María Mateo Iborra es la CEO de IBISA

“IBISA protege las cosechas de agricultores de cualquier región”

María Mateo Iborra es la CEO de IBISA (Inclusive Blockchain Insurance Using Space Assets), un sistema Blockchain de seguros para pequeños agricultores de países en vías de desarrollo que permite compartir riesgos de agricultor a agricultor sin autoridad central y de manera transparente, y automatiza las tareas administrativas para reducir errores. El laboratorio español especializado en Blockchain NWC10lab colabora en el desarrollo de este proyecto, que comenzó en 2018 y que cuenta con financiación de la Agencia Espacial Europea y del Gobierno de Luxemburgo.

¿IBISA: cómo nace?

En BitValley trabajábamos con bancos y aseguradoras, y gracias a esas relaciones descubrimos que había un segmento del mercado de seguros sin cubrir. Más de 500 millones de agricultores en todo el mundo, especialmente en países en vías de desarrollo, no tienen acceso a microseguros agrícolas por culpa de su coste y de su complejidad. Los conocimientos del equipo de BitValley, tanto en Blockchain como en industria satelital, y nuestro interés en hacer compatibles nuevas tecnologías y sostenibilidad, explican el nacimiento de IBISA. En enero de 2018 conseguimos el apoyo de la Agencia Espacial Europea y del Gobierno de Luxemburgo para empezar a madurar el concepto y desarrollarlo.

Como hemos comentado, IBISA ha desarrollado un sistema Blockchain de seguros para pequeños agricultores de países en vías de desarrollo. ¿Podría explicarnos con más detalle este modelo?

IBISA se basa en el modelo de mutualización. Este tipo de seguro se puede ofrecer a los agricultores gracias al uso combinado de varias tecnologías (Blockchain, observación de la Tierra desde satélites y modelado paramétrico). El resultado es un seguro sencillo de contratar, y asequible, que permite proteger las cosechas de agricultores de cualquier región, por remota que sea.

Para los agricultores, las tecnologías de las que nos valemos hacen posible un servicio efectivo de aseguramiento y con un bajo precio, que pueden asumir. Las indemnizaciones a los agricultores son regulares e instantáneas y se realizan con dinero móvil, no con criptomonedas. Para que la indemnización se haga efectiva no es preciso que haya antes una reclamación, desde IBISA se realizan evaluaciones mensuales gracias a la información que nos suministran los satélites. Se cuantifican las pérdidas de cultivos al monitorear las respuestas de la vegetación detectadas por satélite (gracias a la reflectancia del color verde, la evapotranspiración y a la humedad del suelo). Ante los siniestros, las indemnizaciones que se proponen son proactivas, no reactivas.

“Desde IBISA se pretende que los agricultores puedan tener una estabilidad de ingresos”

Los agricultores pagan una cuota anual para afiliarse no ligada a la estación. ¿Qué les supone esta cuota respecto a sus ingresos anuales?

Los agricultores deciden por sí mismos lo que pueden pagar y cuándo quieren pagarlo. Durante nuestra prospección, en el sur de la India nos dimos cuenta de que algunos agricultores aceptaban la idea de que podían pagar la contribución durante todo el año, siempre que tuvieran algo de dinero de sobra. Ese es, principalmente, el caso de aquellos agricultores que tienen ingresos secundarios procedentes de la ganadería. La venta de la leche de una vaca proporciona una fuente regular de ingresos de la cual pueden escatimar parte para su cuenta de IBISA. Otros agricultores, sin embargo, solo dependen de sus ingresos estacionales por algunos cultivos y árboles frutales. Para unos y para otros, en IBISA tenemos que aportar soluciones viables. Al principio pensábamos que los agricultores querrían hacer los pagos mensualmente a través de su cuenta de ahorro, pero todos los agricultores sondeados expresaron su deseo de realizar el pago completo de una sola vez. IBISA permite un máximo de flexibilidad que los agricultores agradecen. Los pequeños agricultores de la India, por ejemplo, son la mayoría de las veces trabajadores sin pertenencia a ninguna casta; son los olvidados, los que no cuentan para nadie. El hecho de que sus necesidades concretas sean consideradas es muy importante para ellos; algo tan sencillo como asegurar con una cuota mínima sus pequeñas plantaciones les puede ayudar a salir de la pobreza extrema.

 

¿De qué forma puede garantizar IBISA la protección de los cultivos?

IBISA ayuda a los agricultores a suavizar las oscilaciones de ingresos por la pérdida de cosechas causadas por inundaciones o sequías. El último monzón de 2018, en India, país en el que lanzamos nuestro proyecto piloto, fue significativamente seco y los agricultores, arruinados, veían el futuro con desesperación. Un agricultor, sin un seguro como el que ha diseñado IBISA, está a merced de las adversidades climáticas. Desde IBISA se pretende que los agricultores puedan tener una estabilidad de ingresos y, por tanto, una mayor tranquilidad.

“La Blockchain facilitará la descentralización y democratización de la World Wide Web”

Además de en la India: ¿dónde se está llevando a cabo?

IBISA nació y se está desarrollando en Luxemburgo. Actualmente estamos poniendo en práctica dos proyectos-piloto: el que he indicado de la India, con DHAN People Mutuals (https://www.dhan.org), y otro en Níger, con RBM (http://www.maroobe.com), organización internacional de cooperativas de África del Oeste.

¿A cuántos agricultores prevé que beneficie a lo largo de 2019?

2019 es el año en el que tenemos que validar de manera practica la solución. A través de nuestros partners contaremos con 2.600 agricultores en IBISA. Sin embargo, solo DHAN cuenta con más de 1.4 millones de clientes por lo que después de la fase de validación pretendemos escalar rápidamente en 2020.

IBISA cuenta con la colaboración de NWC10lab.

Siendo dos españoles los que estuvimos en el origen de BitValley e IBISA, siempre hemos intentado encontrar lazos, trabajar y colaborar con la comunidad Blockchain de España. Mi compañero Jesús Peña coincidió varias veces con José Luis Cáceres y Leif Ferreira, fundadores de NWC10lab, y la labor de comunicación y apoyo que hacen a proyectos Blockchain como los nuestros. Además, NCW10lab también nos da soporte en el desarrollo del front-end de la aplicación de IBISA.

Blockchain. ¿Qué opina? ¿En qué punto se encuentra España desde un punto de vista internacional?

Blockchain, para mí, es el web 3.0, la siguiente evolución tecnológica y de modelo de interacción y negocio. Blockchain facilitará la descentralización y democratización de la World Wide Web. Sin embargo, está aún en su infancia. Es importante diferenciar entre la adopción y utilización de Blockchain Privados versus Blockchain Públicos. Blockchain Privados hoy están pasando de concepto a producción en diferentes industrias como finanzas, trazabilidad y origen de alimentos y activos, manufacturas, etc. La adopción de Blockchains Públicos por parte de individuales, como hoy usamos Internet, tardará más tiempo, pero el potencial es mucho mayor que lo que supuso Internet. En el marco Europeo, Suiza, Malta, Estonia y Liechtenstein están a la cabeza en regulación, apertura e inversión. Luxemburgo acaba de introducir un marco legal para valores basados en Blockchain. España no parece estar tomando ninguna posición de ventaja en este respecto. Por otro lado, empresas como BBVA, Santander o energéticas tienen expertos reconocidos y participa en consorcios e iniciativas globales.

“IBISA mitiga los efectos financieros de los fenómenos meteorológicos extremos y fortalece la resiliencia”

¿Cómo puede la tecnología Blockchain beneficiar a la Agenda 2030 de Naciones Unidas y de los Objetivos de Desarrollo Sostenible? ¿Y de qué forma IBISA contribuye estos ODS?

Ahora, el término ESG (environmental, social and governance) está muy de moda y se trata de generar valor sostenible en el largo plazo. La sociedad está más concienciada de la necesidad de buscar desarrollo de manera sostenible. En mi opinión, la contribución a la Agenda 2030 y a los OSD se centra en las personas y en la sociedad. Las tecnologías son las herramientas que facilitan su implementación y ejecución a escala y de manera más efectiva. Por ejemplo, IBISA contribuye a cinco ODS.

Fin de la pobreza, ya que es un sistema de protección de cultivos que permite a los agricultores compartir riesgos. De esta manera, proporciona una ‘red de seguridad’ y rompe el circulo vicioso que mantiene a las familias de agricultores en pobreza perpetua.

Hambre cero. Dado que IBISA proporciona pagos de pérdidas parciales y de manera regular, mejora la seguridad alimentaria al estabilizar los ingresos de los hogares después de las pérdidas. Estos pagos se hacen de manera inmediata, lo que mejora las oportunidades de préstamo y fomenta las inversiones en la agricultura.

Igualdad de género. Las mujeres representan del 60 al 80% de los pequeños agricultores y producen el 90% de los alimentos en África y aproximadamente la mitad de todos los alimentos en todo el mundo. Sin embargo, en África subsahariana, solo el 15% de los terratenientes son mujeres y reciben menos del 10% de crédito y el 5% de los servicios de extensión. IBISA es uno de esos servicios de extensión que reducirá la vulnerabilidad de las mujeres.

Trabajo decente y crecimiento económico. Tener contratada una protección hace que los agricultores sean clientes más atractivos y de menos riesgo para los bancos o las instituciones de crédito. Tener acceso al crédito es vital para los pequeños agricultores. Los agricultores pueden pedir crédito para comprar alimentos u otras necesidades básicas y pagarlas una vez que cosechan y venden sus cultivos. A menudo, utilizan el crédito para comprar los insumos necesarios para la agricultura (como semillas, fertilizantes, equipos) para mejorar la productividad. La presencia de esta protección reducirá las pérdidas crediticias de los bancos e instituciones de crudito y, por lo tanto, reducirá la volatilidad en la cartera de préstamos. Como resultado, ampliarán la estabilidad del ingreso crediticio, con menor riesgo y mayor facilidad, lo que ampliará su mercado. Esto conducirá a un ciclo virtuoso de mayor crecimiento, mejor productividad y mayor competitividad agrícola.

Acción por el clima. El cambio climático conlleva riesgos importantes para los agricultores expuestos a la sequía o la excesiva precipitación. Las inversiones se realizan, también por los pequeños agricultores, para hacer frente a los efectos, como un cambio a cultivos resistentes a la sequía y árboles frutales, riego por goteo, etc. Sin embargo, estas inversiones deben ser protegidas. Si no, las comunidades agrícolas se verán obligadas a abandonar las tierras que son más sensibles al cambio climático (por ejemplo, las regiones del norte del Sahara), y una granja abandonada es una que sucumbe rápidamente a la desertificación o la erosión. IBISA mitiga los efectos financieros de los fenómenos meteorológicos extremos y fortalece la resiliencia, por lo tanto, mantiene a los agricultores en sus tierras ancestrales. Esta es una línea de frente clave en la lucha contra el cambio climático. IBISA es una de las muchas herramientas.

María Cano Rico

Sobre María Mateo Iborra

María Mateo Iborra estudió Ingeniería de Telecomunicaciones en la Universidad Miguel Hernández de Elche (2000-2005) y, al terminar los estudios, comenzó a trabajar en Madrid, en la entonces Ingeniería y Servicios Aeroespaciales S.A., ahora parte de ISDEFE, en comunicaciones por satélite. Como complemento a su carrera realizó un MBA en ICADE (2011-2012). En 2013 dio el paso de trabajar fuera de España en SES S.A., con sede en Luxemburgo, el mayor operador satelital a escala global. En 2015 empezó a interesarse por la tecnología Blockchain, especialmente tras el lanzamiento de Ethereum y, con otros dos compañeros, decidió crear BitValley para ofrecer servicios de consultoría, formación y desarrollo en Blockchain, hasta que, en 2018, comenzó a desarrollar IBISA (Inclusive Blockchain Insurance Using Space Assets). Actualmente, también es partner de True Global Ventures, un fondo de capital-riesgo que invierte en proyectos Blockchain, con sede en Singapore, consejera en Evrensel Capital Partners, mentor en Founder Institute y consejera de la comunidad Global Shapers de Luxemburgo, parte del Foro Económico Mundial (WEF).

 

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo