“Mi trabajo forma parte de mi proyecto de vida y es un reto personal”

CONSUELO PÉREZ. QBIC LA MORALEJA Y BRAINS NURSERY SCHOOL MADRID

Consuelo Pérez es la fundadora de Qbic la Moraleja y directora general de Brains Nursery School Madrid. Cuenta con una trayectoria laboral ligada desde siempre al mundo de la empresa, en especial a los procesos de trabajo, organización, gestión de equipos y marketing.

Consuelo ha trabajado en diferentes sectores. En 2004 llegó -tal y como describe- su gran reto en la vida tras el fallecimiento de su pareja, Manuel Sánchez, fundador de las Escuelas infantiles y colegios BRAINS. “En primer lugar, a titulo personal, al tener que afrontar sola la maternidad, y, en segundo lugar, en lo profesional, al tener que asumir la enorme responsabilidad, impuesta por la vida, de mantener y mejorar día a día un proyecto educativo de reconocido prestigio como era y es Brains Nursery School Madrid”, explica.

¿Podría hablarnos del proyecto educativo de Brains Nursery School Madrid?

Nuestras escuelas desarrollan un proyecto educativo cuyo objetivo es que nuestros alumnos alcancen el éxito escolar teniendo en cuenta las diferencias individuales de cada uno de ellos, y que les permita sacar lo mejor de ellos mismos. Esto lo conseguimos con una atención absolutamente individualizada que nos permite conocer perfectamente a cada uno de nuestros niños y niñas, sus potencialidades y capacidades y si es necesario, detectar lo antes posible aquellos aspectos en los que se puede presentar alguna dificultad en su desarrollo. A partir de ahí, establecemos unas pautas de trabajo para conseguir que todos nuestros alumnos puedan dar lo mejor de sí mismos y con ello logren alcanzar el objetivo de obtener los mejores resultados. Si tuviera que destacar en pocas palabras los pilares fundamentales de nuestras escuelas hablaría de esa atención individualizada, de la afectividad como eje sobre el que gira nuestro modelo de aprendizaje, de educación emocional y de la importancia del aprendizaje temprano de idiomas. Somos la única escuela infantil de Europa que logra que todos sus alumnos certifiquen su nivel de ingles a través de una institución del prestigio de Trinity College London en su nivel A-1 con cuatro años y en su nivel A-2 con cinco años.

¿Podría hablarnos de la metodología utilizada en Brains Nursery School Madrid?

Nuestra metodología se asienta sobre los principios de estimulación temprana, observación, imitación, experimentación y el juego, por lo que damos especial protagonismo a las experiencias motrices y sensoriales, en la etapa de cero a dos años. En el segundo ciclo, de tres a seis años, los contenidos y conocimientos que presentamos buscan conseguir el llamado aprendizaje significativo basándonos en el desarrollo de competencias, por lo que nuestra metodología  ofrece a los niños la oportunidad de desarrollar su pensamiento investigando, por intuición, relacionándolo con sus experiencias y conocimientos, trabajando de forma colaborativa y por proyectos… Nuestro objetivo es que consigan los mejores resultados en su aprendizaje facilitando así su éxito escolar en etapas posteriores además de unas sólidas bases emocionales contando con  nuestro Programa BNS de desarrollo de la educación emocional y valores.

En cuanto a la adquisición de idiomas, en cero y un año, la estimulación neuronal multilingüe va a permitir y facilitar el que el oído de los más pequeños no pierda la capacidad de adaptarse a las frecuencias auditivas de diferentes idiomas facilitando así su aprendizaje posterior, a la vez que desarrollan el español. A los  dos años iniciamos el programa en inglés en el que gracias a nuestra metodología el alumnado logra hablar espontáneamente un segundo idioma (inglés) antes de los cinco años y se inician en un tercer idioma con tres años.

¿Cuál ha sido su evolución a lo largo de estos 16 años?

Como dije anteriormente, inicié mi andadura en el mundo de la educación por una responsabilidad adquirida por mis circunstancias personales. 16 años después, considero que mi trabajo forma parte de mi proyecto de vida y es un reto personal del que disfruto día a día. Esto no lo hubiera podido conseguir sin desarrollar un liderazgo participativo, basado en la transparencia en la comunicación en todos los niveles, en potenciar en mi equipo la creatividad y la conciencia del servicio a las familias como elemento esencial en nuestras escuelas.

¿Qué servicios ofrecen desde Brains Nursery School?

Además de un proyecto educativo completamente diferencial y que se adapta a las necesidades de cada alumno, ofrecemos una variedad de servicios que va más allá de los tradicionales de comedor, aumento de horario y extraescolares. Entendemos que jugamos un papel fundamental en la conciliación de la vida familiar y profesional de nuestras familias y, por eso, entre otras razones, hemos optado por integrar nuestra escuela en un complejo, Qbic La Moraleja, que ofrece todo tipo de servicios y actividades para facilitar dicha conciliación.

¿Podría hablarnos del perfil de sus alumnos y familias?

Nuestras escuelas acogen niños y niñas desde cuatro meses a los seis años, y ese es uno de nuestros elementos diferenciales. Son muy pocas las escuelas infantiles que tienen alumnos de segundo ciclo de educación infantil (tres, cuatro y cinco años). Nosotros apostamos decididamente por ello por las ventajas que ofrecemos, al disponer, a diferencia de los colegios, de un proyecto centrado totalmente en sus necesidades y de instalaciones exclusivas para esas edades perfectamente adaptadas a ellos. Nuestras familias buscan una escuela honesta, coherente y que adquiera un compromiso real y riguroso con la educación de los niños en edades tempranas. Además, son muy conscientes de la importancia que va a suponer para sus hijos en el futuro haberse incorporado pronto a un proyecto de calidad como el nuestro en el que ellos son los únicos protagonistas.

¿Qué importancia dan desde Brains Nursery School Madrid a la nutrición y el deporte?

Son dos elementos fundamentales en la vida de las personas y, por tanto, deben trabajarse desde los primeros años de vida. En nuestras escuelas nos preocupamos de establecer unos hábitos alimenticios sanos y enseñamos a las familias a ponerlos en práctica en casa y sobre todo a transmitírselos a sus hijos. A nivel interno, la comida se elabora diariamente en nuestras cocinas siguiendo un menú cuidadosamente supervisado, adaptado a los más pequeños y teniendo en cuenta cualquier tipo de dieta y/o alergia. Como elemento diferencial de nuestras escuelas y para apoyar al máximo todo lo anterior, nuestros alumnos comen en sus propias aulas acompañados por su profesora, casi como si de una “clase” más se tratara.

Por su parte, el deporte es, desde la fundación de nuestras escuelas, un elemento esencial del proyecto educativo, y en estas edades está intrínsecamente ligado a la psicomotricidad. Los movimientos corporales posibilitan al niño relacionarse con su entorno y a la vez desarrollar su cuerpo y su mente. Por ello, contamos con amplias zonas de juego, gimnasio, aulas sensoriales, etc. completamente diseñadas y adaptadas a estas edades.

¿Qué importancia dan a la integración de las nuevas tecnologías en la educación?

Es evidente que hoy en día juegan un papel muy importante, pero en mi opinión no hay que perder de vista que son simplemente una herramienta. Hay cierta tendencia a considerarlas un fin en sí mismo y creo que es un error. Nosotras partimos de la importancia de nuestro proyecto y del papel protagonista que en estas edades deben de tener los educadores y profesores y luego ponemos esas herramientas al servicio de los anteriores.

Hace apenas un año fundó Qbic La Moraleja. ¿Con qué objetivo nace?

Qbic La Moraleja nace como un proyecto de empresa integrador y a nivel físico como un espacio multidisciplinar ideal para el desarrollo de actividades profesionales relacionadas con el ámbito de la educación, la formación, la salud, el bienestar y el deporte. Queremos contribuir a la mejora de la vida de las personas consiguiendo equilibrar mejor el tiempo de nuestras familias y alumnos para conciliar la vida personal y profesional. Es un complejo que ofrece actividades y servicios tanto para los adultos, como para las familias y para los niños.

Está situado en un marco incomparable, la Moraleja, rodeado de los mejores colegios privados de la Comunidad de Madrid y ofrece espacios desde 20 m2 hasta 420 m2, lo que permite a las empresas una flexibilidad y adecuación a sus necesidades única en el mercado. Esto permite que se desarrollen en nuestras instalaciones actividades tan diversas como coaching personal, ejecutivo y deportivo, actividades acuáticas para niños y adultos, fisioterapia, logopedia, psicología, música, pádel, etc.

¿Cómo ve el futuro de la educación?

La sociedad de hoy requiere de personas más y mejor formadas, versátiles, polivalentes y capaces de buscar soluciones a problemas que hace solo unos años ni nos planteábamos. Muchos de mis alumnos van a desarrollar su futuro profesional en actividades que hoy ni conocemos, y eso exige un cambio radical en la educación. En primer lugar, debe primar sin duda todo lo relacionado con las competencias por encima de los conocimientos memorísticos tradicionales, como desgraciadamente ocurre todavía actualmente. En segundo lugar, debe incrementarse exponencialmente el ámbito de la educación emocional. La gestión de las emociones en un mundo imprevisible en el que no van a existir certezas y donde el cambio va a jugar un papel fundamental, debe de tener un papel protagonista en la formación de nuestros alumnos. A esto debemos unirle la capacidad de aprender a aprender, la autonomía, la iniciativa personal y, por supuesto, no olvidar otras tan importantes como la competencia lingüística y matemática, además del dominio de diferentes lenguas.

¿Qué proyectos tiene a corto y largo plazo?

Por supuesto, continuar desarrollando y mejorando mis escuelas continuamente. Esa ha sido la clave de nuestro éxito y tengo claro que lo va a seguir siendo en el futuro. Además, voy a continuar defendiendo con toda mi fuerza la importancia que tiene la educación infantil y lo que aporta a la sociedad. También el papel que en este ámbito jugamos las escuelas infantiles de cero a seis años, ya que ofrecemos una especialización y una exclusividad que está fuera del alcance de los colegios. Junto a ello, y plenamente convencida de que desarrollamos un proyecto de calidad enormemente diferencial, no descarto crecer e implantarlo en algunas zonas donde nos lo están demandando. He dedicado mi vida a este proyecto y mi sueño es que crezca y tenga continuidad en el futuro. Estoy convencida de que va a ser así.

María Cano Rico

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo