Emma Pérez y Martine Marsá, Escuela Infantil Europea BEBIN

“En BEBIN lo importante de una acción pedagógica no es el resultado inmediato sino la contribución que estamos haciendo para moldear el cerebro de nuestros alumnos”

La Escuela Infantil Europea BEBIN, pionera en la Educación Temprana basada en el juego y las inteligencias múltiples, ha celebrado recientemente su 25 aniversario. Fundada en 1991 por Martine Marsá, BEBIN utiliza el programa educativo de Glenn Doman, basado en la Educación Temprana. Emma Pérez Madorrán es la Directora de BEBIN y del Colegio Europeo de Madrid.

¿Podrían hablarnos de la Escuela Infantil Europea BEBIN: cómo nació y cuál es su filosofía?

Martine Marsá: En 1989, impulsada por la adquisición de conocimientos y habilidades para educar a mis hijos, contacté con Los Institutos para el Logro del Potencial Humano, en Filadelfia, donde Glenn Doman desarrollaba un programa educativo de estimulación temprana. En 1990, decidí abrir mi primer Centro de Atención a la Familia y, en 1991, abrí mi primera Escuela Infantil, EL BEBÉ INTELIGENTE, BEBIN, en Torrelodones, apoyada por un equipo de profesionales, entre ellos, Emma Pérez, actual directora de BEBIN y del Colegio Europeo de Madrid, con la que he colaborado desde el inicio. El éxito de alumnos era evidente desde el principio, lo que me animó a continuar invirtiendo en recursos humanos, formación y material.

FOTO 2 EQUIPO DIRECTIVOEl objetivo de BEBIN es potenciar la inteligencia de los niños desde su nacimiento hasta los seis años a través de un proyecto de Educación Temprana, ofreciendo múltiples oportunidades de aprendizaje, siempre sin forzar capacidades ni adelantarlos cronológicamente, en un entorno altamente afectivo y lúdico. Los niños en BEBIN crecen felices y confían en su capacidad para resolver cualquier situación cotidiana, con éxito. Se preparan para la vida escolar en un ambiente familiar que enseña a vivir, convivir y disfrutar.

BEBIN es pionera en la Educación Temprana basada en el juego y las inteligencias múltiples ¿Podrían concretarnos esta idea?

Emma Pérez: Todas las propuestas metodológicas en BEBIN se desarrollan en un entorno lúdico y creativo. Está demostrado que no todos los niños aprenden de la misma forma. Por eso, ofrecemos diferentes situaciones estimulares que garantizan el aprendizaje de cada alumno en función de la inteligencia que tengan más desarrollada, sin olvidar el trabajar el resto de inteligencias para favorecer su desarrollo cognitivo, social y emocional. A través de la puesta en práctica de la teoría de las inteligencias múltiples, aumentamos las posibilidades de aprendizaje del alumno contribuyendo a maximizar su rendimiento académico y potenciando su talento natural.

¿Cuál es la estrategia educativa del colegio?

Martine Marsá: La estrategia educativa de BEBIN siempre ha sido ofrecer a nuestros alumnos diferentes situaciones de aprendizaje en los momentos de mayor plasticidad neurológica y psicológica, es decir, desde el nacimiento hasta los seis años, pues cualquier aprendizaje en esta edad se hace con más agrado y efectividad. Somos un centro en continua innovación educativa y en el que fomentamos la adquisición de valores tales como el respeto entre iguales, al entorno y a los adultos, la igualdad de oportunidades, el trabajo en equipo y para la paz, entre otros. Desarrollamos una educación de calidad personalizada e individualizada, en el que cada profesora conoce las características y particularidades de sus alumnos, coordinando un seguimiento continuo con coordinación y dirección, con el objetivo de facilitar su óptimo desarrollo evolutivo, en colaboración estrecha con cada familia.

BEBIN se basa en la Teoría de las Inteligencias Múltiples de Howard Gadner ¿Podrían explicarnos con detalle esta disciplina?

Emma Pérez: Gadner propone una visión del ser humano holística y afirma que la inteligencia humana es un conjunto de ocho tipos de inteligencias, que permiten desplegar determinadas habilidades en diferentes situaciones de la vida. La Teoría de las Inteligencias Múltiples postula que cada persona tiene todos los tipos de inteligencias, las cuales interactúan entre sí dando lugar a una forma única de expresarse. Esto significa, ante todo, que la inteligencia no es una cualidad innata y privativa de unos pocos, así como que no es una cualidad estática y no está determinada exclusivamente por factores biológicos, sino que se desarrolla a partir de los retos a los que nos enfrentamos a lo largo de la vida.  Por eso, en la Escuela Infantil Europea BEBIN ayudamos a nuestros alumnos a desarrollar cada una de ellas a través de actividades previamente diseñadas y no sólo potenciamos aquellas en las que están especialmente dotados, consiguiendo de esta forma alumnos más seguros y confiados en sus propias posibilidades.

Además, la escuela sigue el programa educativo de Glenn Doman ¿Podría detallarnos en qué consiste? ¿En qué competencias se basa?

Martine Marsá: El método Glenn Doman tiene como finalidad crear el mayor número posible de conexiones neuronales en edades tempranas. Esto se consigue ofreciendo al niño estímulos a través de las cinco vías sensoriales, de esta forma, estimulando su cerebro potenciamos su capacidad para aprender. Algunos de los estímulos que se utilizan en los Institutos para el desarrollo el Potencial Humano de Glenn Doman son los pases de tarjetas con imágenes, palabras y números, así como diferentes circuitos de psiciomotricidad que favorecen el desarrollo de habilidades y capacidades necesarias para un buen rendimiento escolar.

Por otra parte, ¿podrían hablarnos del programa lingüístico de BEBIN?

Emma Pérez: BEBIN es 100% bilingüe español-inglés y a partir de un año trabajamos con el método Bebés Políglotas, con el objetivo de que nuestros alumnos desarrollen la plasticidad cerebral necesaria que les facilite el aprendizaje de forma natural de varios idiomas. Teniendo en cuenta que esta etapa de Educación Infantil es la de mayor plasticidad cerebral, la adquisición de fonemas diferentes a los de su lengua materna es fundamental para el posterior aprendizaje de cualquier idioma.

¿Qué pueden decirnos del perfil de su alumnado?

Martine Marsá: El alumno BEBIN se caracteriza por su autonomía, su facultad psicomotriz y lingüística desde temprana edad, el reconocimiento de normas básicas de convivencia y sociabilidad, su insaciable curiosidad y por su creatividad.

¿Podrían hablarnos de la evolución de su acogida?

Emma Pérez: Desde el primer día que entra el alumno en BEBIN, la acogida es como el de una gran familia en la que profesores y amigos forman parte de su día a día y de su vida. El acompañamiento de los tutores es riguroso haciendo un seguimiento totalmente personalizado siempre mano a mano con las familias.

La Escuela se sitúa en Las Rozas ¿Tienen planteado impulsar este modelo académico a otras ciudades?

Martine Marsá: Desde 1993 hemos ofrecido formación a docentes en diferentes puntos de España, tales como Barcelona, Sevilla, Oviedo o Valencia.

La escuela celebra su 25 aniversario en 2017 y el pasado día 16 de junio realizaron una celebración para conmemorar esta fecha tan especial ¿en qué consistió? ¿Han planteado impulsar novedades o llevar a cabo más iniciativas para este aniversario?

Emma Pérez: La idea de la celebración era reunir a nuestras familias en un ambiente distendido donde la diversión primara y así agradecerles la confianza que han demostrado en nuestro proyecto educativo a lo largo de estos 25 años. Además, tuvimos la oportunidad de emocionarnos con el acto conmemorativo en el que nuestra fundadora Martine Marsá, hizo públicamente un reconocimiento especial a todos los profesores que llevan con nosotros más de 15 años, algunos de los cuales llevan más de 20.

¿Podría hablarnos de algunos de sus proyectos más exitosos a lo largo de estos 25 años?

Martine Marsá: Ajedrez y Filosofía para Niños, y el desarrollo de la Inteligencia Emocional son alguno de nuestros proyectos más queridos y valorados por nuestras familias. A partir de un año empezamos con el ajedrez, un juego que favorece aptitudes como la concentración, la memoria, el razonamiento lógico-matemático, la coordinación, la imaginación y creatividad. Además, implica la aplicación de estrategias y toma de decisiones para alcanzar un objetivo. Por otra parte, es una actividad lúdica, muy divertida, que ofrece una buena oportunidad de socialización.

La Filosofía para Niños la empezamos a trabajar a partir de tres años donde los pequeños entran en contacto con el pensamiento crítico. De esta forma, se consigue desarrollar mejor sus habilidades cognitivas y comunicativas haciendo que reflexionen en el día a día, aprendan a plantearse preguntas y a encontrar por sí mismos las respuestas que se les plantean. En las clases de filosofía no hay respuestas incorrectas, cada niño puede decir lo que piensa en torno al tema que seleccionado, siempre que argumente su respuesta y lo haga con respeto.

Finalmente, ¿de qué forma la educación en los más pequeños les influye en su futuro?

Emma Pérez: Está ampliamente demostrado neurocientificamente que el cerebro humano se desarrolla en función de los estímulos a los que los niños están expuestos incluso desde antes de su nacimiento. El Dr. Portellano en su última publicación Estimular el cerebro para mejorar la actividad mental nos dice que el cerebro humano es el único órgano que nos permite mejorar nuestra condición humana, mostrándose sumamente agradecido por el fertilizante que supone la práctica asidua de la estimulación cognitiva y nosotros añadimos: sin olvidar las otras dos esferas que constituyen el capital humano, la social y la emocional. Por todo lo anteriormente expuesto, en BEBIN lo importante de una acción pedagógica no es el resultado inmediato sino  la contribución que estamos haciendo para moldear el cerebro de nuestros alumnos y equiparlo con recursos para el futuro, tanto cognitiva, como social y emocionalmente.

María Cano Rico

Tags:
0 shares
Periodismo
Constructivo