Cristina Gallach incide en la necesidad de “ponernos unas gafas de género y políticas feministas” para poder salir de la crisis

Mujeres Avenir celebra un encuentro que reflexiona acerca de “¿Dónde nos encontramos? ¿Cómo saldremos a medio plazo tras la crisis provocada por la pandemia? Y, sobre todo, ¿Cómo queremos que sea el futuro?”

La pandemia ha detenido muchos sectores y organismos, pero “el trabajo de lucha por la igualdad no puede parar”, según la Asociación de amistad hispano-francesa Mujeres Avenir, que no ha dejado de trabajar por este fin durante todas las semanas de confinamiento. Esta asociación feminista, que busca el bienestar de la sociedad y la igualdad en todos los ámbitos y cuyo legítimo marco de acción es el feminismo empresarial, lleva años organizando jornadas y mesas redondas, en los que se reúnen influyentes profesionales de diferentes ámbitos.

El acto de ayer, el primero desde que se decretó en España en Estado de Alarma, que se transmitió vía online, reflexionaba acerca de “¿Dónde nos encontramos? ¿Cómo saldremos a medio plazo tras la crisis provocada por la pandemia? Y, sobre todo, ¿Cómo queremos que sea el futuro?”

Una de las principales ponentes del mismo fue Cristina Gallach, Secretaria de Estado de Asuntos Exteriores del Gobierno de España, que presentó el acto remarcando la necesidad de “ponernos unas gafas de género y políticas feministas” para poder salir adelante de la crisis creada a raíz del Covid-19.

“Solo unidas seremos capaces de dibujar el marco de acción que nos permitirá hacer frente a una situación tan difícil, con un refuerzo de los valores éticos, para salir de crisis todos y todas juntos, acentuando los mecanismos éticos y científicos, que hoy han puesto a la persona en el centro de las preocupaciones del Gobierno.”, dijo añadiendo que “es fundamental resaltar las políticas publicas que se han realizado desde el Gobierno, para poder tener -todos y todas- un futuro mejor, buscar la equidad en este escenario tan complicado que nos ha tocado vivir”.

“El Gobierno ha trabajado desde el primer día para que las mujeres y las niñas no fueran otra vez las principales víctimas de esta crisis, como ha ocurrido en el pasado, donde la igualdad y la inclusión sufrieron retrasos importantes”, concluyó Cristina Gallach.

María Luisa de Contes, presidenta de Mujeres Avenir, arrancó su intervención con un emotivo recuerdo a los miembros de la asociación que han fallecido como consecuencia del Covid-19.

Incidió en sus conclusiones sobre la importancia del optimismo dentro de la situación, “la sociedad y la mujer ha cambiado, y las ponentes nos han mostrado como podremos romper el círculo vicioso de la desigualdad, conscientes de lo que la mujer, desde la perspectiva feminista ha luchado y ha conseguido cambiar la sociedad.

“Hay que hacer las cosas juntos y juntas, donde el mundo institucional, empresarial y social han de trabajar unidos para luchar contra las injusticias”. Mª Luisa de Contes recalcó una vuelta a la normalidad que nos va a permitir disfrutar de la felicidad, “algo que antes de la pandemia no ocurría debido a un consumismo alocado y sin tiempo para disfrutar de lo importante”-

Agradeció la presencia “virtual” de las Embajadoras de Moldavia, Luxemburgo, Chipre, Marruecos, la Secretaria General de la Organización Iberoamericana de la Seguridad Social, y asociadas de Brasil, Colombia, México, Nicaragua, Costa de Marfil, Burkina Faso, Senegal o Túnez, entre otras.

Una mesa centrada en la ciencia, el derecho, las empresas, y, también, la filosofía y la ética

Expertas de diferentes campos han analizado la dificil situación en la que nos encontramos, debido a la crisis que provoca esta pandemia mundial, y han puesto sobre la mesa soluciones para que, como sociedad, salgamos de ella reforzados. Asimismo, mostraron la oportunidad que tenemos en nuestras manos para dibujar el futuro que queremos: uno más igualitario, más justo, más feliz y, en definitiva, mejor para toda la sociedad.

María Blasco Marhuenda, directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) y miembro del Consejo Asesor de Mujeres Avenir, ha recordado que “la ciencia es crucial para detener estas pandemias y, si hemos sido capaces de secuenciar el genoma del Covid-19 en tan poco tiempo, ha sido gracias a los conocimientos y a las instalaciones de los investigadores franceses y chinos que estaban en Wuhan”.

Para esta investigadora, la situación que vivimos se volverá a repetir en el futuro, ya se está viendo como la desforestación de grandes zonas del planeta está provocando un aumento de estas transmisiones de virus de animales salvajes a personas. “Hay que potenciar la investigación en España, si como país queremos estar preparados para las epidemias y pandemias que vendrán”.

La investigadora ha incidido que “gracias a la rapidez en conocer el genoma del virus, hoy sabemos cómo lo podemos bloquear, ese conocimiento nos ha permitido desarrollar los famosos test PCR y cientos de ensayos clínicos por todo el mundo, que seguramente han permitido salvar la vida a miles de pacientes”.

Recordó la importancia de las recientes noticias de una primera vacuna desarrollada en China por un equipo de investigadores chinos y franceses (la mayoría mujeres), que augura una manera efectiva de contener el virus en los próximos meses.

En palabras de María Lourdes Arastey Sahún, Magistrada de la Sala Cuarta del Tribunal Supremo, “esta crisis ha afectado a toda la población, atentando contra lo más valioso: la vida. Por otra parte, era necesario minimizar la expansión, dando un marco al Gobierno, que le permitiera atender a estas circunstancias tan extraordinarias”.

“Nuestro riesgo de futuro es romper los consensos y el diálogo, el retroceso en los avances sociales, en lo que han sido para la mujer avances fundamentales. Estamos volviendo a ver que esta crisis, como las anteriores, afecta más a las mujeres, crece la violencia de género, la trata, e incluso la distribución de las cargas familiares durante el confinamiento”.

“La lucha contra esta pandemia la ha asumido la mujer, en la sanidad y la atención a los mayores, donde las profesionales son mayoritariamente mujeres, en la asistencia en nuestros domicilios, donde las trabajadoras son casi en la totalidad mujeres, cajeras, personal de supermercados, muchas son mujeres, pero también son las que tienen un mayor índice de contratos temporales”.

Para la magistrada, “los ERTEs han sido la mejor de las medidas que se podían implementar en materia laboral, y ha sido gracias al diálogo social, con mecanismos de flexibilidad, pero dentro del mismo marco jurídico”.

Ana de Miguel Álvarez, Catedrática de Filosofía Moral y Política en la Rey Juan Carlos, y destacada activista por el feminismo ha recordado cómo al inicio del confinamiento “se desarrolló una fuerte conciencia de comunidad, pero cuando vemos que se acerca la salida del túnel es cuando las grandes desigualdades reaparecen y cambian nuestras prioridades”.

“En el pasado era la economía la que dirigía el mundo, una fuerza irracional. Hoy hemos visto que era necesario pararnos para decidir cómo queremos vivir nuestra vida. La filosofía y el pensamiento la habíamos apartado por la economía”.

“Esta pandemia nos ha mostrado que en el confinamiento podemos ser capaces de disfrutar, sin lo que pensábamos que era fundamental en nuestra vida, no es necesario salir tanto, viajar tanto, estar tan sobreexcitadas haciendo cosas”.

“La economía no puede dirigir el mundo, donde unas mujeres somos muy afortunadas por tener seguridad económica y otras no pueden tener un proyecto de vida”.

“La mujer ha sido la que ha provocado el gran cambio de la humanidad en las últimas décadas, pero debemos continuar para romper una estructura social que está anclada en el pasado. Desde la filosofía con perspectiva feminista luchamos contra los enormes desajustes en la sociedad. Tras miles de años donde la mujer se ha encargado de cuidar a las familias ha llegado el momento en que los hombres cuiden a nuestros mayores.”

Mar Gallardo Mateo, líder de Diversidad de inclusión y auditora de cuentas en PWC y miembro de la Junta Directiva de Mujeres Avenir ha mostrado la dureza de esta crisis, “no ha habido otra igual en el mundo desde el crack del 29, o en España desde la Guerra Civil. Una crisis sanitaria que ha provocado un confinamiento y en consecuencia un parón global de la economía.”

“Si en la crisis de 2007-2008, el PIB global cayo un 0,1%, se estima que en esta ocasión será de un 3%, unos datos que muestran la magnitud del parón económico. Por sectores serán la industria farmacéutica y las compañías de telecomunicaciones las que saldrán mejor paradas, con crecimiento ya durante este año, la banca caerá entre un -3% y un -7%, el comercio, la industria y el sector inmobiliario cerca de un -15% y, por último, automoción, restauración y turismo entre un -20% y un -40% de su PIB.”

“Esta crisis nos muestra que cuando los gobiernos y los bancos centrales reaccionan rápido, se acelera la recuperación al eliminar la incertidumbre, pero también veremos como se acelerará la desglobalización, ante la desconfianza de empresas y gobiernos por las cadenas de producción fuera de sus fronteras, una transición que ayudará a la industria nacional e impulsará el cambio energético y las tecnologías digitales.”

El evento ha sido moderado por Laura Pérez, socia del despacho de la firma Pérez-Llorca, la cual colabora como socio benefactor de Mujeres Avenir y que ha cedido su sede central en Madrid para la celebración de esta mesa redonda. Asimismo, el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación y la Embajada de Francia en España apoyan y contribuyen en la organización de este evento.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo