Si queremos más chicas en STEM, es nuestra responsabilidad inspirarlas

El mercado laboral necesita expertos formados en tecnología. El 90% de todos los puestos de trabajo ya requieren algún nivel de alfabetización digital. Pero de forma paralela, es también un hecho el que hay un alto porcentaje de niñas que no está accediendo a todas las oportunidades profesionales que brinda la digitalización, relacionadas con materias como Ciencia, Tecnología, Ingeniería o Matemáticas (STEM).

En España, según datos del Ministerio de Educación, solo uno de cada cuatro estudiantes de ingeniería es mujer, aunque más de la mitad de los universitarios son chicas. Una de las posibles razones a esta brecha de género es que el interés de las niñas por este tipo de materias decae muy temprano, evitando que pueda llegar a ser una perspectiva interesante de carrera para ellas.

No importa el camino que escojamos en la vida, es imposible ignorar la importancia y los efectos que la inspiración y, en última instancia, los modelos de conducta  tienen en nosotros. Un reciente estudio realizado por Microsoft entre 11.500 niñas de toda Europa establece una clara conexión entre la visibilidad de modelos de referencia femeninos en el mundo de la ciencia y la tecnología y el interés de las niñas por las materias STEM. Las niñas que tienen modelos femeninos cuya labor se desarrolla en el campo científico-tecnológico, ya sea en el ámbito familiar, en el educativo o a través de los medios de comunicación, la literatura o el cine, muestran un índice de interés en materias relacionadas con las Ciencias y la Tecnología que casi duplica el de las que no conocen ejemplos de mujeres que trabajen en este sector: un 41% frente a un 26%.

Si queremos animar a más niñas y mujeres jóvenes a interesarse y a cursar carreras y desarrollar su trayectoria profesional en el área de Ciencias y Tecnología, es absolutamente vital plantar la semilla de la inspiración desde una edad temprana. Aunque aún queda mucho por hacer, en los últimos años se está produciendo un cambio en este sentido, y desde el colegio ya se empieza a estudiar y a dar visibilidad a referentes como la filósofa griega Hipatia, Ada Lovelace, considerada como la primera programadora de la historia, la científica Barbara McClintock, la astronauta Sally Ride o la primatóloga Jane Goodall, entre otras.

En Microsoft tratamos de apoyar a los profesores para construir proyectos educativos que incorporen el pensamiento computacional y fomenten las habilidades digitales en sus clases, haciendo especial hincapié en las niñas, dando visibilidad a proyectos exitosos en el sector tecnológico liderados por mujeres. Es necesario identificar y poner en valor el trabajo realizado por investigadoras, científicas y tecnólogas y establecer oportunidades de mentorización que las pongan en contacto con las jóvenes. Y es que, para una empresa como Microsoft, que busca la diversidad a la hora de incorporar el mejor talento, la brecha de género en sectores técnicos es un importante problema que nos corresponde a todos solucionar.

Si no impulsamos el interés de las mujeres por este tipo de estudios, será difícil reducir la brecha de género en este sector, donde la innovación está haciendo que se creen y demanden nuevos perfiles profesionales para trabajar en áreas y trabajos acordes a la nueva realidad que trae la digitalización y los avances en IA o Big Data, por poner un ejemplo. Muchos de estos trabajos ni siquiera existen ahora mismo, por lo que se presenta una enorme oportunidad para que hombres y mujeres estén en la misma línea de salida a la hora de optar a ellos. Estamos en el momento perfecto para que esa brecha de género se reduzca hasta desaparecer. Se trata de algo por lo que hay que trabajar desde diferentes ámbitos, desde la escuela a la empresa.

Desde Microsoft abogamos por ello. Creemos que el mejor talento debe forjarse desde edades tempranas y trabajamos con otras empresas de la industria, con asociaciones y entidades no lucrativas, redes de mujeres profesionales y, por supuesto, con los profesores y las instituciones educativas, para demostrar a las niñas que una carrera en el ámbito STEM puede ser creativa, interesante e ilusionante y que no es algo solo para hombres. Tecnologías como la Inteligencia Artificial nos van a ayudar a resolver los mayores desafíos a los que nos enfrentamos como sociedad y las mujeres tienen mucho que decir y hacer aquí.

Luisa Izquierdo

Directora de RR. HH. de Microsoft Ibérica

Tags:
Previous Post

Seis de cada 10 millennials desean emprender

Next Post

Qué tener en cuenta antes de cambiar de trabajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo