Empatía: la clave para hacer negocios en la era COVID-19

“La gente no quiere robots, quiere un contacto humano, quiere sentirse escuchado”, explica la experta en mentalidad empresarial, Isabel Mancias

Hace mucho tiempo que venimos escuchando que los negocios iban a sufrir un cambio radical en su gestión y ha tenido que llegar un pandemia mundial para que lo veamos más que claro que nunca. Ante la crisis económica y empresarial que ya estamos empezando a sufrir en nuestro país, y a nivel mundial, los empresarios necesitan adoptar una mentalidad de cambio en la forma de ver y de hacer negocios. Empezando porque las empresas que hasta ahora se resistían a trabajar online tendrán que hacerlo, y eso no tendrá vuelta atrás.

Pero online no significa tener un trato más frío y distante con el cliente, al contrario. Las empresas tiene que ser más cercanas que nunca. Las tendencias revelan de forma clara que cada vez nos gusta menos que nos atienda una voz automatizada, un chat virtual cuando tenemos una duda o nos lleguen mensajes genéricos. La automatización hacía la que se estaba tendiendo en todos los procesos ya no funciona. “Si un negocio quiere captar nuevos clientes y mantenerlos necesita escucharles, personalizar al máximo los servicios o productos que ofrecen y humanizar su marca al 100%”, explica Isabel mancias.

 Ayudar debe estar en el centro de los negocios

Cada vez sentimos como algo más externo y superficial la publicidad que nos llega desde redes sociales, esa que hasta ahora había funcionado tan bien.

Ahora el foco debe estar en la persona, en sus necesidades, en cómo ayudarles. No se trata de que el cliente tenga la razón, se trata de que sus necesidades marquen la ruta del negocio. Y eso no se consigue con robots.

La empatía tiene que envolver todo el proceso de desarrollo, creación y venta de servicios de los negocios a los clientes.

Humanizar tu marca

Es llamativo que la forma más efectiva de hacer negocios sea la que más nos cuesta sacar. Los negocios habían virado tanto hacía un mundo más automático, con procesos de venta automatizados, bots que contestaban por nosotros, y asistentes virtuales, que ahora todo se nos está volviendo en contra. “La gente no quiere robots, quiere contacto humano. Requiere más inversión de tiempo, pero es la fórmula con la que mejor se puede ayudar al cliente. La automatización tiene que ser hasta cierto punto”, explica Isabel Mancias.

Se trata de tener los procesos automatizados con el objetivo de dejar más tiempo para personalizar el trato a los clientes, que vean y sientan a las personas detrás de las marcas más cercanas, accesibles y que comprueben que comprenden sus necesidades y trabajan para ayudarles.

Sobre Isabel Mancias

Isabel Mancias es coach de altos directivos y empresarios. Ayuda a aumentar los ingresos de sus negocios a través de Estrategias de Alto Impacto y Mentalidad. Trabaja el poder de la mente en los negocios para evitar que se sientan frustrados, abrumados, cansados, sin tiempo o atrapados en una zona de confort que no les hace avanzar. Ayuda a que descubran cómo alcanzar el siguiente nivel en su negocio, entendiendo la profundidad de la mente subconsciente y la fortaleza mental para crecer en los negocios.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo