Municipalismo y trabajo autónomo

En la actualidad, Andalucía cuenta con más de medio millón de trabajadoras y trabajadores autónomos en todo el territorio. Representan el 96,35% del tejido productivo de la comunidad y generan 800.000 empleos directos, por lo que somos los principales generadores de empleo y riqueza. Y a pesar de las muchas dificultades por las que ha atravesado, y atraviesa, este colectivo, en los últimos años el número de autónomos aumenta y su evolución sería aun mayor si no se contabilizara el alto porcentaje de bajas, especialmente, por cierre de negocios tradicionales.

El trabajo autónomo y la microempresa no deben ser analizados únicamente como un fenómeno económico y productivo; estas actividades son, sobre todo, urbanismo, dinamización social, cultura… son parte de la vida cotidiana, formas de “hacer ciudad, barrio, pueblo”. Si bien las actividades que pudieran ser consideradas más molestas o insalubres es lógico que vayan progresivamente abandonando los centros urbanos para establecerse en zonas industriales, este vacío debe ser cubierto por las muchas actividades profesionales o comerciales que ofrecen vida a la ciudad, servicios a sus vecinos y, de este modo, evitar su desertización; son actividades que producen cultura o que generan ocio, así como turismo o atención a las personas y familias.

La conciliación de la actividad económica y vecinal es un objetivo que ha permitido la evolución de las más modernas ciudades y la consolidación de un entorno urbano próspero y con vitalidad. Y la capacidad de generación de empleo y actividad que tiene el trabajo autónomo tendrá más recorrido si desde el ámbito municipal se abordan políticas adecuadas para promocionar su desarrollo.
La administración local es la más cercana a los ciudadanos y, por tanto, a los trabajadores y trabajadoras autónomos o a aquellas personas que desean serlo y tienen un proyecto emprendedor. En este sentido, sus políticas deben acercar a los autónomos, autónomas y profesionales a la actividad vital de la localidad y es mucho lo que desde los ayuntamientos se puede hacer por uno de los colectivos más importantes para nuestro desarrollo económico, social, local, urbano, rural. Por todo ello, ante las próximas elecciones municipales, presentamos nuestras ideas, propuestas y recomendaciones de actuación local, que esperamos puedan ser incorporadas a los programas electorales municipales de los grupos políticos que presentan sus candidaturas a las mismas y promuevan un debate ciudadano sobre estas materias, haciendo que este debate del estado del trabajo autónomo en los municipios andaluces ocupe el lugar que le corresponde y anime a la participación de las trabajadoras y trabajadores autónomos en el proceso electoral municipal.

Medidas que recogen tanto programas de actuación de carácter general como sectoriales, en especial, en aquellas actividades que tienen una mayor incidencia en lo local, como el comercio de proximidad, la hostelería y el turismo, la construcción y el transporte y la cultura y la artesanía. Todo ello con la finalidad de hacer entender los ayuntamientos como pieza clave del emprendimiento y el trabajo autónomo, que, como decimos, son los que dan sentido y vida a los pueblos y ciudades de Andalucía y conforman su paisanaje, que los debe hacer únicos frente a otros. Y esto, debe hacerse ineludiblemente con la participación de los trabajadores y trabajadoras autónomos en la planificación del modelo de ciudad, así como en la toma de decisiones que afecten a la actividad social y económica.

Inés Mazuela Rosado | Secretaria General de UPTA-A

@InesMazuelaRo

Artículo incluido en el número de abril de la revista Agenda de la Empresa

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo