Claudia Marcucetti: "Comencé a escribir y a sentirme feliz"

escritora

Entrevista a la escritora Claudia Marcucetti Pascoli, italiana afincada en México y considerada por la crítica como autora revelación de las letras mexicanas, a raíz de la publicación de ‘Los inválidos’, un thriller intimista, con algo de erotismo -lo justo y muy bien escrito- “que trata sobre la soledad y sobre la imposibilidad de algunos para relacionarse con otros, con marcados tintes existencialistas”, como ha declarado la autora al diario mexicano La Reforma. 

¿Qué recuerdas de ese cambio de residencia a los 13 años de una ciudad italiana de 100.000 habitantes a una urbe latinoamericana con más de 20 millones de habitantes?

Recuerdo perfectamente que fue un 8 de agosto de 1981, porque yo cumplo años el 11 de agosto, y mi mayor preocupación era con quien iba a celebrar mi cumpleaños si no conocía a nadie. Llegué sin hablar español y pasando por una situación difícil ya que mis padres se habían divorciado y yo vivía con mis abuelos. México significaba un cambio, una aventura y el reencuentro con mi madre que ya vivía allá. Celebré mi cumpleaños con los hijos de los amigos de ella, y tuve muy buena acogida porque era la novedad y todos querían presentarme a sus amigos y hermanos. Recuerdo que cuando caminaba por la calle, me sentía en tierra extraña; y por ejemplo, en el colegio usaba notas en italiano y español para poderme comunicar como “quiero ir al baño”. Mis abuelos maternos emigraron a Argentina después de la II Guerra Mundial y fue en Argentina donde mis padres se conocieron, ya que mi padre perdió en la guerra a su familia y él decidió ir a América a vengarse de los norteamericanos, pero en el viaje leyó el libro “Moby Dick” y prefirió ir a cazar ballenas a la Patagonia.

¿Cómo te inicias en la literatura, cuales fueron tus primeras lecturas y escritores?
Hay un libro que publicaré probablemente este año y se llama “Ellos y Yo” . Habla de los 13 libros que cambiaron mi vida; no tanto por los libros en sí, sino porque fueron estos libros que me motivaron a hacer cosas o a ver las cosas de una forma diferente. Por ejemplo, el primer libro que me hizo llorar fue “Corazón, Diario de un Niño” de Edmundo de Amicis; además tengo en mi lista libros como “A Puerta Cerrada” de jean-Paul Sartre, “Un Hombre” de Oriana Fallaci, “Memorias de Adriano” de Marguerite Yourcenar, “La tía Julia y el escribidor” de Mario Vargas Llosa, “El Año del Pensamiento Mágico” de Joan Didion, “El túnel” de Ernesto Sábato, “La Invención de la Soledad” de Paul Auster y “Amores de segunda mano” de Enrique Serna, aunque toda su obra me haya influenciado. Todos estos libros me abrieron el mundo de la literatura y la escritura.

¿Cómo fueron tus 10 años como arquitecta y empresaria? ¿Qué ha pasado con Euritmia Arquitectos Asociados, tu empresa?
Fue una empresa que comencé siendo yo universitaria y con un compañero de la universidad, la creamos y nos fue muy bien. Él era un genio muy creativo al que admiraba, y yo era una profesional muy funcionalista que se encargaba más de la parte comercial y administrativa; nos complementábamos genial. Durante 10 años hicimos muchos proyectos, pero después de un tiempo yo sentí que quería algo más, y dejé la empresa. Mi socio siguió con los negocios pero desafortunadamente falleció hace un par de años, así que al final la empresa se extinguió.

¿Qué es lo que te sucede para decir, lo dejo todo para ser escritora y dedicarme a las letras?
Fue un proceso dejar la arquitectura, yo renuncié para cuestionarme muchas cosas y el camino que quería seguir. Contacté con un terapeuta para asesorarme profesionalmente, y él me recomendó escribir para organizas mis ideas. Comencé a escribir y a sentirme feliz. Esos escritos los compartía con amigos; hasta que un buen día uno de ellos cayó en manos de un editor y me propuso publicarlo, y así surge mi primer libro “Lotería, Historias de Rifas Diarias”.

¿Podrías definirnos en pocas palabras México, su gente, historia, relaciones, imaginarios, etc.?
Es un encanto, México enamora por su gente, sus playas, geografía, gastronomía, cultura, etc.; pero es muy complejo porque hay muchos mundos mexicanos dentro del país, con aspectos buenos y malos, pero yo digo que los países son como las personas: no son perfectos y hay que quererlos con sus cualidades, virtudes y defectos. Cuando estoy en Italia me siento mexicana, y cuando estoy en México me siento multicultural. Su gente como en todas partes, hay excelentes personas y otras no tanto; como todos sabéis ahora el país no pasa por uno de sus mejores momentos, la violencia y el crimen organizado dificulta la convivencia pacífica que espero que se consiga a la brevedad.

¿Ilústranos un poco sobre tu primer libro “Lotería, Historias de Rifas Diarias”?
Para mí es una crítica social, un ensayo sociológico de las personas, la vida y sus interacciones a partir de mi experiencia y mirada. Disecciono la sociedad media-alta de México con todos sus defectos y particularidades, extendiéndolo a la clase media-alta de toda sociedad occidental. Por ejemplo, hablo de cómo son la familia, los amantes, los divorcios, las muertes, etc.; e intento interpretar esta comedia humana de la vida.
SOBRE LA ESCRITORA

 ¿Tienes un tercer libro llamado “Heridas de Agua”, descríbenos revemente ese salto a la novela histórica?
Fueron 8 años de investigación sobre México y el Porfirismo. Lo hago  desde una neutralidad y una distancia como pocos, ya que Porfirio Díaz fue 9 veces Presidente de México hasta antes de la revolución Mexicana, y para los mexicanos es un personaje e icono de luces y sombras. La historia que cuento gira alrededor de la construcción del molino de agua de Santo Domingo, ordenada por Hernán Cortez; mezclo ficción y realidad ya que el fantasma de una mujer muerta en extrañas circunstancias conduce la historia. El libro ha tenido muy buena crítica y espero que pronto se publique en España.

¿Después de promocionar tú libro Los Inválidos en Madrid y Barcelona, qué sigue?
Ahora voy a Italia a visitar mi familia y para el 2 de junio estaré en México presentando mi nuevo libro “Apuntes de Viaje: India”, en la librería Rosario Castellanos. Es parte de una colección donde narro mis experiencias y miradas sobre diferentes lugares y momentos. Es una colección de 18 libros acerca del mundo, los primeros seis están definidos y son sobre India, Alaska, Rusia, Colombia, Cuba y El Caribe. Luego le daré los últimos retoques finales al libro “Ellos y Yo”, y espero publicarlo antes de final de año.

¿Podrías recomendarnos libros y escritores mexicanos que consideres son importantes de revisar y tener en cuenta sean actuales, clásicos o contemporáneos?
Sobre  literatura mexicana tenemos muchos buenos escritores como Enrique Serna, mi favorito, y los clásicos Octavio Paz, Carlos Fuentes y Juan Rulfo. Creo que son escritores imprescindibles para cualquier persona que quiera acercarse a la literatura mexicana. Colaboro como crítica literaria en varios medios de comunicación y estoy constantemente leyendo novedades.

¿Para conocer un poco más tu persona, dinos tu plato preferido, tu ciudad favorita, tu pasatiempo, tu película, tu canción, tu color, tu número de la suerte, tu época del año, etc.?
Me encantan los postres, la pasta, pero también la comida libanesa y mexicana. Creo que todas las ciudades tienen algo especial, me encanta Joaquín Sabina. Soy más de primavera y otoño, mi color el rojo, y el número de la suerte el 1. La salsa y la narco-cumbia en música ya que me gusta mucho bailar.

¿Dónde surge la idea de escribir una novela negra con tintes eróticos que se desarrolle en París y frente a la Plaza de los Inválidos?
Fue a raíz de una estancia en París donde viví en la Plaza de Los Inválidos, y tuve oportunidad de observar su ambiente, personajes, interacciones; y como amante del “thriller” y el erotismo decidí hacer una novela que conjugara todos estos elementos.

¿Cómo fue el proceso de construir el personaje de Bárbara, más ficción que realidad, mucho de ti, de amigos, de personajes leídos…?
La verdad es que tiene mucho de mí pero abordado desde una distancia, también incluyo pensamientos, formas de ser y sentimientos de personas que conozco; especialmente mujeres que me rodean y que considero pueden estar pasando por los momentos que viveron los pesonajes de mi novela.

¿Blake, Cortazar, Balzac, Proust, Kierkegaard, Sartre, Porchia, Almodóvar, Fallaci, Diótima, Chandler, Auster, Delerm, Pille, Nothomb, Houellebecq, Boudelaire, Nietzsch, Zweig… son los escritores, pensadores e intelectuales referenciados en el libro, porque, si lo ha dicho un grande todo tiene más sentido?
Simplemente es que coincido con muchas de las afirmaciones y cuestionamientos que tienen estos escritores, y por eso los cito; además, son grandes porque hay un grupo numeroso de personas que así lo han decidido, y yo soy una de ellos.

Me sorprendió cuando Bárbara conoce al personaje de Diana, y su belleza le crea inseguridad como mujer y escritora. ¿Crees que en el mundo sobrevalorado de la imagen, la belleza puede con todo?
No exactamente pero es cierto que hay un culto a la belleza y a la imagen que lo vemos en los medios de comunicación, el aspecto físico no deja de ser otra vía de comunicarnos con los demás con el objetivo de llamar la atención, que nos acepten mejor y nos quieran.

¿Hay 3 perspectivas sobre el amor: la de Diótima, la de Pille y la del personaje Charles. Con cual te quedas?
Yo me quedo con la del personaje Charles sin ser tan pragmático y con la de Diótima sin ser tan idealista, es decir, una mezcla de las dos. La definición de Pille es muy cínica y obedece al momento malo que estaba pasando Bárbara en ese momento. Los seres humanos somos crueles y despreciables pero también magníficos y por eso es posible el Mundo maravilloso que hemos creado, aunque tenga muchos peros, creo que es fantástico.

Bárbara hace referencia a las diferentes percepciones de una misma realidad, sobre todo en las relaciones interpersonales cuando dice que lo que para “unos es una aventura de días, para el otro puede ser una experiencia significativa de por vida”. ¿Amplíanos esta idea?
Esto es parte de lo que resume el libro, y es el filtro con el que vivimos, observamos y entendemos la realidad. Hay una realidad universal que se hace particular según cada persona como la miré y la viva; en últimas es el misterio de la vida sobre el que cada uno tiene una explicación.

¿Crees que el sexo telefónico entre amantes o parejas, enriquecería más la relación? Lo vemos como un recurso entre Bárbara y su amante Alex. ¿Crees que los hombres que sufren de desamor o están desengañados son más sexis, según palabras de Bárbara?
Yo creo que como recurso es válido, y cada uno debe valorarlo si funcionaría en su caso. Hay circunstancias que ayudan, por ejemplo, cuando estas de viaje y tu pareja está en la distancia y si hay la complicidad necesaria, puede surgir ese momento. El sexo como muchas cosas de la vida es muy personal y depende de cada uno. En cuanto a la segunda pregunta, hay tantos mecanismos en la mente humana de reacción ante muchas situaciones, como personas, y para muchos puede inspirar un sentimiento de ternura y de protección que termina convirtiéndose en amor y se añade al momento de la relación sexual. Es un placer añadido, aceptable y válido por supuesto.

Bárbara toma partido sobre las corridas taurinas como un espectáculo desventajoso para uno de los participantes, el toro. ¿Sabes que la fiesta taurina en la mayoría de España es un concepto blindado a excepción de Cataluña donde están prohibidas? ¿Qué opinión te merece esto o es simplemente en concordancia por la historia fallida de Bárbara con el torero?
Tengo una contradicción con la fiesta taurina, porque por un lado me gustan los animales y estoy en contra de su maltrato o violencia; pero he ido un par de veces a una corrida de toros y la disfruté. La respeto y sobretodo pude entender la tradición y la fiesta brava como una expresión artística de reivindicar el dominio del hombre sobre la naturaleza. Una de las dos veces que fui, vi al “Juli” y cuando se arrodilló frente al toro y lo besó en la cabeza, dije, este hombre es un valiente.

Hay varios conceptos de Bárbara que a la mayoría de las personas podrían considerarlos no políticamente correctos como el de la homosexualidad, la procreación, el sexo machista, el masoquismo, las guerras, etc. ¿Crees que hace parte de nuestra sociedad hipócrita negarlos más que reconocerlos abiertamente?
Es cierto, somos víctimas de la sociedad y muchas veces hacemos y decimos lo que nos exige, yo muchas veces he sentido que dije o actué según el momento o circunstancias más que el pensamiento o sentimiento que tenía. Lo que dice Bárbara es su punto de vista particular sin ser dogma o verdad absoluta, donde habrá quien esté de acuerdo o quien piense lo contrario, pero en general, yo estoy abierta a la diversidad de pensamiento y criterio como Bárbara.

¿Finalmente, a  mi parecer la declaración más interesante y que daría para un libro es la de “el libre albedrio es la cruz del ser humano”, porque planteas una ventaja en desventaja?
Sin duda, si no tuviera libertad pelaría por ella, pero como la tengo, la asumo con todas sus consecuencias y respondo por cada acto de mí ser. Lo dijo Jean-Paul Sartre “estamos condenados a ser libres”. Somos autores y amos de nuestras ideas, vida y pensamientos.

Carlos Eduardo Sánchez Estarita – ceseyo

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo