¿Qué tienen en común los empresarios felices?

JUDIT CATALÁ,

Judit Catalá, experta en ayudar a empresarios a hacer crecer los negocios, analiza los elementos comunes de los empresarios felices

Estar al frente de un negocio rentable y obtener altos ingresos no coloca automáticamente al empresario en el terreno de la satisfacción profesional. Los valores, el quipo humano adecuado y la propia salud son aspectos comunes entre quienes se consideran empresarios felices.

El 49% de los españoles opina que el éxito empresarial brinda un estatus social y económico positivo, según el informe GEM España 2018-19. Estos buenos resultados se equiparan con un mayor nivel de felicidad de los líderes empresariales. Sin embargo, lo que tienen en común estos emprearios está más relacionado con la mentalidad y el contacto humano que con el dinero.

Judit Catalá, experta en ayudar a empresarios a hacer crecer sus negocios, aclara que para los empresarios “el éxito de su negocio y su propia felicidad suelen ser dos variables que están directamente relacionadas, pero el significado de éxito es completamente distinto para cada persona”.

En este sentido, Catalá subraya que “no se puede reducir todo a la cuestión económica” e identifica hasta 10 elementos que se están presentes en la mayor parte de los empresarios felices.

Las 10 cosas que tienen en común los empresarios felices

Misión

Los empresarios que se sienten felices con su negocio tienen claro el por qué del proyecto que han iniciado. Están conectados con ello desde lo más profundo de su ser. “Tienen el convencimiento interno de que ese negocio es lo que realmente quieren hacer y cada mañana se levantan con la ilusión de trabajar en ello”, afirma la experta. “Esto les impulsa a hacerlo crecer más y más, a generar nuevas ideas y a desarrollarlo todo de una manera genuina”, añade.

Valores

Negocios que encajan con sus valores y sus principios. No tiene sentido que un amante de la naturaleza y defensor de la biodiversidad se dedique a la industria peletera. Por mucho dinero que pueda llegar a generar un negocio, este no aportará la felicidad al empresario si lo que hace está en contradicción con sus valores esenciales. Y a la inversa, si la actividad está alineada con sus principios, el empresario se sentirá más realizado cuando obtenga buenos resultados.

Crecimiento

Los empresarios felices cuentan con negocios dinámicos, nunca se conforman ni se quedan estancados o acomodados. Están siempre pensando en la manera de hacer crecer el negocio o de crear nuevos negocios. “El que no avanza, acaba retrocediendo”, apunta.

Marketing

Dedican una parte importante de su tiempo y esfuerzo al crecimiento profesional y al del negocio propio, al marketing y las ventas, al aprendizaje y la innovación. Saben muy bien que el éxito de sus proyectos requiere invertir buena parte de los recursos disponibles en hacer crecer el propio negocio.

Descanso

Bloquean con antelación huecos, días y periodos de vacaciones en su agenda para poder descansar, disfrutar de sus aficiones, de ocio y tiempo libre y regresar al trabajo con fuerza. Oxigenar la mente realizando actividades distintas y variadas, relajarse y descansar, así como enfocarse en cuestiones alejadas de las labores diarias proporciona nuevas ideas y la energía necesaria para llevarlas a cabo.

Equipo

Cuentan con las personas adecuadas a su lado y crean un buen ambiente trabajo. Se rodean de un equipo estimulante que les aporta como personas y que da valor al negocio al tiempo que motivan a su personal. Incluso sus proveedores y su red de colaboradores habituales, con los que están en contacto diariamente, tienen una influencia directa en el estado anímico del emprendedor feliz.

Buenos clientes

Clientes bien escogidos. “Tienen claro cuál es su público ideal, lo buscan, lo encuentran y conectan con él”, asegura Catalá. Con sus productos o servicios, proporcionan satisfacción a sus clientes, y esto les beneficia doblemente porque, por un lado les aseguran las ventas y el retorno económico, y por otro repercute en su satisfacción personal porque empatizan con la otra persona.

Fondos

Disponen de un colchón económico sobre el que apoyarse si vienen curvas. “No tiene por qué ser una gran cantidad, depende de cada negocio, pero lo ideal es que permita que el negocio pueda sobrevivir sin ingresos durante 6 meses a un año”, concreta la experta. Esto les proporciona una tranquilidad y la capacidad de maniobrar con perspectiva cuando vienen las complicaciones.

Localización

Un lugar estimulante, agradable y motivador. Tanto las propias oficinas, locales o instalaciones en las que desarrolla su labor, como la ciudad o el entorno en el que haya decidido asentar su negocio, “todo suma” en el nivel general de bienestar empresarial.

Salud

La alimentación, la actividad física y los hábitos de vida saludables no pueden faltar en la vida cotidiana de un empresario feliz. “Esto les permite sentirse bien y proyectar lo mejor de sí mismos en el propio negocio”, concluye Catalá.

Sobre Judit Catalá

Emprendedora, formadora y conferenciante, Judit Catalá ayuda a emprendedores y negocios a crecer para que alcancen el éxito profesional. Actualmente es CEO del grupo XL Yourself, que engloba diversas marcas entre las que se encuentran la Agencia XL, agencia de marketing especializada en negocios online; Negocio XL, formación online que ayuda a pequeños y medianos empresarios a hacer crecer sus negocios y Training XL, una formación para que empresarios y emprendedores puedan lanzar su infoproducto evergreen.

Judit Catalá comenzó en el mundo empresarial con tan solo 23 años lanzando su primera agencia de desarrollo web y marketing digital. A día de hoy, y con 10 años de experiencia, se ha convertido en un referente en el mundo de los negocios tanto en el ámbito online como el offline en España y Latinoamérica.

 

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo