Elena Borrego. Asociación de Empresarias de Salamanca

“Con motivo de la celebración del Día de la Mujer, AESAL organiza un encuentro con una empresaria de destacada trayectoria en la provincia, con el objetivo de dar visibilidad a las mujeres empresarias y compartir experiencias”

Hemos logrado dar pasos y se ha logrado dotar de mayor visibilidad a la mujer como empresaria, profesional y como directiva. Pero todavía queda mucho para alcanzar la igualdad plena, para lograr un reconocimiento de nuestro valor profesional y nuestra aportación al mundo empresarial. La verdadera incorporación de la mujer al sector empresarial y como profesionales directivas acaba chocando siempre con el techo de cristal de la maternidad y el problema de la conciliación familiar. Todavía no hay una conciencia de la corresponsabilidad en la educación de los hijos, y eso acaba frenando la proyección profesional de muchas mujeres. No podemos olvidar que la mayoría de las mujeres crean sus empresas bajo la fórmula de autónomo y, por eso, es tan importante seguir celebrando este día, con el que se inició el reconocimiento de la mujer en el mundo laboral y la conquista de nuestros derechos, y al que nosotras nos sumamos desde nuestra fundación hace ya casi veinte años. Con motivo de la celebración del Día de la Mujer, AESAL organiza un encuentro con una empresaria de destacada trayectoria en la provincia, con el objetivo de dar visibilidad a las mujeres empresarias y compartir experiencias.

Crear una empresa en España es difícil, tanto si eres un hombre como una mujer, porque sigue habiendo muchas trabas para los emprendedores y los primeros años de trayectoria de una empresa son muy duros. A nuestro juicio, uno de los principales problemas es un exceso de burocracia que acaba ralentizando la puesta en marcha de tu negocio. Pasan meses hasta que terminas el papeleo y consigues tener todo en regla para iniciar tu actividad. Además, no se cuenta con suficientes ayudas para dar esos primeros pasos y el acceso a la financiación es más difícil en caso de ser mujer. A las trabas administrativas y del mercado se añade, además, la lucha contra estereotipos, que tradicionalmente han situado a la mujer como personas poco constantes o incapaces de asumir la presión de llevar un negocio, lo que genera que conseguir un crédito para iniciar nuestra empresa sea más difícil.

Y aún es más difícil si se pretende crear el negocio en un pueblo, la falta de servicios e infraestructuras ya que supone una traba añadida a todas la que ya hemos mencionado.

Elena Borrego

Presidenta de la Asociación de empresarias de Salamanca (AESAL)

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo