La conciliacion: un problema de tod@s

Hace unos días celebrábamos en nuestro país el Día Nacional de la Conciliación y la Corresponsabilidad, una efeméride que pretende poner en valor la importancia de tener un equilibrio entre la vida personal y la profesional y apostar en la sociedad por la corresponsabilidad en el ámbito familiar de cara a conseguir una mayor igualdad entre hombres y mujeres en el entorno doméstico, que tenga un posterior reflejo en el ámbito laboral. Hace unos días también, desde el Gobierno, se aprobaban nuevas medidas encaminadas a conseguir esa conciliación o, al menos, intentar favorecerla.

Pasos que son muy necesarios si tenemos en cuenta que, según datos de la Encuesta Adecco sobre Conciliación, dos de cada tres trabajadores en nuestro país declaran que, con más frecuencia de la que desean, tienen problemas para conciliar su jornada laboral con la vida personal y familiar. Porcentaje que es aún mayor si la persona encuestada es mujer y madre, pues así lo declaran ocho de cada diez de encuestadas.

Si estos datos estadísticos se contrastan además con datos oficiales como los que señalan que el 95% de los trabajadores que mantienen una jornada laboral parcial para poder atender a familiares son mujeres, se confirma que el problema de la conciliación y la corresponsabilidad sigue penalizando más a las trabajadoras que a los trabajadores.

Es por ello que, como sociedad, y también desde el ámbito empresarial, debemos abogar por un modelo de corresponsabilidad en el entorno familiar que repercuta en el laboral. Cada vez son más las empresas que promueven políticas de conciliación y flexibilidad horaria, con un impacto muy importante en la motivación y la productividad de las personas y que son muy valoradas por los trabajadores.

Volviendo al estudio antes mencionado sobre conciliación, los trabajadores de nuestro país valoran las medidas de conciliación con casi nueve puntos sobre diez y lo hacen por encima de otras políticas que las empresas ofrecen para atraer talento como el salario que puedan percibir, las posibilidades de desarrollo de carrera o incluso, el buen ambiente laboral que puedan tener con sus compañeros y jefes.

Medidas de conciliación que deben tener en cuenta a hombres y mujeres por igual, para que concilien su vida personal y laboral, que consigan la equiparación de todos en el mercado laboral, con independencia de su sexo o sus responsabilidades familiares.

Es el momento de apostar por un modelo de corresponsabilidad que equipare el reparto de roles domésticos, familiares y laborales al 50% entre hombres y mujeres, mujeres y hombres.

En pleno siglo XXI, las empresas, la sociedad, las personas… deberíamos dejar de mirar al otro en función de “etiquetas”: sexo, edad, nacionalidad, incluso aspecto físico… y fijarnos solo en su valía, en su talento y fomentar que en todos los ámbitos sociales y económicos todos tengamos las mismas oportunidades.

Iria Vázquez-Palacios

Directora de Gestión de Talento y Empleabilidad

Grupo Adecco

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo