El Ballet Nacional de España llega a Japón

El Ballet Nacional de España (BNE) coincidiendo con su 40 aniversario, llega a Japón para continuar con la segunda parte de su gira asiática, que se inició con gran éxito el pasado 21 de septiembre en Hong Kong. Ahora Tokio y en concreto su Teatro Bunka Kaikan es donde el BNE representará del 19 al 28 de octubre ocho emblemáticas coreografías: Eritaña, Solea del Mantón, Zapateado de Sarasate y Alento, Cantiñas, Viva Navarra, Bolero, Suite Sevilla.

Es la tercera vez que el BNE actúa en el país nipón bajo la dirección de Antonio Najarro, un país donde hay gran conocimiento de la danza española y es muy valorada y respetada. Para Antonio Najarro, Director del Ballet Nacional de España “Japón representa un país maravilloso para el Ballet Nacional de España, porque en nuestras representaciones contamos con un público muy conocedor de nuestro trabajo, tanto de nuestro repertorio histórico como de nuestra nueva creación. Siempre hemos tenido el reconocimiento de la crítica y el público y es un gran lujo poder mostrar nuestro trabajo de nuevo en este país. En este ocasión hemos decidido presentar un amplio trabajo caracterizado por poner en valor todos los estilos de la danza española siempre adaptándonos a las demandas del público japonés, un público que quiere revivir obras del repertorio del BNE y al mismo tiempo descubrir las nuevas creaciones de la danza española, Y para ello, hemos elaborado dos programas acorde a su demanda, con obras del gran Antonio Ruiz Soler, Rafael Aguilar, Blanca Del Rey, Mercedes Ruiz, y obras propias”.
Eritaña

La producción fue estrenada el 28 de abril de 1960 por Antonio Ruiz Soler y su Ballet Español en el Teatro del Liceo de Barcelona. Eritaña se nutre de los pasos de las sevillanas boleras y su forma de ejecución durante el XIX. En ella, se encuentran los elementos necesarios para que se convierta en una de las obras imprescindibles para entender la danza española, en su camino hacia la excelencia por medio de la estilización coreográfica. Porque su fuente de inspiración son las sevillanas.
Soleá del Mantón

Blanca del Rey no es solo una de las grandes bailaoras de las últimas décadas, sino una de la mayor agitadora del flamenco desde uno de sus templos, El Corral de la Morería. Con esta coreografía, Blanca del Rey, ofrece su más preciado legado artístico: su personal y emblemática “Soleá del Mantón”, una joya exquisita que ha querido depositar en la caja fuerte del Ballet Nacional de España. Fue estrenada en el Teatro de La Zarzuela en junio de 2015, con música de Jesús Torres, escenografía de Emilio Valenzuela y vestuario de Yaiza Pinillos

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo