“Nuestro claim es Embrace Disruption”

LUISA GARCÍA. LLYC

“Una marca debe tener el deseo de evolucionar y renovarse constantemente o no sobrevivirá”

Vinculada a LLYC desde hace más de dos décadas, Luisa García es socia y directora general para España y Portugal de la agencia. En 2002 asumió la responsabilidad de fundar la operación de Panamá, que en tan solo cuatro años pasó a ser la primera consultoría de comunicación del país y de toda la región centroamericana. Entre 2007 y 2013 dirigió la oficina de la firma en Perú, líder del sector en el país. Y en los últimos cinco años, entre 2013 y 2018, asumió posiciones regionales en LLYC, primero como socia responsable de la Región Andina (Colombia, Perú, Chile y Ecuador) y, posteriormente, como Chief Operating Officer (COO) para América Latina. Actualmente, es socia de la agencia y dirige, junto a su socio Arturo Pinedo, las operaciones de LLYC en España y Portugal.

Desde su posición de liderazgo en el ámbito de la comunicación como directora general para España y Portugal de LLYC, ¿cómo valora actualmente este sector?

Los paradigmas de la comunicación han cambiado radicalmente a raíz de la revolución digital. Es un cambio profundo, más de fondo que de forma y que nos obliga a todos a reinventarnos. La velocidad en la que sucedían los acontecimientos hace unos años no tiene nada que ver con la velocidad a la que suceden ahora. Muchos de los principales desafíos que afrontan las organizaciones actualmente son de comunicación y de reputación. De hecho, los CEO y otros altos directivos de las empresas son cada vez más conscientes de esta situación y de la importancia de prevenir y gestionar riesgos reputacionales, de desarrollar una narrativa corporativa o de recuperar la confianza, por poner solo algunos ejemplos. Y en todo ello, el sector tiene mucho que aportar. El futuro, como lo entendemos desde LLYC, tiene cinco claves fundamentales: una gestión de las compañías siguiendo el guion de su narrativa (storydoing); situar a las personas en el centro; entender la liquidez que dibujan las nuevas fronteras entre servicios, categorías, industrias y talento; explotar toda la capacidad de la tecnología y las experiencias transmedia, y hacerlo desde el respeto a los códigos éticos más exigentes.

¿Qué caracteriza al equipo de LLYC?

El compromiso, la profesionalidad, el entusiasmo y la diversidad. La consultoría, como todos los servicios profesionales, pero más aún con la inmediatez que exige muchas veces la comunicación, requiere de profesionales dedicados, que realmente disfrutan lo que hacen y ponen toda su energía al servicio del cliente. Ese entusiasmo es contagioso a los equipos y sienta las bases de una cultura “clientecéntrica”, como la que tenemos en LLYC. La comunicación y la capacidad de influir y generar confianza son vitales para alcanzar el éxito hoy en día y lo serán en mayor medida de aquí en adelante.

¿De qué forma aplican la política de igualdad y conciliación en LLYC?

Nos alegra mucho estar entre las 100 mejores empresas para trabajar en España, entre otras cosas por los esfuerzos que hemos hecho para ser un entorno de trabajo que favorezca la igualdad y la conciliación. Nos queda mucho camino por recorrer, sobre todo para profundizar en nuevos modelos flexibles que impacten positivamente tanto en el cliente como en los equipos. En particular, uniendo el tema de igualdad con nuestra profesión, desde LLYC defendemos que la visibilidad del liderazgo femenino y de nuevos modelos de éxito es clave para avanzar en diversidad.

¿Qué importancia tiene la innovación para LLYC?

Fundamental. No en vano, nuestro claim es ‘Embrace Disruption’. Hace 24 años esta compañía comenzó una aventura: crear la mejor consultoría de comunicación y asuntos públicos y, desde entonces, nunca ha dejado de evolucionar con el objetivo de anticipar los desafíos de los clientes, y poder ofrecerles la mejor solución y el máximo impacto para su reputación, su negocio y su licencia social para operar. El pasado mes de abril LLYC dio un salto hacia adelante. Una marca debe tener el deseo de evolucionar y renovarse constantemente o no sobrevivirá, es por ello por lo que nosotros hicimos un rebranding que ha sido mucho más que el cambio de un nombre (de LLORENTE & CUENCA a LLYC), sino que supone todo un compromiso con la innovación y con aprovechar, por ejemplo de forma integrada, capacidades que se han desarrollado hasta ahora por áreas separadas como pueden ser el marketing, la reputación, la responsabilidad social, patrocinios, marca, asuntos corporativos y regulatorios, etc. Algunos ejemplos son las soluciones que ofrecemos para identificar y medir tendencias basadas en Big Data o cómo integramos las soluciones digitales en las estrategias integrales de comunicación. Este año hemos nombrado dos nuevos directores de tecnología y nuestra estrategia de innovación la dirige un socio al más alto nivel de la firma. Creo que son buenas señales de lo prioritario que es para nosotros el tema.

Por otra parte, y partiendo del lema que ha comentado ‘Anticípate. Embrace Disruption’. ¿Qué opina del término disruptivo?

Vivimos en un mundo VUCA (Volátil, Incierto, Complejo y Ambiguo), en el que estar un paso por delante es clave. La transformación ofrece enormes oportunidades y el éxito pasa, hoy más que nunca, por la anticipación y por la disrupción. Esa es la propuesta que hacemos desde LLYC entendiendo disrupción con todas las connotaciones que tiene: romper con el status quo, no confirmarse, mirar y nutrirse de diferentes disciplinas para aportar un valor añadido y diferenciado.

Su trayectoria cuenta con 16 años en Latinoamérica: ¿cuáles diría que son las primeras diferencias entre ambos mercados: Latinoamérica y España/Portugal?

Es mejor no unificar Latinoamérica, hay diferencias entre los mercados latinoamericanos tan relevantes como las que puede haber entre estos países y España y Portugal. Son muy distintas las necesidades de los clientes, por ejemplo, en países donde las llamadas “economías extractivas” son muy importantes (como Perú, Colombia o Ecuador) y, por tanto, los servicios de relaciones comunitarias, sostenibilidad y todo lo relacionado con licencia para operar es clave. En contraste, los mercados con más población y una clase media más consolidada tienen un potencial más marcado en comunicación B2C o en todo lo que tenga que ver con industrias de consumo masivo. Quizás diría que todos ellos siguen siendo más vulnerables a la inestabilidad política, porque aún sufren de más debilidad institucional. En contraste, creo que en España y Portugal el reto de diferenciación es mayor, ya que el consumidor está más saturado de contenidos e información.

Ha sido reconocida como una de las mujeres de negocios más influyentes de América Latina. ¿Cuáles son los principales puntos comunes desde el punto de vista del liderazgo femenino entre ambas regiones: América Latina y España?

Hay muchos aspectos de la problemática que son comunes: por ejemplo, el reto de tener a más mujeres en posiciones directivas, incluso en sectores y empresas donde ya tienen paridad en las posiciones de entrada y en los mandos medios. También, la menor presencia de mujeres en estudios STEM y el impacto que esto tiene no solo en su carrera profesional, sino en que la innovación y la tecnología tenga una mirada más diversa desde su origen, evitando, por ejemplo, sesgos en la programación de algoritmos que agudizan, en lugar de disminuir, la desigualdad. Lamentablemente, creo que también es común una visión del liderazgo femenino con ciertos estereotipos y barreras por superar y una menor visibilidad de mujeres en posiciones e industrias clave que, de tener más, contribuirían a la normalización de nuevos estilos y realidades, además de ser sumamente inspiradores para las chicas jóvenes.

¿Qué proyectos/objetivos tiene a corto y largo plazo?

Precisamente el hacer una contribución desde la comunicación a la igualdad de género, un proyecto en el que ya estamos trabajando, me hace mucha ilusión. En la firma, seguimos explorando vías de crecimiento, tanto orgánico como inorgánico, para hacer realidad nuestra promesa de valor y seguir innovando. También destacaría el portafolio de nuevas soluciones que nos aporta nuestra nueva área de tecnología y cómo creo que entraremos en una nueva era de consolidación de nuestro aporte a la estrategia del negocio.

María Cano Rico

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo