ASEME analiza el valor de las empresas como motor del cambio en sus organizaciones

Esta semana ha tenido lugar en la en la sede de CEIM en la sala Max Mazim, una charla motivacional con el experto en cambio empresarial Jesús V. Izquierdo, organizada por la Asociación Española de Mujeres Empresarias, ASEME sobre ‘El valor de las empresas como motor del cambio en sus organizaciones’.

Este acto estuvo presidido por Eva Serrano, presidenta de ASEME y asistieron numerosas asociadas e invitados de diferentes empresas de Madrid con el fin de profundizar en temas fundamentales en la vida empresarial: alineamiento estratégico, gestión del cambio, transformación organizacional, entorno VUCA, agilidad y velocidad empresarial entre otros.

Jesús V. Izquierdo inició el acto mencionando que las empresas están utilizando “cajas de herramientas” del S. XX como el correo electrónico, y que tienen que ser conscientes de la transformación cultural en estos tiempos de volatilidad e incertidumbre. Es decir, dejar de ser una empresa estática, que se rige por departamentos, estadísticas y estructuras, para pasar a ser una empresa dinámica, que adapta determinadas estructuras de la empresa estática añadiendo redes, relaciones y medios sistémicos.

Asimismo, Jesús V. Izquierdo invitó a reflexionar sobre el tipo de liderazgo que suele imperar en ambos tipos de organizaciones: un solo líder que aglutina y organiza diversos y excelentes profesionales con un resultado que puede ser bueno, pero sin llegar a obtener el máximo potencial de los profesionales frente a un liderazgo distribuido de hoy donde de forma creativa y colaborativa se conjugan las fortalezas para tener éxito en un mercado de capital, tecnología y talento, donde el cliente interno sea el primero en la cadena de valor de la empresa. Además, agregó que es necesario dinamizar el mercado interno para elevar la tasa de empleabilidad y asegurar, lo que él llamó “Salvar vidas corporativas”.

En este sentido, el experto sugirió romper paradigmas usando nuevas herramientas porque estas ayudarán a que exista un liderazgo distribuido con capacidad de flexibilidad. El organigrama, por ejemplo, no representa como funciona una empresa sino la jerarquía de toma de decisiones y sugiere darle la vuelta a la pirámide: el faraón no está encima de la misma, sino que el líder sirve a la organización: Ser líder para servir.

ASEME ha destacado que Jesús V. Izquierdo les hizo ver que habían invertido mucho en ancho de banda, en tecnología, máquinas y que ahora debemos invertir en “brain band”. Es decir, en la capacidad intelectual de la empresa, la nueva caja de herramientas de gestión y liderazgo que nos permita trabajar en este escenario con confianza y transparencia radical como principio de gestión.

Por último, concluyó con que las empresas de hoy en día deben ser ágiles, innovadoras, influyentes y comunicativas, y los nuevos empleados tener la humildad alta, el ego bajo y la capacidad de colaboración y feedback total.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo