Brecha de género en escuelas de negocios

Eugenia Bieto, directora general de ESADE, ha sido la protagonista del Encuentro-Coloquio FEDEPE, en el que se ha abordado la realidad de la mujer directiva desde sus comienzos formativos y profesionales en las escuelas de negocios

fedepeLa Federación española de Mujeres Directivas, Ejecutivas, Profesionales y Empresarias (FEDEPE) ha iniciado su ciclo de Encuentros-Coloquio 2016 con Eugenia Bieto, directora general de ESADE y Premio FEDEPE Mujer Directiva 2015, bajo el título ‘Equilibrio o brecha formativa de género en las Escuelas de Negocio’.

Bajo el título ‘Equilibrio o brecha formativa de género en las Escuelas de Negocio’, este Encuentro surge de la voluntad de FEDEPE de analizar y apuntar a posibles soluciones para equilibrar la actual brecha de género en los puestos directivos empresariales, escuchando a personalidades referentes en la materia, como es la directora general de ESADE, Eugenia Bieto. Ana Bujaldón, presidenta de FEDEPE, señaló durante la presentación del encuentro la importancia de colocar el debate en torno a las escuelas de negocios, ya que “esta formación especializada muchas veces es el trampolín para las carreras profesionales y también la apuesta de promoción de muchas empresas que invierten en postgrados o MBAs para sus equipos”.

Bujaldón ha formulado dos interrogantes que han enmarcado el contenido del Encuentro-Coloquio con la directora general de ESADE: “¿Qué papel estamos jugando las mujeres en los entornos empresariales y del liderazgo? ¿Estamos participando en equilibrio o somos minoría?”.

La experta en políticas públicas para el impulso de la iniciativa emprendedora, Eugenia Bieto,  ha expresado su preocupación al observar que, a lo largo de las fases de la trayectoria profesional, es habitual observar una separación progresiva de géneros en la formación en las escuelas de negocios, la cual identifica con el principio de la brecha de género en posiciones de liderazgo: “mientras en las carreras universitarias hay igualdad de representación en un 50%, en el MBA solo el 35% son mujeres, y este dato es equiparable a la mayoría de las escuelas de negocios”, ha señalado.

En opinión de Bieto, esta brecha tiene varios motivos. Entre ellos, “influye el hecho de que programas como el MBA exigen un mínimo de experiencia profesional y están dirigidos a un rango de edad específico, alrededor de los 25 años. A esa edad, muchas mujeres comienzan a plantearse la maternidad y, dado que se trata de estudios de elevado coste, se produce un problema de conciliación entre la ambición profesional y un proyecto de vida familiar”, ha puntualizado Bieto, pero ha advertido que no es el único motivo.

Sobre la convicción de que “la diversidad es necesaria y muy positiva para la innovación en cualquier organización”, Eugenia Bieto ha señalado la importancia de “revertir la tendencia de la brecha de género e incentivar la matriculación de mujeres en escuelas de negocios”, a través de sistemas de becas, ayudas y programas específicos para mujeres.

La directora general de ESADE no ha querido obviar algunas señales positivas del entorno cambiante en que vivimos: “Si bien son pocas las mujeres directoras de escuelas de negocios, cada vez hay más decanas, lo cual es significativo porque son figuras con mucha capacidad de decisión en los aspectos estratégicos”, ha señalado. Por otro lado, ha añadido, “las empresas están valorando cada vez más las soft skills, se busca un perfil que tenga curiosidad y capacidad de entender el mundo en su complejidad, empatía con la diversidad y aptitud para el trabajo en equipo… En definitiva, emerge la importancia de las humanidades en el currículo académico, así como el compromiso de las escuelas por formar managers con un modelo pedagógico que sea holístico”.

A lo largo del coloquio también se trataron temas tan importantes como la estabilidad económica para el desarrollo empresarial o sus esfuerzos como directora del centro para aumentar el programa de becas de ESADE tratando de evitar que, especialmente durante la crisis, la escuela se convirtiera en un centro elitista. En conclusión, Eugenia Bieto remarcó que “la autolimitación es solo uno de los motivos de la brecha de género en las escuelas de negocio”, lo cual reafirma la gran responsabilidad que tienen estos centros educativos, en la formación de las y los líderes del futuro.

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo