Innovación social en el trabajo autónomo

Para UPTA Andalucía, hablar de Innovación social, desde un punto de vista teórico, resulta complicado, ya que se presenta como un concepto amplio y multidisciplinar que ha pasado, en poco tiempo, de ser una noción emergente y secundaria a ocupar una posición relevante en el discurso político-social debido al cambio que hemos sufrido los últimos años. Ha sido la crisis económica y financiera la que ha acelerado este proceso: los problemas sociales y medioambientales han puesto de manifiesto y estimulado a la vez, la necesidad de emprender acciones que aporten soluciones novedosas, al mismo tiempo que presenten rasgos de tipo social.

Innovaciones Sociales son aquellas que no solo son buenas para la sociedad, sino que mejoran la capacidad de actuación de las personas. Se basan en la creatividad de los ciudadanos, las organizaciones de la sociedad civil, las comunidades locales o las empresas. Son una oportunidad tanto para el sector público como para los mercados, de modo que los productos y servicios satisfacen las aspiraciones individuales y colectivas. Por tanto, atendiendo a esta definición, cualquier fórmula jurídica empresarial puede ser empresa social, ya que la calificación atiende a los fines y prácticas de la misma y no exclusivamente al formato empresarial elegido.

En cuanto a las oportunidades de empleo en la innovación social y las tecnologías, y en el ámbito del trabajo autónomo, “haberlas haylas”, más de las que podríamos imaginar. En este sentido, tenemos que poner en valor la labor que la Junta de Andalucía está llevando a cabo en la materia, apostando por un nuevo modelo basado en el emprendimiento social. Así se constata en toda la planificación económica y jurídica tal y como se refleja en la Agenda por el Empleo, la ECA o la RIS3, y en nuestra esfera, especialmente el PATA. Ello se traduce en normas y políticas tangibles como la Ley Andaluza de Fomento del Emprendimiento, el más claro exponente de esta apuesta del Gobierno y el Parlamento andaluz.

Estas prácticas de innovación social son fomentadas por UPTA Andalucía en su sentido más amplio. De hecho, en nuestro seno, estamos organizados por sectores de actividad y por Secciones, existiendo la Sección Juvenil, con representación en el Consejo Andaluz de la Juventud, Sección Personas con Discapacidad, Sección de la Mujer y Sección Social, a través de las cuales fomentamos el emprendimiento Social como generador de Empleo y riqueza en Andalucía.

Los Premios Coraje de l@s Autónom@s andaluces, único reconocimiento al trabajo autónomo propiamente dicho, que otorga UPTA Andalucía con la subvención de la Consejería de Presidencia, Administración Local y Memoria Democrática, y que este año ya en su III Edición, pone de manifiesto un gran número de experiencias de emprendimiento social a través del trabajo autónomo en Andalucía. Con esto, pretendemos dar a conocer estas iniciativas y poner en valor nuestra cultura emprendedora y trabajo de calidad, generación de riqueza, empleo y autoempleo, diversidad e interculturalidad, así como su trascendencia e impacto económico y social y que en Andalucía se emprende y genera empleo en actividades de valor añadido social y medioambientalmente sostenibles, comprometidas, con proyección de futuro y de alto valor añadido.

Inés Mazuela Rosado

Secretaria General de UPTA-A

@InesMazuelaRo

Artículo incluido en el número de noviembre de la revista Agenda de la Empresa

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo