El Instituto San Telmo muestra la situación de la mujer noruega en la alta dirección

En el marco de la Cátedra Mujer, Empresa y Sociedad, el Instituto Internacional San Telmo organizó este lunes el encuentro ‘Women Career Advancement. Perspectivas internacionales y lecciones desde Noruega y España’, con el fin de extraer aprendizajes del modelo noruego y determinar cuál es la situación en España.

Concretamente, Noruega representa un punto de referencia en cuanto a la diversidad de género, ya que tiene la mayor representación del mundo de mujeres en sus consejos de administración. En 2003, el país nórdico aprobó su controvertida Ley de cuotas, instando a todos los consejos de administración de las empresas cotizadas a tener una representación de al menos un 40% tanto de hombres como de mujeres. Para analizar esta situación acudió el Dr. Morten Huse, Doctor en Economía por la NHH (Norwegian School of Economics and Business Administration) y académico de gran prestigio y referencia mundial en “Consejos de Administración” y “Mujeres en Órganos de Gobierno”.

Respecto a España, fue el segundo país europeo en aprobar una ley de igualdad de género, la Ley de Igualdad de 2007, con el objetivo de aumentar la participación de las mujeres en todas las organizaciones públicas y privadas. Amando de Miguel, ‎Catedrático emérito de Sociología de la Universidad Complutense, escritor y colaborador habitual en los medios de comunicación, fue el encargado dar su perspectiva sobre la situación española.

A lo largo del encuentro, presentado por la directora de la Cátedra, Brita Hektoen Wergeland, ambos ponentes dieron su opinión sobre la situación de la mujer en cada uno de los países, y plantearon sus propuestas para incrementar la cifra en los consejos de administración.

Así, el Dr. Morten Huse, destacó que se necesitan argumentos sólidos si se buscan argumentos sostenibles. “En muchos países no se aborda la problemática de forma correcta”. Además, detalló que las cuotas han sido importantes pero una ley de cuotas no es suficiente, ya que puede tener efectos secundarios y necesita de instrumentos adicionales. “No estoy a favor de una cuota porque no puedo encontrar razones positivas. Me gusta apoyar a las mujeres individualmente”, confesó.

Morten Huse concluyó su ponencia incidiendo en que se necesita un cambio de mentalidad. “Existen muy pocas mujeres y hombres que intenten cambiar la sociedad para que haya más mujeres en cargos directivos”, subrayó.

Por su parte, Amando de Miguel también dio su opinión sobre el sistema de cuotas señalando que “a la larga resulta ineficaz y hasta inmoral”. Además, señaló que “las mujeres encuentran más dificultades para encontrar y mantener un trabajo satisfactorio”.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo