El reto de dinamizar un hackatón durante la COVID-19

CECILIA SERRAVALLE. IMPACT HUB MADRID

La crisis de la COVID-19 supone adaptarse a nuevos retos y nuevos entornos. Sin embargo, hay cosas que no cambian: la importancia de ser parte de una comunidad y el trabajo colaborativo. Esta combinación de factores potencia la creación de soluciones y, gracias a la participación de Impact Hub Madrid en el hackatón que se desarrolló del 4 al 13 de abril, tuve la oportunidad de comprobar, una vez más, esta contundente afirmación.

La Consejería de Ciencia, Universidad e Innovación de la Comunidad de Madrid logró reunirnos en el hackatón #VenceAlVirus a organizaciones, universidades, empresas y emprendedores de diversos sectores con el objetivo de crear soluciones para los retos que nos plantea la COVID-19.

Para quien no esté familiarizado con este concepto, un hackatón es una experiencia colectiva para lograr una meta común en un tiempo limitado. En este caso, se trataba de una maratón de ideas y soluciones sociales frente a problemas derivados del coronavirus en España en la que los equipos participantes debían proponer y dar forma a su propuesta innovadora, pasando por las diferentes fases del proceso de ideación.

Para la red de emprendimiento Impact Hub Madrid, participar supuso nuestro estreno online como dinamizadores de comunidades en un tipo de actividad en la que ya teníamos una sólida experiencia de manera presencial. El reto era ambicioso: dinamizar a más de 1.400 personas con perfiles muy diferentes, como alumnos y docentes universitarios, equipos tecnológicos, ingenieros, emprendedores, investigadores, personal sanitario y médico, y demás actores del ecosistema de innovación, durante un fin de semana intensivo y con una realidad que avanza a contrarreloj.

Nuestra labor consistió en facilitar el proceso desde la experiencia que tenemos promoviendo el emprendimiento e impulsando comunidades con impacto. Con la finalidad de acompañar los primeros pasos del hackatón, desde el área de Proyectos de Impact Hub Madrid, Ana Mateo, Clara Días, Juan Parodi y yo, aplicamos metodologías de dinamización de comunidad (como Art of Hosting) y de trabajo colaborativo, las cuales pudimos plasmar en las herramientas digitales de código abierto utilizadas: Taiga y Mattermost.

En las primeras 48 horas del hackatón logramos definir los aspectos clave para hacer crecer la semilla de esta comunidad de “héroes virtuales”. Crear una comunidad, ya sea offline u online, como en este caso, conlleva desarrollar cuatro aspectos fundamentales:

  • Tener un objetivo común y compartido: mitigar los efectos y consecuencias de la COVID-19 a partir de soluciones innovadoras y viables.
  • Construir una identidad de comunidad: poner al servicio del bien común todo el conocimiento y experiencia adquirida y trabajar en equipo para conseguir poner en marcha la solución.
  • Acordar un modelo de organización: la reglas del hackatón y la generación de conversaciones entre expertos y equipos.
  • Formular una pregunta clave ante las necesidades que puedan surgir: ¿Cómo puedo ayudarte?

Al principio, fueron más las dudas que las certezas sobre cómo hacer tangibles estos elementos importantes en la nueva comunidad que se germinaba en este hackatón. Trabajar virtualmente ha sido una prueba más dentro de todas las que estamos sorteando, como sociedad y como organizaciones y empresas. Sin embargo, como suele ser habitual en el mundo de la innovación social, la respuesta de las iniciativas y la pasión de las personas participantes contribuyeron a crear y poner en marcha esta emergente comunidad.

#VenceAlVirus ha resultado ser un éxito de convocatoria y participación con más de 500 proyectos registrados el primer fin de semana. Todos los equipos han trabajado de una manera incansable y, finalmente, han sido 20 iniciativas las seleccionadas en las siguientes categorías:

  • Salud: Helpaquet, tufarmacia a punto, SinCov2, Tu nariz electrónica, Smart Dysnea, Geri System, IN2TEGRA, Capture, Máscara de buceo, Oxygen19, Al loro, X-COV, Divela y Al MedAsist.
  • Sociedad: E-citizen, Te Llamo, SOS África.
  • Economía y empleo: Nuevos hábitats, Holder e Inmunopass.

Estamos seguras de que muchas de estas propuestas se materializarán en proyectos tangibles y se convertirán en soluciones viables y eficaces, ya que se basan en ideas contundentes que han sido desarrolladas por equipos multidisciplinares y entregados.

Agradecemos a la Consejería de Ciencia, Universidades e Innovación de la Comunidad de Madrid la oportunidad de participar y hacer realidad la experiencia de inteligencia colaborativa. Y estamos orgullosos de haber sido parte del ecosistema madrileño de innovación que ha participado en #VenceAlVirus aportando nuestro granito de arena, junto con MIDE (Madrid Innovation Driven Ecosystem), Instituto Madrileño de Estudios avanzados en Software (iMdea Software), y toda la fuerza de las universidades públicas y privadas de la Comunidad de Madrid, que se han volcado facilitando recursos para hacerlo posible.

Es gratificante ver cómo respondemos a problemas globales en comunidad y, por ello, sostengo mi afirmación inicial: necesitamos la fuerza de muchos agentes para solucionar los retos que afectan al conjunto de la población.

Cecilia Serravalle

Project Portfolio Manager en Impact Hub Madrid

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Periodismo
Constructivo