#Girl4President, movimiento por la igualdad de las niñas

Logo Plan InternacionalLa organización comprometida con los derechos de la infancia Plan International presenta el movimiento #GIRL4PRESIDENT, liderado por la periodista Ana Rosa Quintana y apoyado por mujeres de diferentes ámbitos, para solicitar un compromiso global que garantice la igualdad de género, el acceso equitativo a una educación primaria y secundaria básica obligatoria, gratuita y de calidad, así como la participación de las niñas en los centros de decisión política.

La presentadora ha anunciado su participación en #GIRL4PRESIDENT, un movimiento impulsado por Plan International para pedir a los líderes mundiales que los derechos de las niñas y adolescentes estén en el centro de las agendas políticas y participen en la toma de decisiones que les afectan, en este año histórico en el que Naciones Unidas ha aprobado los Objetivos de Desarrollo Sostenible hasta 2030.

Mujeres del mundo de la cultura, la comunicación, la política y el deporte, como Elsa Punset, Elena Furiase, Eugenia Silva, Amaia Montero y Lara Álvarez, entre otras, se han sumado a esta iniciativa, enmarcada en la campaña Por Ser Niña de la ONG, en la que destacan la importancia que ha tenido su educación para su desarrollo profesional.

Todas ellas se han sumado a la petición de Plan International para liberar el poder de las niñas y han compartido fotografías de su infancia con unas alas rosas, el símbolo de #GIRL4PRESIDENT, y el recuerdo de quién impulsó su carrera y su vocación cuando eran niñas. Estas fotos se han compartido a través de las redes sociales y la web del movimiento, www.girl4president.es, en la que los usuarios pueden subir sus propias fotos y sumarse a esta iniciativa.

Un millón de adhesiones para liberar el potencial de las niñas

Con #GIRL4PRESIDENT, Plan International busca la implicación de la sociedad y los líderes mundiales y ha lanzado una petición con la que pretende conseguir un millón de adhesiones por la igualdad de oportunidades, el acceso equitativo a una educación primaria y secundaria básica universal, obligatoria, gratuita y de calidad y la participación de las niñas en la toma de decisiones que les afectan. Estas adhesiones se entregarán en los centros de decisión política.

“Plan International insta a las instituciones españolas a ceder espacios para que las niñas y adolescentes puedan dar su voz y su opinión en la toma de decisiones. La participación de las niñas es fundamental para asegurar la inclusión de sus problemas en las políticas”, ha asegurado la directora general de Plan International España, Concha López, para quien “además de tratarse de una cuestión de derechos, invertir en las niñas es inteligente”.

Naciones Unidas ha aprobado en la Cumbre de Desarrollo Sostenible en Nueva York los Objetivos de Desarrollo Sostenible, 17 objetivos que marcarán la agenda de desarrollo para los próximos quince años y que incluyen como meta “lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres”. Plan International considera que la igualdad de género no debe ser solo un objetivo específico, sino un principio transversal que esté presente en todas las metas a alcanzar.

En la actualidad, las niñas sufren una doble discriminación en todo el mundo, por ser mujeres y por ser jóvenes. Plan International insta a los líderes mundiales a demostrar un compromiso para acabar con todas las formas de violencia de género, poner fin a prácticas que violan los derechos de las niñas como el matrimonio infantil forzado o la mutilación genital femenina y garantizar que todas las niñas del mundo puedan completar una educación secundaria de calidad. 

Discriminación de las niñas en el mundo

En los países en desarrollo existe un potencial de 500 millones de niñas, adolescentes y mujeres que podrían y deberían jugar un papel crucial en el desarrollo económico y social de la próxima generación, pero no tienen las oportunidades para acceder a la educación o involucrarse en actividades económicas que les ayuden a tener un futuro digno.

Plan International denuncia que, en el año en el que se han aprobado los Objetivos de Desarrollo Sostenible, todavía hay 62 millones de niñas en edad escolar primaria y secundaria básica que no van a la escuela. Las niñas representan el 55% de los menores de edad sin escolarizar en el sur de Asia, el 65% en el oeste de Asia y el 79% en el norte de África.

Además, las niñas sufren numerosas violaciones de sus derechos que suponen serias barreras a su educación, como el matrimonio infantil forzado, que afectará a 140 millones de niñas hasta 2020 si continúa la tendencia actual, y la mutilación genital femenina, una práctica dañina que han sufrido al menos 125 millones de niñas y mujeres en 29 países de África y Oriente Medio.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo