Claves del empoderamiento femenino

La Asociación Centro de Dirección de RRHH ha organizado un desayuno para reflexionar con directivas de Recursos Humanos sobre las 3 claves para lograr el empoderamiento femenino en el siglo XXI: educación, empleo y liderazgo. María García Nielsen, CEO de Office Depot, ha contado su experiencia personal como ponente invitada en este ‘Desayuno Cumlaude’, uno de los encuentros con directivos que la asociación celebra trimestralmente para reflexionar sobre temas actuales en la gestión de personas. En esta ocasión, el desayuno ha tenido lugar en la Fundación Pons, con las responsables de RRHH de Aguirre Newman, Alpargatas, Amadeus, Aon, CLH, Dia, Room Mate y Solunion.

Las mujeres contribuyen sólo a un 37% del PIB mundial, se lamenta María García, por lo tanto “tenemos que hacer todavía un esfuerzo tremendo para conseguir un equilibrio”. Es preciso que las posibilidades de acceso a puestos de responsabilidad en la empresa sean iguales para el hombre y la mujer y, por otra parte, es necesario que ambos consideren las responsabilidades del hogar como algo propio. “Hasta que no consigamos que esto sea una realidad, la capacidad de elegir libremente no es real”.

El entorno en España, según coinciden estas directivas, todavía sigue siendo adverso, incluso en empresas hostil, para romper ese techo de cristal y poder acceder a posiciones de poder, hoy todavía vetadas. Según la Ceo de Office Depot, el mundo empresarial está conformado en torno al hombre. Para que el cambio se produzca, “tenemos que trabajar por temas como el de la cuotas o la conciliación, tanto para hombres como para mujeres”. Porque la conciliación sigue siendo femenina. “Personalmente, afirma María García, estoy en un momento muy generoso, de devolver a la Sociedad lo que la experiencia me ha aportado, para que otras mujeres no vivan lo mismo”.

¿Qué significa liderazgo femenino? “Mi posición como líder es asegurarme que la gente entienda que el negocio depende de ellos, y lo que más me conmueve es que están muy involucrados”. “La primera implicada soy yo”, afirma María García Nielsen.

El estilo de liderazgo femenino es más persuasivo y pasa por la escucha; las capacidades empáticas son más acentuadas, así como las habilidades de comunicación interpersonal. Está más dispuesto a compartir información y es un estilo integrador, según han comentado durante este desayuno.

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo