“Somos una fundación cuya principal materia prima es el talento”

EMMA FERNÁNDEZ. FUNDACIÓN ASTI

Especialista en estrategia, innovación y gestión de personas aplicadas a la tecnología, Emma Fernández es desde enero de 2020 la vicepresidenta de la Fundación ASTI, “entidad que nació en 2017 de la toma de consciencia de las oportunidades y también de los importantes desafíos de la era de la transformación digital, sabiendo que muchos puestos de trabajo desaparecerían y otros nuevos se crearían y que la clave de esta transición sostenible está y estará en la educación de nuestros jóvenes y la formación en el empleo mediante el desarrollo del talento y la tecnología”, da a conocer.

Y partiendo de esta filosofía, Emma ha explicado que la Fundación ASTI tiene actualmente dos programas, STEM Talent Girl, que busca despertar las vocaciones técnicas entre las niñas y jóvenes, y ASTI Robotics Challenge, que es un proyecto que pretende desarrollar las vocaciones STEM y el talento entre los jóvenes a través de una competición donde los participantes han de construir un robot móvil y superar una serie de pruebas.

En el caso del programa STEM Talent Girl, la fundación organiza una serie de actividades e iniciativas con las estudiantes que van desde masterclass con mujeres profesionales STEM de gran relevancia y que sirven de referente para las jóvenes, y talleres, seminarios y visitas mediante las que aprenden cómo se trabajan en determinadas áreas tecnológicas y científicas.

Y es que Emma ha señalado que es primordial hacer entender a la sociedad y a los más jóvenes como contribuye el ámbito STEM al bienestar de la sociedad. “No se trata solo de hablar de matemáticas, estadística, programación o ingeniería. Se trata de recordar que estas materias están detrás de los avances en salud, que son necesarias para mejorar la eficiencia energética y para encontrar soluciones en la lucha contra el cambio climático, por ejemplo. Incluso en otras profesiones, como abogado o economista, estamos obligados a entender el impacto de la Inteligencia Artificial”, ha indicado Emma, subrayando que “también conviene recordar a los más jóvenes que este ámbito de conocimiento requiere esfuerzo, pero tiene impacto a la hora de encontrar y mantener empleo de calidad. En la Unión Europea hay casi un millón de empleos que no están cubiertos porque faltan profesionales preparados en estas materias”.

“No hay empresa sin empresario”

Emma es una mujer muy activa y positiva, que disfruta con todo lo que hace y le gusta relacionarse, escuchar distintas opiniones y conocer cosas nuevas. Como miembro del patronato, la principal función de Emma es velar por la sostenibilidad de la fundación y definir, junto con el resto de los patronos, la estrategia, objetivos y planes de acción. Además, como vicepresidenta contribuye a su visibilidad, así como a mejorar las relaciones con sus aliados y a impulsar los proyectos, “en especial STEM Talent Girl, con el que me siento particularmente identificada por mi condición de ingeniera”, confiesa.

Sobre su posición de primer nivel en una empresa familiar, Emma ha comentado que “no hay empresa sin empresario. Esta obviedad a veces se nos olvida. Mi experiencia profesional ha estado muy vinculada a empresas de propiedad distribuida, donde el consejo de administración y el equipo directivo son los responsables de realizar la función empresarial y de impulsar el espíritu emprendedor en una organización grande y compleja. Es muy importante que, a medida que las compañías crecen, se mantenga la capacidad de innovar y la orientación al mercado y al cliente”, ha comentado Emma, recalcando que en ASTI, como empresa familiar, estoy viviendo un proceso diferente y muy enriquecedor. Verónica Pascual es una emprendedora y empresaria que está liderando con éxito un proyecto empresarial en un sector complejo como la robótica. Es consciente de los retos y de la necesidad de mantener las esencias a medida que la compañía crece y se convierte en una de esas organizaciones más complejas. Por eso, para mí es una satisfacción poder compartir mi experiencia y contribuir al desarrollo de la compañía y de su equipo directivo”.

“La Fundación ASTI nace para contribuir a un futuro mejor”

Emma estudió ingeniería de telecomunicaciones y un MBA en el IE y antes de llegar a la Fundación ASTI, trabajó en empresas como Alcatel -ahora Nokia-, Telefónica e Indra donde llegó a ser directora general y miembro del Comité de Dirección.

En la actualidad, además, asesora a compañías en su transformación digital y es consejera independiente de Metrovacesa, Ezentis, Axway y ASTI Mobile Robotics. Además, colabora muy activamente con organizaciones dedicadas a introducir un cambio relevante en la sociedad.

A la Fundación ASTI se incorporó en 2017, año en el que nació. Y sobre el nacimiento de la Fundación, Emma ha comentado que en ASTI “somos conscientes de que, además de nuestra contribución a la creación de empleo de calidad y a la satisfacción de nuestros clientes, debemos apoyar el desarrollo de otros colectivos. Somos una empresa cuya principal materia prima es el talento. Es por eso por lo que, en 2017, se crea la Fundación ASTI con el objetivo de impulsar la tecnología y la robótica entre los más jóvenes y, sobre todo, entre las niñas. La Fundación ASTI nace para contribuir a un futuro mejor, con mayor empleabilidad para nuestros niños y niñas, para ayudar a que estén preparados y puedan tomar decisiones de carrera profesional con más conocimiento. De esta forma y, si es de su agrado, podrán aprovechar mejor las oportunidades que ofrece la tecnología y la automatización. No lo hacemos solos. Hay muchas instituciones y empresas que han decidido sumarse a nuestras iniciativas y acompañarnos en este objetivo de largo plazo”, detalla.

Desde una visión internacional, la Fundación ASTI es una fundación joven. “Hasta ahora nos hemos centrado en España. No obstante, nuestro plan estratégico contempla ampliar nuestra presencia en Francia y en Alemania en los próximos dos años”, destaca.

La robótica, clave para el bienestar de la sociedad

Emma ha añadido que, en general, la robótica y la automatización han contribuido significativamente a mejorar el bienestar de nuestra sociedad de diferentes formas. “Las mejoras de eficiencia y productividad han posibilitado la reducción del precio de numerosos productos, haciéndolos mucho más asequibles para el ciudadano medio. Por otra parte, han contribuido a mejorar las condiciones de trabajo sustituyendo aquellas posiciones de mayor riesgo. En un futuro no muy lejano, las previsiones son que la automatización y la Inteligencia Artificial serán un complemento para el ser humano en casi todas las facetas personales y profesionales. Es, por eso, por lo que tenemos que entender mejor la tecnología y aprender a manejarla. Los cambios tecnológicos están siendo rápidos y es necesario incorporarlos con agilidad y rapidez. La formación continua está siendo una de las dinámicas que mejor define a la sociedad actual y es una tendencia que está aquí para quedarse”, comenta.

Y más allá del trabajo, Emma ha revelado que está orgullosa de su familia y considera que cuenta con buenos amigos. Además, tiene muchos hobbies. “Me gusta la música en directo y asistir a conciertos. Soy un poco ecléctica: voy al Auditorio y al Teatro Real, pero tambien a la sala Riviera y a But. También disfruto paseando con una cámara de fotos en la mano y recogiendo instantáneas de la realidad más cercana. Me desconecto en Cantabria, mirando al mar”, confiesa.

Respecto a sus próximos proyectos, Emma ha indicado que además de su actividad profesional, su principal proyecto a corto plazo y medio plazo es contribuir a que la Fundación ASTI alcance sus objetivos y se confirme como un referente en el impulso del talento STEM en asociación con otros agentes de nuestro país. “En ASTI estamos convencidos de que para alcanzar nuestros objetivos necesitamos sumar con aquellos que comparten nuestra visión y establecer alianzas sólidas y de largo plazo. Por ello, estamos reforzando nuestro proyecto para hacerlo más atractivo, poniendo en valor los resultados alcanzados hasta ahora y estableciendo nuevos objetivos”, concluye.

María Cano Rico

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo