Consejos para proteger a tus hijos en Internet

 

ESET España analiza los retos a afrontar por padres y profesores en la ‘Vuelta al Cole’ y propone buenas prácticas para el uso de Internet

La empresa especializada en la protección proactiva de malware, ESET, ha lanzado una serie de consejos encaminados a concienciar a los padres de la necesidad de tomar ciertas precauciones en lo que se refiere al uso de Internet que hacen sus hijos.

El uso de ordenadores, tablets y smartphones en las aulas, bien encauzado, puede ayudar al aprendizaje pero también tiene sus riesgos:

little-boy-251365_1280 Navegación online: Internet es ahora mismo la mayor fuente de información consultada por los menores. Ya sea para buscar datos con los que realizar los trabajos o para resolver inquietudes personales, es normal que Internet sea el primer sitio al que acudan, incluso antes de preguntárselo a los padres. No obstante, a pesar de todas las bondades que ofrece, también existen riesgos, por lo que un menor que no ha recibido una educación en el uso adecuado de Internet es una víctima potencial de todo tipo de engaños.

Sitios maliciosos en Internet: a pesar de que la mayoría de webs y servicios que usamos a diario en Internet no representan ningún peligro, también existen sitios peligrosos que pueden poner en riesgo la seguridad de un menor o incluso mostrar contenidos inadecuados para su edad.

Es fácil caer en un engaño si este está lo suficientemente bien diseñado y el menor podría proporcionar datos personales que pongan en peligro su privacidad. Además, el contenido inadecuado puede hacer que el menor esté expuesto a imágenes u opiniones nocivas que alteren su percepción de la realidad o la manera de interactuar con los demás. Por eso resulta fundamental que, como padres, enseñemos a nuestros hijos a usar Internet de forma responsable y acudan a nosotros en caso de dudas.

Alerta ante el ciberacoso: un desafío al que se enfrentan padres y profesores es la detección a tiempo de un caso de ciberacoso. Lamentablemente, la tecnología también se utiliza para molestar o amenazar a menores, ya sea por parte de otro menor o incluso de un adulto. Detectar a tiempo los síntomas de que un menor está siendo víctima de un ciberacoso puede evitar serios problemas, pero para eso los profesores y padres han de saber reconocer estos síntomas.

El aislamiento social, pérdida de ganas o incluso miedo a la hora de asistir a clase, pérdida de apetito o una actitud violenta son solo algunos de los síntomas que pueden delatar un caso de ciberacoso. En estos casos, la consulta con profesionales como orientadores y psicopedagogos presentes en escuelas e institutos resulta de gran ayuda y siempre es recomendable acudir a ellos primero.

En el caso de que el acoso sea producido por otro u otros menores, siempre es recomendable intentar solucionar esta situación mediante el diálogo con todos los menores implicados y sus padres, usando al psicopedagogo como mediador en el problema. Medidas drásticas como la expulsión de alumnos o incluso la presentación de denuncias tan solo han de producirse en casos especialmente graves.

Cuidado de la privacidad: es normal que un menor quiera compartir sus experiencias e historias con la mayor cantidad de gente posible. Esto los ayuda a relacionarse con otras personas y es una fase importante del aprendizaje. Sin embargo, en el mundo digital es fácil caer en la tentación de proporcionar más información de la deseada, incluso a completos desconocidos que pueden luego usarla en su contra.

Esto le sucede no solo a los menores, sino también a muchos adultos, por lo que es esencial que tanto padres como menores sepan cómo mantener su información privada a salvo y evitar compartir información confidencial.

Nunca debemos compartir este tipo de información ni ninguna otro de carácter personal con personas que no sean de total confianza, y esto debemos inculcarlo a nuestros menores de la misma forma que les enseñamos a mirar a ambos lados antes de cruzar la calle.

Uso de redes sociales: las redes sociales son el principal punto de encuentro de los menores. Son, además, la plataforma en la que se producen la mayoría de casos de ciberacoso (y donde los acosadores se creen más impunes).

Los padres deben ser conscientes de que se trata de una forma más de comunicación y, por lo tanto, han de educar a sus hijos en el uso responsable. No solo han de enseñarlos a respetar a los demás, también deben hacerles saber que estarán allí para ayudarlos en caso de que alguien intente molestarlos.

Los padres y educadores deben ser conscientes del alcance que tiene la tecnología y los riesgos que derivan de su mal uso son los primeros pasos para garantizar que niños y jóvenes puedan disfrutar de la tecnología de forma segura. ESET ha lanzado una lista de buenas prácticas:

Resulta esencial hablar con los hijos para fomentar un espacio de diálogo en el que ellos puedan expresar sus inquietudes y nosotros podamos ayudarlos a resolverlas. De esta forma, se pueden llegar a detectar indicios de un problema antes de que se convierta en un caso grave.

Se debe enseñar a los menores (y a nosotros mismos) que somos responsables de lo que subimos a Internet y que, una vez lo hemos publicado, es casi imposible hacerlo desaparecer por completo. ”Esa fotografía o comentario puede resultarnos gracioso en el momento de publicarlo, pero puede suponernos graves problemas en el futuro”, comenta Josep Albors, director de comunicación y del Laboratorio de ESET España.

Cuidar de nuestra privacidad online es esencial. Debemos andar con mucho cuidado con lo que publican los menores, ya que datos aparentemente inocuos como la dirección de nuestra casa o nuestro número de teléfono pueden ser usados en nuestra contra.

Internet facilita el anonimato, no podemos saber con total certeza quién está al otro lado. Por esta razón, debemos tener mucho cuidado con los mensajes de desconocidos que tratan de contactar utilizando las redes sociales, servicios de mensajería o correos electrónicos.

Aunque la forma más eficaz de proteger a nuestros hijos en Internet es la educación que como padres hemos de ofrecerles, nunca está de más contar con un poco de ayuda adicional. Las soluciones de seguridad de ESET para ordenadores domésticos y dispositivos Android incluyen herramientas de control parental que ayudan a evitar que nuestros menores accedan a contenido malicioso en Internet o se descarguen aplicaciones infectadas. ESET Parental Control para dispositivos Android es una de ellas. Puede ser de gran utilidad para que los padres protejan a sus hijos en Internet y hagan un uso responsable de la tecnología.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo