El 64% de las españolas posee una actitud positiva ante el emprendimiento

Cada día son más las mujeres que optan por aventurarse a crear su propia empresa. Así, lo ha reflejado el estudio de Amway, realizado por la compañía de investigación GfK. Esta investigación en las que han participado un total de 500 españolas refleja la opinión de estas acerca del emprendimiento, así como los factores y las razones que les incentivan al autoempleo.

 

En este sentido, uno de los principales datos que revela el estudio es que existe una actitud bastante abierta y positiva ante el emprendimiento, ya que el 64% de las españolas confía en el autoempleo, un 4% más que en 2013. Además, no existe prácticamente disparidad entre mujeres y hombres en este aspecto, ya que los hombres están solo a un punto porcentual en cuanto a actitud positiva a la hora de emprender (65%). Aun así, las mujeres siguen echando en falta una mayor oferta educativa para poder emprender.

 
La diferencia más significativa entre sexos la encontramos en el potencial emprendedor. Mientras que sólo un 29% de las españolas se visualiza creando su propio negocio, en el caso de los hombres este porcentaje aumenta hasta el 42%. Por ello, a pesar de que han aumentado las españolas que se ven emprendedoras en un 5% respecto al año anterior, este porcentaje sigue estando muy lejos de alcanzar a sus pares masculinos.

 

Desde un punto de vista regional, con un 73%, las madrileñas son las que muestran una actitud más positiva hacia el emprendimiento, seguidas de las catalanas (72%) y las valencianas (68%). Por el contrario, las más reacias son las canarias, pues sólo el 47% de ellas posee una actitud positiva frente al autoempleo. Con un 38%, las madrileñas también encabezan el ranking de mujeres españolas que se ven en mayor medida creando un negocio propio, mientras que las valencianas y gallegas se encuentran a la cola, con un 20% y un 26%, respectivamente.

 

Por su parte, las mujeres españolas con hijos poseen una mayor predisposición al emprendimiento, e incluso, casi la mitad de ellas, un 48%, se visualizan creando su propio negocio. Las mujeres sin cargas familiares, por otra parte, muestran un potencial también elevado, pero netamente inferior al de las madres de familia (36%).

 

Por franjas de edad, las jóvenes españolas menores de 35 años son las más positivas al autoempleo (75%) y las que en mayor medida se ven emprendiendo (44%). En cambio, los perfiles senior, de más de 60 años, son las que menos actitud positiva y potencial presentan frente al autoempleo (54% y 10%, respectivamente).

 

Entre los motivos para lanzarse a emprender, las españolas destacan, en primer lugar, el hecho de ser sus propias jefas y trabajar de forma independiente (42%), aspecto que cobra más importancia en las encuestadas más jóvenes (51%). El sentimiento de autorrealización (29%) y la posibilidad de volver al mercado laboral y huir del desempleo (26%) completan los tres motivos principales de cara a comenzar un negocio propio de las mujeres españolas.

 

La conciliación laboral aparece en cuarto lugar, señalado por un porcentaje netamente inferior de españolas (19%), lo que subraya el peso aún secundario que tiene el equilibrio entre vida privada y laboral a la hora de lanzarse a emprender. Estos resultados también destacan cómo los motivos para emprender coinciden en idéntico orden en los hombres y mujeres españolas.
Al igual que el sector masculino (64%), la mayoría de mujeres españolas creen que se puede aprender a ser emprendedor (55%), frente a un 37% que creen que es una característica innata. En este sentido, el 37% de las mujeres españolas considera que el aspecto más relevante a la hora de educar sobre emprendimiento es el enseñar a ser innovador, creativo y buscar soluciones a los problemas. Otros aspectos que destacan son las habilidades empresariales básicas como nociones financieras e informáticas (32%) y la práctica en materia de emprendimiento mediante, por ejemplo, simulaciones de negocio (28%).

 

No obstante, en términos de educación empresarial, el estudio muestra significativas carencias en la formación emprendedora de las españolas. Sólo el 9% ha recibido formación en alguna de las categorías anteriormente citadas. Además, la investigación revela que el 52% de las españolas considera insatisfactoria la educación actual en escuelas, universidades y otras vías disponibles para aprender a emprender.

 

Otro de los factores decisivos para iniciarse en el autoempleo es el hecho de que se trate de un modelo de negocio de bajo riesgo. Es el caso de las empresas de venta directa como Amway, que permiten comenzar un nuevo proyecto sin necesidad de realizar una gran inversión inicial ni asumir grandes riesgos. Además, ponen a disposición de los empresarios un servicio de asesoramiento y formación, que les permite asumir esta nueva etapa con la mayor preparación posible.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo