La generación de valor mediante la contratación pública

La innovación se configura como una de las claves para la creación de empleo, el crecimiento a medio plazo, la productividad y, en definitiva, la mejora de la competitividad. Por ello, la Secretaria de Estado de I+D+i realiza actuaciones que fomentan la innovación tanto en las empresas como en las entidades públicas.

Uno de esos mecanismos sería la compra pública de innovación (CPI), una actuación administrativa de fomento de la creativity-819371_1920-439x294innovación orientada a potenciar el desarrollo de soluciones innovadoras desde el lado de la demanda, a través del instrumento de la contratación pública. Así, se aborda trabajando tanto desde el lado de la demanda, esto es, del gestor público que saca a licitación los contratos de compra pública innovadora, como desde el lado de la oferta, es decir, de las empresas que compiten en las licitaciones, ayudándolas a participar y presentar ofertas innovadoras.

De esta forma, contempla entre sus objetivos la mejora de los servicios públicos mediante la incorporación de bienes o servicios innovadores, el fomento de la innovación empresarial y el impulso a la internacionalización de la innovación empleando el mercado público local como cliente de lanzamiento o referencia.

Dos modalidades

La compra pública de innovación se materializa en dos modalidades de actuación: la compra pública de tecnología innovadora y las compras pre-comerciales.

La compra pública de tecnología innovadora (CPTI), que se incluye en la modalidad de las compras comerciales, consiste en la compra pública de un bien o servicio que no existe en el momento de la compra, pero que puede desarrollarse en un período de tiempo razonable.

Dicha compra requiere el desarrollo de tecnología nueva o mejorada para poder cumplir con los requisitos demandados por el comprador.

La compra pública pre-comercial (CPP) es una contratación de servicios de investigación y desarrollo (I+D), íntegramente remunerada por la entidad contratante, caracterizada porque el comprador público no se reserva los resultados de la I+D para su propio uso en exclusiva, sino que comparte con las empresas los riesgos y beneficios de la I+D necesaria para desarrollar soluciones innovadoras que superen las que hay disponibles en el mercado.

Pero, ¿por qué comprar innovación?

La adquisición de bienes, obras y servicios innovadores desempeña un papel crucial en la mejora de la eficiencia y la calidad de los servicios públicos, al tiempo que es un importante instrumento para dar respuesta a desafíos fundamentales para la sociedad.

La contratación pública tiende a obtener la mejor relación calidad-precio en las inversiones públicas, pero es asimismo un instrumento idóneo para la implementación de políticas medioambientales y sociales de interés público. Por su parte, la compra pública de innovación impulsa la mejora de los servicios públicos mediante la incorporación de bienes o servicios innovadores y contribuye al crecimiento económico inteligente, sostenible e integrador.

Esto significa apostar por el conocimiento y la innovación como impulsores de nuestro crecimiento futuro.

Para ello, resulta imprescindible consolidar los resultados de la investigación, promover la innovación y la transferencia de conocimientos y asegurarse de que las ideas innovadoras puedan convertirse en nuevos productos y servicios que generen crecimiento y empleos de calidad, y que ayuden a afrontar los retos derivados de los cambios sociales.

Las pymes, un papel principal

La Directiva 2014/24/UE recoge, en el desarrollo de la Comunicación de la Comisión ‘Small Business Act for Europe’, entre sus principales objetivos para un uso estratégico de la contratación, el de facilitar la participación de las pymes en el mercado de las compras públicas y, para ello, se propone, incluso, adaptar la contratación pública a sus necesidades.

Para promover la participación de las pymes en los procedimientos de compra pública, se destacan algunas medidas como potenciar los mecanismos de publicidad, implementar programas de divulgación y capacitación, impulsar foros de demanda pública, desagregar los grandes contratos en distintos paquetes o lotes, incentivar la cooperación y la subcontratación en los procedimientos de licitación innovadores, favorecer las relaciones entre las pymes innovadoras y las grandes empresas, así como la cooperación transfronteriza entre pymes innovadoras y desarrollar las reservas de contratos de pymes innovadoras previsto en la Disposición Final Quinta del Texto Refundido de la Ley de Contratos del Sector Público.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo