“La moda siempre ha sido un sector pionero, en parte por su temporalidad”

“Diseñadora, educadora, investigadora y siempre estudiante”. Así se describe Isabel Berz, directora del Research and Education Center de IED. Una profesional cuya trayectoria le ha llevado por todos los ámbitos y dimensiones del diseño de moda, desde el más personal y explorativo al más corporativo y comercial, así como por muchos lugares del mundo. Estudió en París, en les Écoles de la Chambre Syndicale de la Haute Couture Parisienne, adquirió sus primeras experiencias profesionales en Milán y abrió finalmente en Madrid su propio estudio desde donde lanzó su marca a nivel internacional, logrando tener puntos de venta desde Japón a Estados Unidos.

Su otra vocación es la educación, algo que descubrió siendo docente en IED -comenta a Mujeremprendedora-, donde durante 12 años ha dirigido la escuela de moda. “Una época fascinante durante la cual concebimos IED Moda Lab Madrid como un laboratorio experimental para generar nuevos conceptos y perfiles profesionales. Ha sido un gran aprendizaje que junto con mi experiencia como madre de dos hijos me ha servido de base excelente para afrontar mi última pasión: la investigación”, confiesa.

Y en el campo de la investigación, empezó en 2012 con un proyecto de cooperación LAS MANUELAS, en el sur del Perú, para el cual se desarrolló una metodología y plataforma digital de Co diseño, que permite conectar a diseñadores con artesanos, sin intermediarios, en este caso concreto, mujeres alpaqueras de la zona de Puno con diseñadores y artistas de todo el mundo. Un concepto pionero que ha generado cinco colecciones, que se han vendido entre Paris y Japón. Desde 2015, Isabel está centrada en la investigación en el ámbito del Design Education, desde un nuevo centro que han creado en IED Madrid: REC Research and Education Center, del que como hemos comentado, ahora es su directora. REC ha celebrado la primera cumbre de RE-FREAM, un programa internacional que vincula moda e investigación tecnológica.

¿Podría explicarnos la misión y filosofía del Research and Education Center (REC) de IED?

REC es el centro de investigación sin ánimo de lucro del IED Madrid. A través de la interacción con el diseño, la tecnología, la filosofía, el arte y valorando todas las perspectivas, tiene la misión de formar comunidades, procesos y lenguajes necesarios para repensar los sistemas tradicionales y afrontar realidades que, a día de hoy, todavía no existen. En REC utilizamos el diseño especulativo como herramienta para imaginar un futuro lejano y lo combinamos con una metodología de diálogo y análisis con la ambición de propulsar la mayor red colaborativa de diseño universal.

“En REC utilizamos el diseño especulativo como herramienta para imaginar un futuro lejano”

¿Qué puede decirnos del espacio de coinvestigación y cocreación RE-FREAM?

ReFREAM es un proyecto europeo de investigación enmarcado dentro del programa EU 2020. Esta iniciativa fomenta un escenario participativo en el que se puede mezclar arte y creatividad con tecnología e investigación, sin obstáculos. Para ello se precisan nuevos procesos colaborativos, y desde REC hemos sido los encargados de desarrollar el Art/Tech Collaboration Concept + Process. Actualmente estamos examinado esta metodología con diez Art/Tech Teams de la primera ronda del programa. El objetivo final es definir un nuevo método y sistema de coinvestigación y cocreación para impulsar la colaboración directa entre artistas y tecnólogos.

Como en cualquier proceso colaborativo la empatía y la escucha son fundamentales para generar un espacio común, equitativo sin jerarquías, donde todos tienen que pasar por procesos de desaprendizaje para volver a aprender de forma conjunta. Creo mucho en lo colectivo y colaborativo, lo compartido adquiere mayor valor y tiene mayor impacto. Poder unir conocimientos, experiencias y puntos de vista es un reto que conlleva cierto grado de dificultad y complejidad, pero ante todo es una oportunidad para hacer crecer las ideas, los proyectos y los resultados.

¿Qué balance hace de este programa internacional que vincula moda e investigación tecnológica?

Recientemente, hemos celebrado un encuentro en el IED de Madrid para hacer el seguimiento de los proyectos, la puesta en común y valoraciones con todos los participantes. En ese momento pudimos ver los primeros resultados de esta primera convocatoria y certificar que son muy interesantes y estimulantes. La conexión entre arte y tecnología y la interacción de sus procesos, ofrece nuevas miradas hacia un sistema productivo estancado.

Muchas de las propuestas han puesto el foco en algo que en el sector comercial olvida con demasiada frecuencia, el cuerpo. El estudio del cuerpo humano es una parte central de algunos de los proyectos y lo abordan desde una perspectiva no normativa, contemplando las necesidades de diversos grupos de usuarios, como son las personas con capacidades especiales. Estas líneas de trabajo amplían la mirada hacia una sociedad más inclusiva e integradora y, al mismo tiempo, se humaniza el producto. Como complemento tecnológico, el 3D Body Scanner hace posible el escaneo del cuerpo y les ofrece múltiples oportunidades para hacer crecer esta idea del cuerpo en su ilimitada diversidad.

“La conexión entre arte y tecnología y la interacción de sus procesos, ofrece nuevas miradas hacia un sistema productivo estancado”

¿En qué medida puede la moda impulsar otros sectores?

La moda siempre ha sido un sector pionero, en parte por su temporalidad, que exige una fuerte conexión con la sociedad contemporánea y a la vez ha de apostar por una constante creación de nuevas propuestas. Aun así, el sector se mantiene fiel a un sistema de producción, que requiere muchos pasos y muchos intermediarios, incluso para una empresa pequeña. La manufactura urbana se ofrece como una solución sostenible que puede implicar el desarrollo de productos en una sola localización. La vuelta a la fabricación local genera muchos nuevos impulsos para una sociedad globalizada, digitalizada y desconectada. Estamos viendo como muchos de nuestros antiguos alumnos, después de haber trabajado en marcas globales, se instalan en sus propios estudios para desarrollar valientes iniciativas.

10 ideas premiadas. ¿Qué comparten estas ideas? 

Todos los proyectos buscan redefinir el modelo heredado de la producción industrial de la moda y explorar nuevas áreas de investigación, con el objetivo de encontrar soluciones de manufactura urbana para procesos de producción de moda más sostenibles e inteligentes.

¿Qué proyecto destacaría?

Me interesan mucho los proyectos que exploran de forma transversal, inventado nuevos procesos, integrando sistemas, tecnologías y materiales tanto naturales como digitales. Me merecen especial atención los proyectos más abiertos en sus objetivos y aspiraciones tangibles, como es el proyecto de la jovencísima Ganit Goldstein. Ya en su corta pero intensa trayectoria ha mostrado su interés por la experimentación con tecnologías emergentes desde un punto de vista filosófico, que es algo que me parece fundamental. Opino que la moda será parte de un proceso de redefinición del diseño que provocará un cambio de paradigma en muchos sentidos. Para ello, es necesario crear nuevos balances entre ideas fundamentales que forman parte de nuestras vidas: el origen y el futuro, la tradición y la innovación, lo natural y lo digital, lo local y lo global, etc. Considero que no podemos, ni debemos perder el conocimiento del origen de las cosas, sino sumar y crear nuevos lenguajes y herramientas que integren de una forma inteligente y ética todos los conceptos para alentar el futuro del diseño.

“La moda será parte de un proceso de redefinición del diseño que provocará un cambio de paradigma en muchos sentidos”

¿Están previstas próximas ediciones del programa? Es decir, ¿será un programa con continuidad?

Eso es algo que todavía no sabemos. Este proyecto es de largo recorrido, finalizará en 2022 y esperamos que haya más ediciones. Es una iniciativa pionera y necesaria para provocar nuevas reflexiones, nuevos procesos y para dar facilidades y visibilidad a nuevos profesionales en el ámbito de la moda.

¿Qué balance hace del encuentro Fashion and Technology Summit?

Para el IED ha sido importante formar parte de este proyecto de investigación pionero, dentro de la programación oficial de la Mercedes Benz Fashion Week. Nos parecía interesante integrar la investigación y las ideas que afectarán al futuro del sector dentro de un programa de una Fashion Week. Creemos importante incluir una mirada más lejana, más allá de las propuestas y tendencias de la próxima temporada. La investigación suele ser poco accesible para el público, y en IED queremos abrir una pequeña ventana a los desarrollos del futuro, a través de nuestro espacio IED REC.  Rethink Fashion ha servido como una sesión de reflexión colectiva, entre los miembros de la comunidad del proyecto Re-FREAM, sus tecnólogos y artistas ganadores. Además, hemos comunicado la segunda convocatoria que se abrirá en julio. Se trata de una oportunidad excepcional para colaborar con científicos, ingenieros y desarrolladores, además de tener acceso a las más avanzados tecnologías pertenecientes a los laboratorios más prestigiosos del mundo. Todo ello facilitado por una aportación económica de 55.000 euros, que recibe cada artista ganador. Esperamos poder tener aplicantes del sector de la moda español y así poder reforzar la innovación en moda en nuestro país. También ha sido un punto de partida para nuestro último proyecto: IED Fashion Maker Space, un laboratorio modelo Fab Lab, diseñado y pensado para el sector de la moda, que se abrirá en 2021 en IED Madrid.

“Creo mucho en lo colectivo y colaborativo, lo compartido adquiere mayor valor y tiene mayor impacto”

Desde su punto de vista, ¿cómo ve el futuro de la moda? 

La evolución en cuanto a producto se esté desarrollando hacia los nuevos textiles, por supuesto más sostenibles, pero también más inteligentes y asociados a nuevos procesos productivos, urbanos, digitales y/o artesanales. Por otra parte, existe una fuerte demanda por nuevos conceptos de uso, como el renting, sharing…, que exigen y producen nuevos modelos de negocio. Pero quizás lo más urgente será el cambio de paradigma referente al consumo masivo e irresponsable. Es necesario repensar nuestra forma de consumir y poner en duda las falsas necesidades que la sobreoferta de marcas y productos provoca.

María Cano Rico

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo