Helados de verduras para el verano

ASEVEC aconseja el consumo de verduras en el periodo estival

Helado_PoloLa Asociación Española de Fabricantes de Vegetales Congelados (ASEVEC) recuerda la importancia de consumir verduras congeladas durante el verano, ya que contribuyen a llevar una alimentación sana y equilibrada. Por ello, proponen la elaboración de helados vegetarianos durante estos meses de calor, una divertida alternativa que, además, ayudará a que pequeños y grandes consuman verdura de manera diferente.

Desde una perspectiva nutricional, ASEVEC recomienda integrar el consumo de helados dentro de las comidas habituales y no su ingesta entre horas.

Inmersos ya en pleno verano, y con buen tiempo, el helado es uno de los alimentos favoritos de los españoles. Según el último estudio “Hábitos de consumo de Helados en España”, el 70% de los españoles toma helados una o dos veces por semana en estas fechas.

Uno de los principales beneficios de consumir verduras congeladas es que llegan a la mesa prácticamente en las mismas condiciones y con la misma calidad con la que son recogidas en la huerta, con todas sus vitaminas y minerales. Además, las frutas y verduras ocupan el segundo puesto en importancia en la pirámide alimenticia y según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, se deben consumir de 3 a 5 raciones diarias, ya que suponen la base de una dieta saludable.

La propuesta de ASEVEC busca fomentar y animar a la población a cumplir con esas recomendaciones, ingiriendo la cantidad diaria aconsejada a través de los helados y gazpachos. Una fórmula especialmente indicada para estos días de calor, porque procuran los nutrientes necesarios para el organismo y contribuyen a mantener la piel hidratada.

Para este verano, ASEVEC propone tres helados elaborados a base de zanahoria, guisantes y espinacas, tres piezas clave en la nutrición de las personas por su aportación de vitaminas, minerales y fibra tanto en los guisantes como en las espinacas. Por su parte, las zanahorias ayudan a prevenir enfermedades en la vista, a fortalecer el sistema inmunitario y además, tienen propiedades anticancerosas.

Polo de espinacas, horchata de chufa y aguacate

Ingredientes:
• 250 g. espinacas congeladas
• 1 aguacate congelado
• 1/2 litro de leche de chufa
• Zumo de limón
• Azúcar
• Sal

Elaboración:
Con ayuda de un vaso batidor metemos todos los ingredientes sin descongelar y mezclamos bien hasta conseguir que todos los sabores se unan armónicamente. Probamos y corregimos de azúcar o de leche de chufas según el gusto.

Metemos nuestra mezcla en unos moldes de polo y congelar, por lo menos de cuatro a seis horas.
Una vez transcurrido ese tiempo, ¡Ya se pueden disfrutar!

Sándwich helado de cremoso de zanahoria y coco

Ingredientes:
• 400 g. de zanahorias congeladas
• 1/2 litro de leche de coco
• Sal
• Azúcar
• Galletas tipo María

Elaboración:
En un vaso batidor, trituramos las zanahorias congeladas y crudas junto con la leche de coco. Ponemos una pizca de sal y azúcar al gusto hasta conseguir una textura densa

Con la ayuda de un molde redondo, ponemos una galleta al fondo, rellenamos con la mezcla de zanahoria y coco, y tapamos con otra galleta.
Introducimos en el congelador durante unas cuatro horas.

Gazpacho de guisantes con su helado a la menta

Ingredientes:
• 500 g. de guisantes pequeños congelados
• Hojas de menta (al gusto)
• Sal
• Agua
• Pan
• Vinagre de Jerez
• Aceite de Oliva Extra Virgen (variedad picual)

Elaboración:
En un vaso batidor añadimos los guisantes sin descongelar, una pizca de sal, medio vaso de agua, el pan (del día anterior o de molde) y un chorrito de vinagre. Batimos.

Cuando veamos que queda una textura cremosa, añadimos las hojas de menta -al gusto- y volvemos a añadirle otro poco de agua. Dejamos macerar la mezcla, al menos un par de horas en la nevera para que coja bien todos los sabores.

Pasado este tiempo, volvemos a batir esta vez añadiendo poco a poco aceite.

El punto del gazpacho, más o menos líquido, depende del gusto del consumidor

Al trabajar con los guisantes congelados, cuando hayamos terminado nuestro gazpacho estará súper frío y listo para consumir perfectamente.

Sin embargo, para poder conseguir nuestro plato ‘helado’ de verano. Lo que vamos a hacer es congelar una parte de esta mezcla.

Cuando queramos disfrutar del gazpacho lo presentaremos en un plato sopero acompañado de una bola de helado de guisantes y unas hojas frescas de menta. Si le añadimos una cuchara de yogurt griego estará riquísimo.

Tags:
Previous Post

Cómo realizar un Mobile Marketing eficaz

Next Post

Oboradar, una app esencial para la playa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo