“La presencia de la Mujer en la Ingeniería ya no es una opción”

María Jesús Prieto-Laffargue ha sido elegida Premio Pioneras_IT 2020 y se convierte en la primera mujer que recibe este reconocimiento con el que el grupo de trabajo Mujer IT del Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación (COIT) pretende visibilizar las aportaciones y logros que se han venido realizando en la sociedad, gracias a la presencia del talento femenino en el ámbito tecnológico y, en particular, en el de las telecomunicaciones.

¿Qué supone para usted haber sido reconocida con el Premio Pioneras IT 2020?

Con orgullo, humildad  y agradecimiento, he recibido a lo largo de mi vida numerosas distinciones, nacionales e internacionales del mundo empresarial, institucional y organizaciones de la sociedad civil. Esta vez mi sentimiento es diferente. El reconocimiento me llega de los míos, de los más próximos y el alma se te llena de un soplo de brisa fresca. Te reafirma en la idea de que el camino que emprendiste y la manera de recorrerlo fueron acertados y pueden ser útiles y de interés para otras mujeres.

Cuenta con una larga trayectoria en la ingeniería, ¿cómo la describiría?

Exigente conmigo misma y altamente gratificante. Gratificante por haberme permitido disfrutar y desarrollar esos valores, esas habilidades que más ennoblecen al ser humano, que le dignifican, el ser capaz de aplicar el conocimiento adquirido para  hacer la vida humana más confortable, más cálida. Además, la capacidad analítica y el rigor para contribuir al progreso social y económico de la sociedad y de tu tiempo.

Actualmente, dirige dos iniciativas empresariales de base tecnológica en las áreas de salud y logística. ¿Podría hablarnos de ellas?

¡Claro! Intento resumirlas. Ambas son soluciones de mercado basadas en tecnologías avanzadas destinadas a necesidades palpables y concretas. La primera, “Evidence Based Behavior(eB2)”, está destinada a la atención y el cuidado de pacientes de salud mental. La segunda, “Signum original (M2S)”, es un Servicio de antifalsificación y trazabilidad de productos.

eB2 es una “Spin off” de la Universidad Carlos III de Madrid resultado de un trabajo de investigación de más de 10 años realizado por un equipo multidisciplinar de ingenieros y médicos psiquiatras que están acertando a la hora de aplicar la tecnología más avanzada de análisis de datos masivos y desarrollo de biomarcadores de comportamiento. El primer  servicio, “eB2 Mind care”, hoy ya disponible, con ensayos clínicos y evidencias ya muy avanzadas, está resultando positivo para la mejora y personalización de la atención de pacientes, previniendo situaciones extremas de suicidio y mejorando sensiblemente la gestión de citas y ocupación de hospitales. La intención es estar en condiciones de presentarlo a los Sistemas Nacionales de Salud de la UE, México y quizá algún estado de los EE. UU.

La segunda, “Signum original (M2S)”, es una startup genial que ha nacido de la idea de tres empresarios jóvenes que detectaron el problema global de las falsificaciones y la trazabilidad de los productos y que con la tecnología se podía abordar. Bajo el impulso de la Fundación para el Conocimiento madri+d de la Comunidad de Madrid, y posteriormente del apoyo del Grupo M&M de sostenibilidad empresarial, inició su camino. Un  camino complejo por el paso acelerado de otras tecnologías como el Blockchain, que imponen un ritmo difícil de seguir con recursos financieros limitados.

¿Cómo valora la evolución de la presencia femenina en la ingeniería?

La presencia, reducida, tanto de la mujeres en carreras técnicas como en  empresas tecnológicas. Es una cuestión inacabada. Una cuestión que ha sido analizada y debatida desde la década de los setenta y los ochenta. Yo diría hasta la saciedad, incluso “manoseada” por las Agencias Multilaterales y  algunos Gobiernos. Pero es así, cifras hay muchas .Y es así en todo el mundo, excepto en algunos países de Oriente Medio. Hay varias razones y si el tema interesa me pongo a disposición de sus lectores. Recuerden que a las mujeres no les fue permitido formarse en las Escuelas Técnicas hasta prácticamente principios del siglo XX. En España la primera Ingeniero Industrial, Pilar Careaga, se  graduó en 1929. La profesión de la ingeniería ha sido percibida por la mujer como remota.

Las Tecnologías pesadas de antes y después de la Primera y Segunda Revolución Industrial no atraían  a la mujer pero esta tendencia se ha acabado. Las Tecnologías de la Información, la Nanotecnología, la Bioingeniería, la evolución de las tecnologías de Inteligencia Artificial, aprendizaje de máquinas, nuevos materiales, etc., están cambiando las prácticas de la ingeniería que se centra hoy, aún más, en la sostenibilidad del desarrollo y donde su dimensión social, económica y geopolítica se hacen más evidentes. Estas características atraen más a la mujer. La presencia de la Mujer en la Ingeniería ya no es una opción.

Desde su punto de vista, ¿cuáles son las claves para promover las vocaciones en la Ingeniería y en la Ciencia?

Dar a conocer las capacidades en la Ingeniería y en la Ciencia para el día a día. No tengo espacio para explicarlo pero, obviamente, la importancia de la Ciencia y la Ingeniería en la calidad de vida de un país, de un territorio, es evidente, pero primero se lo tienen que creer los Gobiernos que, para bien o para mal, modulan la vida de sus ciudadanos y eso se tiene que reflejar en la estructura de los presupuestos y en las políticas educativas, en la Ley de Universidades, en el respeto a la libertad educativa y en la exigencia del acceso a las Universidades.

¿Podría hablarnos de su experiencia con la conciliación?

¿Mi experiencia? Soy madre de familia numerosa. Tengo cuatro hijos, dos hombres y dos mujeres. No olvide que la vida de cada uno tiene mucho que ver con el espacio social y el tiempo en el que se desarrolla. En mi tiempo la mujer ya no tenía impedimento alguno para diseñar su propio proyecto, pero la mujer había tenido acceso a una sociedad propia de la división del trabajo, con la actividad económica diseñada por y para el hombre y era extremadamente compleja para una mujer ingeniero que, además, había decidido ser madre.

En el ejercicio de mi profesión he estado en igualdad de condiciones que mis compañeros. Qué duda cabe que podría contar anécdotas: becas que exigían ser varón, procesos de selección a los que llegabas hasta al final y al entrevistarte y ver que eras una mujer se disculpaban… pero todo eso  es anecdótico. La dicotomía y la dificultad estaban dentro de ti: en tu capacidad de organizar tu tiempo, en tus prioridades, en la claridad con que decidieras tus opciones, hasta dónde y cómo querías llegar y, lo más importante, como de sanos eran tus hijos y el apoyo de tu marido. Yo llegué hasta donde quise y, curiosamente, hasta donde esta democracia demediada que desgraciadamente padecemos en España desde el final de los ochenta me permitió llegar por no pertenecer a ningún lobby ni partido político.

El liderazgo de los procesos de transformación tecnológica, legislativa y de negocio del sector de las telecomunicaciones ha guiado su carrera profesional. ¿Cómo puede este sector ayudar a superar la situación en la que nos encontramos?

Es determinante para España y para la UE. Veremos fusiones entre operadores necesarias para las inversiones que se precisarán. Está jugando ya un apoyo esencial para lo que es su misión. Unir, conectar, mejorar procesos, simplificar, aumentar la productividad, hacer la vida más agradable por que libera tareas aburridas y te facilita aquellas otras que ennoblecen el alma… Lo estamos presenciando en como se ha permitido que algún tipo de actividad haya continuado en la parálisis  de la actividad económica, como se ha impulsado la posibilidad de seguir formándose, como algunas pequeñas empresas, comercios, bares, han seguido estando en contacto con sus clientes, como la aviación ha podido mejorar sus sistemas automáticos y de control, la banca, sus medios de pago y transaccionales  y más relevante la atención sociosanitaria. Y, más importante aún, el sector, sus tecnologías claves, las tecnologías avanzadas de tratamiento de la información…, han podido suministrar información clave para gestionar bien el momento difícil de la pandemia, pero, obviamente, para ello, para gestionar bien, el que recibe la información debe saber leer, tener capacidad para interpretar dicha información y tomar las decisiones  en aras del bien común.

¿Qué proyectos/objetivos tiene a corto y largo plazo?

Mis expectativas de vida son ya reducidas pero tengo algunos  proyectos ambiciosos con objetivos concretos en tiempo y en procedimientos para lograrlos. A grandes rasgos: situar la Profesión de la Ingenieria al nivel que le corresponde por importancia; contribuir a desbancar en las Agencias Multilaterales lo que se esconde detrás de esa consecución teórica de la Agenda 2030 y los ODS; evidenciar que a la mujer solo la hará libre su formación, el  dotarla de capacidad para decidir y optar; recuperar para la Nación Española su Industria; desarrollar su capacidad tecnológica y afianzarla en los valores de la libertad, de respeto a la persona y a la   propiedad privada  y situarla  con peso en una UE que sepa a dónde va impulsada por la innovación productiva y tecnológica… Estas grandes líneas se traducen en cinco iniciativas concretas que voy a poner mi empeño en sacar adelante. Voy a conseguirlo.

María Cano Rico

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo