“Contamos historias sostenibles de cada prenda”

Clō stories es una marca sostenible creada y diseñada por Ariadna y Alba. Ambas se conocieron estudiando diseño y, al acabar la carrera, cada una cogió experiencia en el sector, tanto en España como en Estados Unidos. Alba trabajó en la marca “threeASFOUR”, Nueva York y después siguió en Barcelona en el slow market y en el mass market, siempre encarada en el diseño circular. Por su parte, Ariadna empezó diseñando complementos para, después, coger experiencia en el mass market y, así, acabar diseñando colecciones completas para marcas más pequeñas en el slow market. Hace un año unieron sus conocimientos y sus inquietudes para crear su propia marca.

¿Por qué Clō stories?

Clō viene de la palabra inglesa cloth, ropa, y stories, de historias. Somos una marca que hablamos con nuestra ropa, contamos historias sostenibles de cada prenda.

¿Dónde vendéis las colecciones? ¿Tenéis tiendas propias?

Nuestras colecciónes las vendemos a través de nuestra web y en webs externas como la española Zatro, la americana Garmentory o la sueca Tictail. También se pueden encontrar nuestros productos en tiendas “Concept Store” de Barcelona, Lisboa, Berlin, Madrid, Italia… Nuestro público es internacional y de momento no tenemos tienda, pero no nos cerramos ninguna puerta y estamos abiertas a todos las oportunidades y nuevos proyectos que puedan surgir.

¿Cómo definiríais a los clientes de Clō stories?

Nuestra mujer es cosmopolita, siente un gran interés por la sostenibilidad, con todo lo que consume y con el producto lleva puesto, le gusta el arte, el cine y viajar. Siente curiosidad por el conocimiento y lo nuevo. Está muy conectada en las redes sociales y se preocupa por el medioambiente.

La marca apuesta por crear productos sostenibles usando materiales reciclados y de proximidad. ¿Por qué tomasteis esta decisión? ¿Qué tipo de materiales son los que más utilizáis?

Conscientes del impacto medioambiental de la industria, apostamos por crear productos sostenibles usando materiales reciclados y de proximidad y evitando en todo lo posible el uso de materiales plásticos. Los bañadores contienen poliamida reciclada y todo el packaging y etiquetas es reciclado. Por lo tanto, aprovechamos los residuos ya desechos y, así, evitamos generar nuevos residuos al planeta. Nuestros objetivo es llegar a una sostenibilidad total.

¿En qué os inspiráis a la hora de crear vuestras colecciones? ¿Qué características definen a vuestras colecciones?

Clō engloba lo natural y sostenible y el diseño se adapta al cuerpo de la mujer realzando su belleza natural. Todos nuestros colores provienen de la naturaleza: agua, tierra, rocas… predominan los colores cálidos. Al ser mujeres diseñando para mujeres, nos inspiramos en el movimiento global de los derechos de la mujer. En cuerpos naturales sin retoques y que sean modelos cómodos y se adapten bien al cuerpo. Y, como pequeño homenaje, cada uno de los diseños de Clō Stories tiene el nombre de una mujer de la historia que nos ha inspirado y que ha luchado por nuestros derechos: Gabrielle Munter (pintora del expresionismo, fotógrafa) y Simone de Beauvoir (escritora, filósofa y profesora).

¿Qué rango de precios encuentran los clientes?

Los bañadores y bikinis tienen un precio de 130 euros y la colección de punto tiene una media de precio de 90 euros.

Una de vuestras características son los bañadores reversibles, ¿qué ventajas tienen?

Bañadores y bikinis reversibles: te lo puedes poner por la cara lisa o por la cara estampada y así tienes dos opciones de color. Según te apetezca ese día, en el caso de los bikinis puedes llevar la parte de arriba estampada y la de abajo lisa, o todo estampado, son versátiles. Además, gracias a que nuestras prendas son reversibles, potenciamos el slow fashion, otro de los objetivos de la marca.

También habéis lanzado una colección de punto. ¿Cómo ha sido la acogida?

Hemos lanzado una colección de punto, en un diseño hecho en algodón 100% reciclado. El punto acompaña a los bikinis acabando de dar esa comodidad como esencia de Clō. Es un conjunto que puedes llevar en total look o por separado, top y falda, para seguir con la versatilidad que busca la marca. El tricot trabajado está diseñado en punto zig-zag y canalé para darle textura. Además, apuesta por proveedores de proximidad, está realizado en un pueblo cercano a Barcelona.

Y también hemos llevado a cabo un proyecto externo a la marca, una colaboración con una diseñadora de zapatos, Sara Tesouro, que ha decidido lanzar su primera colección sola.

¿Qué retos os habéis marcado para este año?

Ir creciendo poco a poco, fabricando siempre lo que nuestro mercado nos pide, sin producir de más para no generar más residuos, estamos concienciadas con el movimiento slow fashion, así que no hay rebajas porque es un producto de calidad y exclusivo.

Más a corto plazo, estamos cerrando nuevas plataformas online en UK, Madrid, Milán y dos tiendas en Suiza y Ourense.

¿Tenéis pensado ampliar vuestro negocio?

Sí, vamos creciendo poco a poco, cada año más tiendas y plataformas online que están buscando marcas sostenibles y un consumo responsable. Así que nuestro perfil encaja perfectamente en el cambio de mercado que está habiendo, y vamos produciendo lo que el mercado necesita.

La colección ira creciendo y los puntos de venta también. Y tenemos nuevos showrooms en Barcelona, Madrid y Los Ángeles centrados en este tipo de producto para poder llegar a más público que está buscando producto como el nuestro.

Inma Sánchez

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo