Blanca de los Ríos Nostench, precoz autora de poesía y novelas

blanca de los riosNació en la sevillana calle Francos. Desde que era una niña el interés y dedicación a la lectura hicieron de ella una precoz autora de poesía y novelas que empezó publicando con seudónimo. No fue la única mujer que prefería ocultar su nombre a la mirada pública en una época poco acostumbrada todavía al protagonismo femenino por méritos propios. Para su novela Margarita publicada en 1878 y para el libro de poemas Esperanzas y recuerdos de 1881, eligió el seudónimo de Carolina del Boss; con él aparecieron en las librerías estas obras. Rodeada de un ambiente familiar de escritores, políticos, artistas y médicos, su educación se benefició de la riqueza de estímulos y de posibilidades que ese contexto cultural le iba proporcionando. Sus estudios sobre historia de la literatura le valieron la crítica favorable del erudito Marcelino Menéndez Pelayo y también de la escritora y ensayista Emilia Pardo Bazán.
Colaboró constantemente en múltiples revistas y periódicos. El Correo de la Moda, Madrid Cómico, La Ilustración española y americana, Blanco y Negro, La Enseñanza Moderna, El Álbum Ibero-Americano, son algunas de las revistas, y El Imparcial, La Época y El Nuevo Mundo, las cabeceras de los periódicos en los que podían leerse sus artículos. Creó en 1918 y dirigió hasta su desaparición en 1930 la revista Raza Española, como fruto de su interés por los estudios americanistas. Junto a la amplia labor publicista hay que destacar en la vida de esta inquieta escritora su presencia en asociaciones e instituciones.
En la etapa política de la Dictadura de Primo de Rivera fue una de las mujeres que formaron parte de la Asamblea Nacional entre los años 1927 y 1929; era la primera vez que una mujer formaba parte de un órgano consultivo de carácter. Recibió igualmente numerosas condecoraciones; entre ellas la Cruz de Alfonso XII, en un homenaje presidido por la Reina Victoria Eugenia, la Medalla de Oro del Trabajo y la Gran Cruz de Alfonso X el Sabio.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo