“Trabajamos para incluir la tecnología en el día a día de los productores de café”

MARÍA MERCEDES ALEMÁN. ALDEA GLOBAL

María Mercedes Alemán es la responsable de Comunicación de la cooperativa de café de mujeres de Nicaragua ‘Aldea Global’, que tiene presencia en los departamentos de Jinotega, Matagalpa, Estelí y Madriz. Una organización que nació motivada por la necesidad de promover una producción orgánica amigable con el medioambiente, cambiar la cultura del uso de agroquímicos, mejorar la salud en la familias y promover el desarrollo de las pequeñas parcelas y fincas.

¿Podría hablarnos de la evolución de la cooperativa Aldea Global?

La Asociación Aldea Global nace en 1992 con el fin de apoyar a los pequeños productores en materias como la seguridad alimentaria, parcelas demostrativas, tecnificación de los cultivos… Cuando nació la integraban 22 productores, entre los que únicamente se encontraba una mujer. A lo largo de este tiempo ha crecido considerablemente el apoyo que tiene la asociación, así como la estrategia que han desarrollado los asociados junto al equipo de apoyo de Aldea Global. De este modo, han innovado nuevos servicios y agronegocios.

En 2019 suma más 12.000 asociados miembros, de los que el 40% son mujeres. Además, se ha producido una diversificación de los cultivos que generalmente se producen: el 99,9% de nuestros asociados son productores y 4.800, casi 5.000 de ellos, son productores de café. Hace unos años, desde 2009 en adelante, la cooperación externa se fue retirando y se tenía que pensar en una estrategia más sostenible para los productores y productoras. Así nace la apuesta por los microcréditos para los pequeños productores. Posteriormente, se empieza la comercialización y exportación a nivel internacional y, en este caso, en España, con criterios de comercio justo.

¿Qué otras iniciativas impulsan desde Aldea Global?

Lesbia Johana Montenegro, productora de Café Tierra Madre. Comunidad: El Ventarrón. Municipio: Santa María de Pantasma

Además de facilitar microcréditos a sus asociados, Aldea Global impulsa la comercialización del café y tenemos un programa de certificación para darle seguimiento y comprobar que se cumplen los criterios de comercio justo y otras certificaciones que tienen los productores.

Por otra parte, estamos en contante innovación y trabajamos para incluir la tecnología en el día a día de los productores. Para ello, estamos trabajando en dos iniciativas, con las que ya llevamos más de un año, y que desarrollan aplicaciones que nos permiten reducir costes y distancias: trabajando con nuestros productores en la asesoría técnica, por ejemplo, en clima y análisis de suelo, para que ellos tengan información directa, y con la aplicación que se están desarrollando a través de Aldea ZON y de Aldea TECH. La tecnología juega un papel importante sabiéndola utilizar de forma adecuada en el apoyo de nuevos negocios y en las cosechas de nuestros asociados. Concretamente, estamos en la primera fase de Aldea Tech y hay un equipo que está haciendo pilotos. De este modo, estamos tratando que los productores y productoras pierdan el miedo y que el smartphone sea un machete más en la agricultura. De este modo, ellos tendrán información sobre los cultivos, permitiendo ampliar la calidad y cantidad del café.

“A la hora de comprar café de comercio justo, estamos cambiando vidas”

¿Cómo valora la presencia femenina en Aldea Global?

Flora Estela Tinoco, productora de Café Tierra Madre. Comunidad: San Francisco de los Cedros. Municipio: Santa María de Pantasma

La situación ha cambiado, no solo en número, ya que como he comentado se ha incrementado y ahora el porcentaje de mujeres se sitúa en el 40% de los actuales 12.000 integrantes de la asociación; sino también a nivel institucional, fortaleciéndose la gobernabilidad. En este sentido, se han establecidos políticas que favorecen a las mujeres. Así, la participación femenina en los órganos de dirección de la asociación también tiene que ser del 40%. Además, la asamblea general -máxima autoridad de la asociación- también tiene que tener este porcentaje de mujeres. Es importante que las mujeres estén en los órganos de decisión, que den a conocer su perspectiva. Quiero contar una anécdota: anteriormente, cuando se estableció que las mujeres debían de ocupar el 40%, la asamblea general estaba ocupada mayoritariamente por hombres, y fueron ellos precisamente los que propusieron este 40%. En el crecimiento de asociadas ha sido fundamental esa sensibilización que tienen los asociados varones para apoyar a sus esposas, hijas o hermanas.

Además, Aldea Global ha promovido el empoderamiento económico de las mujeres y ha impulsado que la propiedad femenina no sea solo a través de la herencia sino también de la compra de tierras y, en esta línea, parte de los beneficios y logros que se tienen del café de comercio justo se destinan a que otras mujeres puedan contribuir a legalizar sus terrenos de forma gratuita. De este modo, las productoras benefician a otras mujeres para que tengan el control de sus negocios, dándoles seguridad.

“La mujer a través de lo que hace transmite valores”

Recientemente ha participado en el Foro ‘Genero, Deporte y Comercio Justo comparten valores’ organizado por las ONG SETEM MCM y Taller de Solidaridad (TdS). ¿Qué balance hace del encuentro?

El encuentro me pareció muy oportuno e interesante. Unir a tres personas como Patricia García, capitana de la selección femenina de

Juana Lourdes Pineda Rosales, productora de Café Tierra Madre. Comunidad: Yanke 2. Municipio: Jinotega

rugby; Alicia Rius, doctora en Perspectiva feminista y economía aplicada, miembro del Instituto Mujeres y Cooperación, y yo, una embajadora de un importante número de asociadas productoras de café, que venimos de contextos diferentes, pero tenemos en común: cómo la mujer a través de lo que hace transmite valores. Estamos compartiendo a través de nuestras dinámicas y contribuyendo a dejar una herencia que permita una calidad de vida para nuestras generaciones presentes y futuras. La experiencia de Patricia nos llevó a identificarnos con cómo, independientemente del tipo de disciplina -en este caso el deporte-, esta puede ser una herramienta metodológica para sensibilizar, para crear más espacios inclusión y darnos cuenta de que podemos hacer cambios en nuestras vidas y que estos cambios sean más colectivos y más macros. ¡Ha sido supercomplementario! Que bueno que tuvimos esas tres visiones que al final compartimos. Como decía el lema del foro: “compartiendo valores positivos para un planeta y una vida más sostenible”.

En esta medida, a la hora de comprar café de comercio justo, estamos cambiando vidas: a nivel de nuestra salud, del planeta y de las familias de las productoras. Podemos tener un mundo diferente a través de este comercio. “No se hace un mundo diferente con gente indiferente”, dice un lema que me gusta. Y estos espacios son importantes para sensibilizar. Ojalá siempre tengan espacio en los medios de comunicación.

María Cano Rico

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo