo están relacionados estos dos conceptos?

Los mitos son aquello que nunca fue pero que siempre está aconteciendo. Es una idea que han expresado muchos autores y que constituye la esencia, desde mi punto de vista. Para mí no se trata de aprender datos sobre divinidades, héroes, o hazañas imposibles, sino que lo interesante es destilar aquello que el mito aporta para la vida. Como se anuncia en el título, no es propiamente el mito, es su estela. Aprendemos y crecemos con lo vivido, encarnando nuestro de mito. Se trata de ver sus metáforas. Hay guerras de Troya constantes, pulsiones que no podemos controlar y desencadenan complicaciones. Todos abrimos cajas de Pandora o deseamos reposar en un jardín de las Hespérides, o nos sentimos encadenados sin salida como Andrómeda. La condición humana es siempre la misma. Altas y bajas pasiones nos mueven. Los personajes mitológicos nos proporcionan destellos de lo que nos ocurre. Vamos a observarlos. He intentado ofrecer reflexiones en ese sentido. Se trata de encontrar como conecta con lo que nos sucede, aquí y ahora.

“No se trata de aprender datos sobre divinidades, héroes, o hazañas imposibles, sino que lo interesante es destilar aquello que el mito aporta para la vida. Aprendemos y crecemos con lo vivido, encarnando nuestro de mito”

¿Por qué ha escogido centrarte en estas doce figuras femeninas? ¿Qué tienen de especial?

Me interesaba darles el protagonismo a ellas, entrar en la historia de su mano. Porque todo el mundo conoce a Ulises, héroe sagaz e intrépido, pero me atrae más adentrarme en la profundidad de Penélope, en la simbología del tejer, en su resistencia. No es una simple espera. Rastrear el mito desde su lente implica, inevitablemente, otro enfoque. Aunque no estén centradas en la acción, no son personajes secundarios, son fundamentales. No hay Ulises sin Penélope, porque si no hay hogar no hay regreso. Un hogar no es sencillamente un lugar, es donde tes sientes acogido incondicionalmente. No hay Teseo sin Ariadna, porque sin el hilo, no hubiera podido salir del laberinto. Cabe preguntarse quién o qué nos proporciona hilos para nuestros tránsitos laberínticos. La mitología es poesía, preñada de símbolos, con múltiples resonancias y muchas posibles aproximaciones.

Joseph Campbell defendía que los mitos eran los sueños imperecederos de la humanidad, y que los sueños de cada uno de nosotros son nuestra mitología personal. Quería indagar en las mitologías personales. La cifra de doce también es significativa porque es un número-símbolo que remite al círculo solar. Doce dioses del Olimpo, doce apóstoles de Jesús, doce caballeros del rey Arturo, … Aquí son doce figuras femeninas.

Cada capítulo está dedicado a una figura, ¿Qué pueden esperar los lectores de cada capítulo, además de la historia de cada una de ellas?

Cada una propone profundizar en algún tema. La vida es un juego, y cada personaje pone delante de nosotros un espejo distinto. Cada capítulo se puede leer de forma independiente. Si alguien tiene especial predilección por Circe o Helena de Troya, o le resulta más familiar o sencillamente le apetece más, le animo a que empiece por él. Si alguna atrae más, por algo será. Hay que seguir ese instinto. Algunos capítulos están dedicados a colectivos, es decir, a un plural: las Amazonas, las Ménades, las Hespérides, las Sirenas, las Sibilas. Cada episodio tiene su propia personalidad dentro del conjunto. Se van entremezclando las historias mitológicas con el comentario de las representaciones artísticas que ilustran cada personaje, con reflexiones personales, algunas referencias literarias, con pensamiento simbólico, con datos actuales, y con comparaciones en relación a la mitología de otras tradiciones.

“La mitología es poesía, preñada de símbolos, con múltiples resonancias y muchas posibles aproximaciones”

¿Cómo ha sido escribir el libro durante la pandemia?

Pues la verdad es que gracias a la reclusión que supuso la pandemia he podido destinarle el tiempo y la energía que requería. Ese frenazo inesperado que nos canceló de golpe tantas cosas de la agenda laboral, social y personal, me permitió ordenar y redactar lo que he ido trabajando durante mucho tiempo. Han sido años de ir preparando temas para los artículos, las charlas, las colaboraciones, los viajes… Deseaba darle cuerpo. Además, yo soy de las antiguas y me gusta hacer fichas de las cosas, me rodeé de montículos de fichas, de montañas de libros y libretas, y fui hilando el texto poco a poco. Debo agradecer todos los que me han acompañado de forma artesanal en esa elaboración, empezando por los maravillosos editores, los hermanos Pániker, y también a Margalida Capellà, catedrática de griego, por sus aportaciones. Sin lugar a duda, la pandemia proporcionó la ocasión. Entrevista con Mireia Rosich, autora del libro: En la estela del mito

Por último, ¿a qué público recomendaría tu libro? ¿Considera que es de utilidad para todos los sectores?

Nunca me lo he planteado pensando en un determinado público. Afortunadamente, he podido tener mucho contacto directo con la gente en las charlas y los viajes. El intercambio con los asistentes ha sido lo más estimulante. Sin duda, me quedo con la parte humana de todo el proceso y agradezco infinitamente a todos los que me han seguido durante los últimos años con una fidelidad que no tiene precio para mí.

He podido constatar cómo, después de cada encuentro, algo se despertaba. Me solían preguntar qué podían leer para ir más allá, y me esforzaba en enseñarles libros de distintos autores, mis nombres de referencia. Pero como suelo mezclar temas que pertenecen a distintas disciplinas, la lista podía ser muy dispersa. Acabó suponiendo un reto para mi poder decir, “lea esto”.

Ahora, por fin, se ha materializado. Aquí he recogido mi visión, mis mezclas, mi forma de mirarlo y de contarlo. Sin duda, el hecho de que sean figuras femeninas es intencionado, y puede que eso atraiga a un determinado público (en las charlas de los museos siempre había más cantidad de mujeres que de hombres, ese dato es de sobra conocido) pero desde luego, las reflexiones que se van hilvanando en el libro son universales. Veremos cómo es acogido y por donde nos lleva. De momento, me ha hecho mucha ilusión poderlo tener en mis manos, un sueño hecho realidad.

El libro

En la ESTELA DEL MITO desvela el mensaje de los mitos griegos para todos los públicos y la sociedad actual

Las grandes verdades de la humanidad presentes en la mitología continúan vigentes porque son relatos que hablan a lo más profundo de nuestra psique. Aquello que sucede en el mito nos pasa a nosotros. Este libro explora de forma original la resonancia que estas historias milenarias tienen en la actualidad.

La autora invita a un viaje apasionante alrededor de doce figuras femeninas mortales. Con una mirada fresca que entrelaza mito, símbolo, arte y vivencias, descubrimos que, quizá sin saberlo, hoy luchamos como una Amazona, nos arrebata la pasión como a Helena, abrimos cajas prohibidas como hizo Pandora, tejemos y destejemos como Penélope. Cada personaje trae consigo un mensaje que proyecta un reflejo en nuestro interior. Los mitos que nunca fueron están siempre aconteciendo, los encarnamos día a día.

“Cualquiera de esas historias milenarias cobra otro sentido cuando se establece una analogía con nuestras experiencias personales, cuando se meten debajo de la piel y pulsan en nuestro interior”

Mireia Rosich

Mireia Rosich es directora del Museo Víctor Balaguer de Vilanova i la Geltrú. Es historiadora del arte y máster en gestión cultural. Se ha especializado en el estudio de los mitos y la simbología de diferentes tradiciones. Impulsa Chill-out de mitos y arte, actividad mensual en que reflexiona sobre figuras femeninas de la mitología a través de sus representaciones artísticas.

Ha publicado, junto a otras autoras, La presencia del Prado: episodios de una historia.

“Todos los personajes femeninos escogidos son portadores de un mensaje encapsulado que se va abriendo a medida que se despliega el mito desde el lugar que ellas ocupan”

Tags:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo